LA PRENSA. El Diario de los Nicaragüenses. Nicaragua

Managua, 08 de marzo, 2010
Actualizado 06:09 p.m.

 

26

26°C

Suscripción al impreso
logo

Gerente de Ventas
Ethel Dinter
Tel: 22556767 Ext. 5202
Email: ethel.dinter@laprensa.com.ni


Coordinadora de Ventas
Amanda López
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5203
Email: amanda.lopez@laprensa.com.ni


Coordinadora Web
Scarleth Tenorio
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5210
Email: scarleth.tenorio@laprensa.com.ni


Coordinadora Prensiguía
Lisseth Tellez
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5211
Email: lisseth.tellez@laprensa.com.ni

logo

logoandroid 
logoipad 
logoiphone 
logobb
Android iPad iPhone Blackberry
 

Economía

Alejandro Aráuz, economista; "Esa ley moratoria nunca debió existir"

Valorar: Sin Interés Poco Interesante De interés Muy interesante Imprescindible
  0 votos
Comentarios: 9
 
  • El experto en temas económicos sostiene que las leyes que responden a intereses políticos terminan metiendo “ruido innecesario”, y que en lugar de beneficiar terminan perjudicando a los productores

Por: Lucía Navas

LA PRENSA/ DIANA NIVIA

A juicio del economista Alejandro Aráuz, el sector agropecuario de Nicaragua enfrenta una serie de debilidades que radican en el limitado acceso que se tiene al financiamiento bancario, pero que responden además a la poca disponibilidad de la cartera de crédito que la banca privada, las microfinancieras y el Estado dirigen a estimular el crecimiento de las áreas de siembra y del hato nacional.

 

¿Cómo se puede entender la importancia del microcrédito, especialmente en el sector agropecuario, en un país como Nicaragua, donde cada año los gremios reclaman mayor acceso de parte de la banca?

 

Para responder esa pregunta hay que poner en perspectiva lo que es la característica del financiamiento a la producción en Nicaragua. La economía nacional está dentro de las economías del mundo, de las que recibe el más bajo porcentaje crediticio para producir, no llega ni al 0.5 por ciento del valor bruto de producción de todo el país. Aún cuando la banca de Nicaragua es de las más sólidas y organizadas, la actividad agropecuaria está desprovista de estímulo alguno.

 

El sector agropecuario recibe anualmente alrededor de 846 millones de dólares en financiamiento, y este año posiblemente sea menos. Yo estoy estimando que disminuya entre 4 y 5 por ciento.

 

¿Gran parte de ese porcentaje proviene de las microfinancieras o pesa más la colocación de los bancos?

 

El 15 por ciento del crédito al sector agropecuario procede de las microfinancieras, y el 85 por ciento de la banca formal. Esto cubre apenas el 2 por ciento del valor bruto de la producción agropecuaria, es inmensamente bajo.

 

Eso significa...

 

Significa que por cada dólar producido, 20 centavos es lo que se financia. Es muy bajo para generar crecimiento sostenido, cambios cualitativos en la actividad productiva, desarrollo tecnológico y mejorar las expectativas de crecimiento en mediano y largo plazo.

 

¿A qué, según usted, se debe la desatención en un país como Nicaragua, donde su fortaleza está precisamente en el sector agrícola y ganadero, y que todos los gobiernos de turno han prometido fortalecer?

 

Hay varios factores. Unos son estructurales, otros de política económica y otros de tradición. En los aspectos estructurales nuestra producción agropecuaria está muy dispersa, casi el 60 por ciento son de pequeños y medianos (productores). Hay un 48 por ciento que no tienen su escritura de propiedad para respaldar un crédito. Esto los vuelven con poca capacidad par ser reconocida y avalada por el crédito.

 

Por eso programas como la Cuenta Reto del Milenio en el Occidente logró resolver alrededor de 4 mil problemas de propiedad de fincas, y eso permite darle un respaldo jurídico al dueño para poder acceder al crédito. Pero ¿qué pasa con el resto del país? Se encuentra en una situación complicada que no se ha resuelto.

 

En cuanto a las políticas desde el Estado, ¿tampoco han sido muy buenas para cambiar esto?

 

Ningún gobierno, incluido el actual, ha podido articular el crédito escaso que se da del sector privado, incluido el que proviene del público, acompañado de tecnología y desarrollo.

 

Eso implica que no haya un seguimiento estratégico de la actividad productiva, porque el crédito es otorgado por el régimen de confianza histórico del productor, las garantías que sirven de prendas, y el riesgo que se minimiza, porque es un producto que se va a comercializar a corto plazo. Eso sucede con el café, el ganado y los granos básicos.

 

Cuando los bancos y microfinanzas ven que es un producto que ya tiene garantizado la venta, te lo financia; pero no está acompañado ese crédito de la asistencia técnica necesaria para generar una mayor rentabilidad y densidad económica a los productores.

 

SEMBRAMOS PARA COMER

 

 

Entonces somos un país donde simplemente se da financiamiento para garantizar la comida del año. Eso es un riesgo, porque son mínimos los niveles en que se puede ampliar las áreas de siembra.

 

Sí, porque esto hace que el productor, a medida que pierde rendimiento, productividad y no está muy bien organizado, entonces la canalización de recursos es ineficiente. Sólo hay seguimiento por parte del banco que otorga el crédito, salvaguarda la prenda y recupera el crédito, y el productor se queda con una ganancia pírrica, o bien con una pérdida o una ganancia que le permita reproducir su producción en el siguiente período de siembra.

 

Eso es lo que ha estancado la situación productiva de Nicaragua. Porque el coeficiente de crédito es demasiado bajo. Costa Rica anda en 45 por ciento de financiamiento de su actividad agropecuaria, Guatemala anda en 35 por ciento, El Salvador anda en 28, incluso Honduras anda por el doble del nuestro. Tenemos extremadamente bajo el financiamiento al agro para poder generar crecimiento de desarrollo a mediano y largo plazo.

 

MORATORIA METE RUIDO

 

 

¿Y qué papel tiene acá el microcrédito?, porque si eso se da con el productor grande, pero la mayoría en Nicaragua son pequeños y medianos agricultores y empresarios que si bien generan arriba del 70 por ciento del empleo, no logran dar las garantías bancarias.

 

El fenómeno que se da en el microcrédito es que también reproduce esta situación; falta de sostenibilidad en asistencia técnica. En Nicaragua las microfinancieras prestan alrededor de 250 millones de dólares anuales, de esos alrededor de 124 millones son para actividad agrícola y ganadera, el resto es comercio, servicio y consumo.

 

Eso indica que el sector agrícola recibe de todo el crédito de la banca, incluida la microfinanciera, el 10 por ciento, y el ganadero el 2.3 por ciento. En cambio el consumo anda en 45 por ciento y el comercial en 30 por ciento.

 

De seguir esa conducta jamás vamos a salir del estado estacionario y la producción se mantendrá sin alcanzar el desarrollo que requiere el país.

 

Toquemos el factor de las políticas públicas. ¿Cómo leyes como la recién aprobada moratoria perjudican o ayudan a que fluya el acceso del crédito?

 

Primero hay que aclarar que la ley (moratoria) no establece políticas de estímulo al sector. Lo que hace es segmentar el mercado financiero. Lo que contiene son decisiones de la Asamblea con el objetivo de minimizar el efecto del endeudamiento que tiene el sector microfinanciero.

 

¿Es buena o mala para el sistema en este momento?

 

Esa ley moratoria nunca debió emitirse. Genera ruido al país en general, sobre todo con las negociaciones del FMI (Fondo Monetario Internacional). Sienta un preceden con relación a que cualquier momento que se produzca un efecto más profundo o generalizado respecto al no pago, sienta un precedente que podría resolverse a través de una ley y afectar el sistema financiero.

 

Eso es lo delicado. Estás interviniendo un mercado financiero, independiente de la falta de ineficiencia para generar respaldo al sector productivo, es un sistema que funciona y con estabilidad, y cuando introducís un ruido como éste, lo que generás es expectativas hacia afuera, porque aumenta el riesgo país a la inversión.

 

Lo que usted señala va en dirección a lo que han dicho varios sectores. Ya se han dado reacciones de proveedores de las financieras en ese sentido, pero ¿qué puede pasar a corto plazo tomando en cuenta que tenemos encima el próximo ciclo agrícola?

 

Lo que va a pasar aquí es que la banca será más selectiva, en otras palabras que para poder acceder a un crédito, ya sea en las microfinancieras o en la banca privada, va a tener que dar un respaldo más grande, seguro; y sólo se financiarán aquellas actividades con alta garantía de ser vendidas y recuperadas en corto plazo. Entonces aquellos sectores que van a producir con un riesgo por encima del que se desarrollan estos años enfrentarán una banca restringida.

 

¿Y el efecto en los niveles de producción?

 

Será grave. Porque los niveles de cobertura de financiamiento, que ya es muy bajo, serán de menor cobertura y esto disminuiría la rentabilidad de muchos sectores que afectaría no este año, sino los sucesivos la reproducción más ampliada de la actividad agropecuaria en general.

 

Algunos sectores, como Faganic, confían en que el Banco Produzcamos compense los problemas de financiamiento. Tiene un capital de dos mil 400 millones de córdobas.

 

El Banco Produzcamos no entra a funcionar todavía, y además será muy débil. Su ley orgánica establece políticas de acompañamiento, pero no puede ejercerlas con sus niveles de capitalización y de organización que son muy bajos. Tendrían que pasar mínimo de dos a tres años para que este banco pueda asentarse y cubrir determinados segmentos de la actividad productiva.

 

Hasta entonces podrá intervenir de manera eficiente en el financiamiento. Mientras vamos a tener un problema de financiamiento de baja cobertura y de búsqueda de otros recursos, y la gente va tener que endeudarse en las condiciones de mercado más restringidas para poder producir en este país.

 

Comentarios | 9

2010

Mar 09

01:47 a.m

paz dice:

el unico que ha saqueado a el pueblo,se llama ortega! si aun no alcanzan a razonar eso,estan ciegos! la economia sera la peor en la historia de nicaragua,les invito a leerse los tratados comerciales de C.A. con USA y Europa mas revisen las relaciones economicas con honduras,guatemala,costa rica,panama etc...dejen de comentar basados en fanatismo,lean los recursos originales y despues comenten,estan dejando a ortega solo con los del alba,despierten fanaticos y dejen de hundir a nicaragua!

2010

Mar 08

10:40 a.m

giovanni ugarte dice:

Meyling y yo pensamos en pagar los servicios de Alejandro Arauz para que evaluara nuestras finanzas y nos diera sus recomendaciones, ya que pensamos en retirar algunos fondos del Wall Street para invertirlos en Paisito. Mas Arauz nos dejo mas confundidos que los universitarios en el salon de clases. Meyling y yo decidimos darle su vaso de chicha y las gracias por su tiempo. De paso le pedimos que no nos llamara por que nosotros lo ibamos a llamar despues que Obama comenzara su segundo termino.

2010

Mar 08

09:38 a.m

Escambray dice:

Los bancos tienen la función de movilizar capitales financieros. Si el crédito está caro, no es culpa del banco, es culpa del sistema económico y desastroso país que tenemos. Sín capital financiero no se hacen negocios, por lo tanto con la caida del financiamiento no pierden los banqueros, perdemos nosotros, pues la economía está cayendo.
Aquellos que desacreditan al economista Araúz, simplemente no saben de lo que se habla. Verán la contracción económica luego.

2010

Mar 08

08:16 a.m

Justicia dice:

Baya el debe ser uno de los banquereo no saben que para los nicaraguense han sido los bancos y las microfinanciera un cancer que no fueron dejando sin nada poco a poco hasta que sangramos y no dimos cuentas. ellos no han robado todo la alegria, hasta la tristeza, dolor persecusion, Dios es justo y vio esto y la mano de Dios no ayudo que aprovaron esta ley por hoy hubiera muchos muertos y presos. Dios sabe que queremos pagar pero la financiera nunca dieron la oportunidad lo primero que pedian

2010

Mar 08

07:15 a.m

Pepe dice:

Los bancos en Nicaragua son los más despiadados y salvajes con los clientes, quieren hasta la última gota de sangre de nosotros a cambio de nada, como BANPRO del Grupo PROMERICA que con supuestas Escrituras hechas por el Sr. Edgard Paguaga, que no es ni Notario, menos Abogado, se ha apropiado y pretende robarse patrimonios como la urbanización Las Palmeras propiedad legítima de REAINSA a como se apropio del inmueble del antiguo Hospital El Retiro, del Estado y pueblo de Nic, INVESTIGUENLO!

2010

Mar 08

06:19 a.m

Antonio Woo dice:

Este tipo es contratado por las micro financiera y los bancos para hablar mal del gobierno para que sigan en la fiesta de saquear al pueblo con guantes blancos.

2010

Mar 08

05:45 a.m

Ismael dice:

Ya aburren con la famosa Ley de moratoria, que llaman asi pero no es el nombre de la ley, tal parece que a la Prensa y al Nuevo Diario les pagan las micros para que hablen de manera negativa de la ley, o tendrán ahi sus cambulines en las micro?

2010

Mar 08

04:16 a.m

Embargado x Banpro dice:

Tal parece que este señor no sabe de los perjuicios que causan estos banqueros y microfinancieras que han empobrecido a quienes por falta de opciones nos enjaranamos y que por las situaciones que pasamos muchos en el pais hemos quedado a la deriva sin opciones y nos roban despiadadamente. Esta ley es para llegar a un arreglo de cuánto y cuándo pagaremos estos préstamos, no es que se esté regalando nada a quienes debemos a estos ladrones sino que es una forma de renegociar la deuda justame

2010

Mar 08

12:33 a.m

Betto dice:

Que joden! Acaso en este país solo tienen derechos los banqueros? LA LEY DE MORATORIA en ninguna parte dice que no se vaya a pagar a los bancos, lo único que hace es regular a estos ladrones de cuello blanco y darle un plazo al deudor para reestructurar la deuda con un interés menos leonino.

 

Tu Comentario


Nombre *
Correo *
Web/blog - Si desea mostrarlo
Código de Seguridad
 
Los Campos marcados con (*)
Son obligatorrios

AVISO IMPORTANTE


Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad de éste sitio web, LA PRENSA procederá a moderar los comentarios de su edición línea a partir del 1 de julio de 2010.

En aras de fomentar un debate de altura entre nuestros lectores, LA PRENSA no publicará comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. En ese mismo sentido, sólo se publicarán aquellos textos cuyo contenido esté estrictamente relacionado a la nota objeto del comentario.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: comentarios@laprensa.com.ni y/o ediciondigital@laprensa.com.ni
Para que sea removido.


Siga a LA PRENSA en Twitter