LA PRENSA. El Diario de los Nicaragüenses. Nicaragua

Managua, 29 de marzo, 2010
Actualizado 06:00 p.m.

 

29

29°C

Suscripción al impreso
logo

Gerente de Ventas
Ethel Dinter
Tel: 22556767 Ext. 5202
Email: ethel.dinter@laprensa.com.ni


Coordinadora de Ventas
Amanda López
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5203
Email: amanda.lopez@laprensa.com.ni


Coordinadora Web
Scarleth Tenorio
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5210
Email: scarleth.tenorio@laprensa.com.ni


Coordinadora Prensiguía
Lisseth Tellez
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5211
Email: lisseth.tellez@laprensa.com.ni

logo

logoandroid 
logoipad 
logoiphone 
logobb
Android iPad iPhone Blackberry
 

Nacionales

Cosigüina: el puño de Nicaragua

Valorar: Sin Interés Poco Interesante De interés Muy interesante Imprescindible
  7 votos
Comentarios: 14
 
  • LA PRENSA visita la frontera común de Nicaragua, El Salvador y Honduras, una zona con pasado conflictivo por su posición estratégica y sus recursos pesqueros, que marcan en parte el estilo de vida de las poblaciones aledañas

Por: Luis E. Duarte

 

II parte

 

Lea más:

 

Golfo de Fonseca: Frontera trinacional (I parte)

 

La Unión: ruta de tráfico y más (III parte)

 

Si uno se fija en el mapa, parece que Nicaragua levanta el puño a sus vecinos por el extremo occidental en el océano Pacífico. En ese lugar de “mano” amenazante suele estar el nombre de Potosí, una comunidad rural que pertenece a El Viejo, departamento de Chinandega, y no llega a ser más que una aldea de chozas primitivas extendida a lo largo de varios kilómetros de playas de arena volcánica negra.

 

Potosí es una villa de pescadores muy pobre, tan pobre que ni los curas llegan a echar agua bendita. En invierno desaparece el último trecho de carretera no pavimentada que une a El Viejo con sus comunidades en la península de Cosigüina.

 

Pescadores artesanales, tras dejar las aguas del Golfo de Fonseca.

LA PRENSA/G.FLORES

Por “fortuna” para un pueblo que vive más de la pesca que de la agricultura, el fenómeno climático de El Niño les ha dejado más o menos transitable para el verano los casi 30 kilómetros de calles de tierra, después de un pobre invierno.

 

La institución con mayor presencia en Potosí es el Ejército, por tres razones: la incapacidad del Estado de cubrir las necesidades elementales en los rincones de su territorio soberano, los restos de la guerra que hicieron de este lugar una zona de combates en los ochenta y, finalmente, la posición como una frontera peculiar, donde el mar sin señas es compartido por tres naciones y miles de pescadores trinacionales hambrientos y descalzos.

 

El sábado 20 de marzo, patrullando de noche en las aguas sin demarcación, un pescador hondureño murió en circunstancias que involucran, según los hondureños, a la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua, que rechaza responsabilidad alguna. Del lado hondureño es el reclamo más fuerte que han emitido en los últimos años, pero está muy lejos de ser el único y probablemente tampoco será el último.

 

Sin boyas es difícil determinar cuándo esta agua, igual de salada para las tres naciones y verde en todas direcciones, pertenece a uno u otro país. Los pescadores se orientan por la punta de los volcanes Amapala o Cosigüina (Nicaragua), o por la isla salvadoreña de Meanguera. Los más tecnológicos usan sistemas de localización de posicionamiento global (GPS), admite el cooperativista de Potosí Irwing Caballero Paniagua.

 

RINCÓN OLVIDADO

 

La base naval también transforma el equilibrio de la zona, pues trae muchachos del interior que se pasean durante los descansos por la calle principal, compran en las ventas del pueblo más que todo cigarrillos salvadoreños o telefonean con líneas hondureñas. La televisión y la radio también son del otro lado del golfo.

 

 

Panorámica de las aguas del Golfo de Fonseca, desde Nicaragua, sobre las cuales navegan lanchas de la Fuerza Naval. LA PRENSA/G. FLORES

En toda la península no hay calles adoquinadas, ni agua potable, ni alcantarillas, ni recolección de basura y, últimamente, ni delegado del alcalde, porque ahora hay un juez del Poder Ciudadano que funciona como principal autoridad.

 

A 17 kilómetros se encuentra un puesto policial. Hay tendido eléctrico, pero no siempre hay energía. Dos veces por semana tres médicos se turnan para atender unas 200 consultas mayoritariamente de mujeres y niños que vienen desde fincas y comunidades y se van a pie o en el mismo bus que trae a los galenos desde El Viejo o Chinandega, y los lleva de regreso puntual a las tres de la tarde.

 

También los maestros son prestados, vienen para atender a una docena de escuelas primarias multigrado que están en la península, acondicionan una aula donde vivirán de tres a ocho maestros, hasta que llega el fin de semana para regresar a sus casas.

 

Por eso la mayoría del personal es joven. Muchachos como Magdiel Montes, Gloria Baquedano y Mariángeles Vargas no superan los 22 años y han empezado la docencia en Rosario, la escuela más occidental de Nicaragua.

 

La única maestra que finalmente decidió quedarse en el pueblo después de 12 años de trabajo es la directora de la escuela de Potosí, Máxima Hernández, quien suma 23 calendarios marcados en esta capital del golfo nicaragüense.

 

En la ciudad el docente no es muy respetado, pero en el campo, sin agua ni energía, los padres apoyan en lo que pueden, aunque sea cargando agua de los pozos a la escuela. Sin embargo en casa, muchos de ellos analfabetas, no pueden dar seguimiento a las tareas de los hijos, advierte Montes.

 

Los adolescentes que quieren terminar su carrera deben migrar a El Viejo o hacer el bachillerato dominical en la comunidad de Cosigüina, donde están las cabañas de turismo rural y salen los turistas a escalar el viejo volcán con la laguna-cráter.

 

VIDA EN EL GOLFO

 

Nelson Montano González tiene 23 años y está curtido por el sol. Su esposa, Luz Marina Sánchez, cuece un balde de “churrias” en una olla, sin sal ni condimentos, mientras él pela unas papas para acompañar el almuerzo.

 

 

Ranchos de pescadores a orillas de la playa en Potosí. LA PRENSA/G.FLORES

Su padre, que vive en la casa vecina, fue siempre pescador y por eso desde pequeño vive en la comunidad de Rosario, a 12 kilómetros de Potosí, aunque nació en Petacalpete, en las laderas del volcán El Chonco, departamento de León.

 

Montano está en la categoría más baja del escalafón pesquero. Primero están los exportadores, que venden al primer mundo; luego los acopiadores, seguidos por los dueños de botes; para terminar con los más pobres de los pobres, aquellos que no tienen lancha propia y no toman el timón, es decir, motoristas, pescadores y mozos, en ese orden de mando.

 

Montano es mozo, pero tiene varias semanas de no salir al golfo y sabe que pronto iniciará la veda. El Niño le ha obligado en los mangles a recolectar almejas, conchas y curiles, llamados aquí churrias.

 

La docena de curiles vale 10 córdobas y diario puede conseguir unos 100 córdobas de ganancia de personas que vienen de Potosí a comprarles, pero ahora están en veda y no pueden sacarlos para ningún lado.

 

Aunque había mucho ganado vacuno y equino en el camino que une las comunidades de Rosario y Potosí, “no hay tantas fincas para que dé abasto a la zona, son pocos los que trabajan en el campo, nosotros tenemos que andar en el mar, no nos queda de otra”, cuenta Montano.

 

Sin embargo, la pesca es a veces una labor de suerte. En ocasiones pasan un mes sin ganar, pero en días buenos el patrón paga entre 40 y 60 dólares (840 a 1,260 córdobas aproximadamente) de la venta en El Salvador.

 

La desesperación de los pescadores es grande, porque la veda del camarón comienza en abril. Manuel Castellón, pescador de Potosí, tiene quince días de no salir al mar, primero por los vientos y luego por el temor a una ola después del terremoto en Chile.

 

El camino polvoriento que une a Potosí con la ciudad de El Viejo, en Chinandega. LA PRENSA/G. FLORES

GUERRA POR RECURSOS

 

Si antes salían y recibían morteros en este puerto, ahora la guerra del golfo es menos sangrienta, pero igual de brava. Es una batalla por los recursos marinos.

 

Los países vecinos en las reuniones trinacionales de pescadores han manifestado su deseo de liberar la pesca en el golfo.

 

Asigolfo, asociación de los 12 municipios salvadoreños que colindan con el golfo, propone siempre en las reuniones trinacionales crear una sola zona de aprovechamiento, pero la propuesta de las cooperativas de Potosí es vender el producto como marca Golfo de Fonseca, pues se trata del mismo producto que compra El Salvador a Honduras y Nicaragua para venderlo en Estados Unidos.

 

Honduras reclama abusos de parte del Ejército nicaragüense por el decomiso de redes, saqueo de motores y cobros excesivos de 300 a 1,000 dólares de multas, casi un tercio del valor de una lancha o motor.

 

Irwing Caballero Paniagua, dirigente de la Cooperativa de Pesca Artesanal y Servicios Múltiples (Promanic) de Potosí, sostiene que en la práctica las lanchas hondureñas, la mayoría en el golfo, están a diez minutos de Potosí, a veces la Naval retiene las embarcaciones si las encuentra. “Ésa es una ley, que cada pescador debe estar en sus aguas”, dice.

 

Nicaragua es renuente a los planes de sus vecinos de compartir la pesca en el Golfo de Fonseca. La razón es simple. Caballero advierte que tanto Honduras como El Salvador han agotado sus reservas y usan mallas que están prohibidas en Nicaragua, porque acaban con las larvas de camarón y especies en desarrollo.

 

Por otra parte, el número de embarcaciones nicaragüenses es de 600 a 800 en toda esta área, mientras sólo en el vecino Cedeño, de Honduras, hay casi 2,000 botes.

 

Los pescadores de los tres países pudieran cumplir requisitos de exportación si se organizaran, dice Caballero. Requieren procesar el producto, refrigerar y exportar una cantidad de toneladas mínima. Potosí no podría hacerlo solo, mientras Amapala, donde hay una procesadora más accesible que las de Chinandega, carece de suficiente pescado y camarón.

 

El cooperativista considera positivo que, desde la declaración del golfo como zona de paz y desarrollo, tienen mayores visitas del Gobierno central, así también ayuda e inversiones como los dos muelles en Potosí y Santa Julia.

 

Sin embargo, el fenómeno de El Niño influyó tanto que desde octubre no han regresado desde Costa Rica quienes compraban a Promanic mensualmente al menos 150 quintales. Simplemente no hay producto que ofrecer.

 

 

 

El muelle de Potosí es una instalación nueva, pero sin uso. LA PRENSA/G.FLORES

 

 

Comentarios | 14

2010

Mar 29

03:23 p.m

giovanni ugarte dice:

Catracho que meta la pata en territorio nicaraguense, catracho que recibira bala. Nuestros guardacostas tienen todo el poder constitucional que los nicaraguenses les confieren para que defiendan nuestro territorio. Los catrachos andan en el mismo plan que los judios del commonwealth Costa Rica: provocando a nuestro ejercito para tantear que tan pesados los tienen. Esos rateros no pierden oportunidad para echar en marcha cualquier plan de confrontacion y llegara el dia que lo conseguiran.

2010

Mar 29

02:57 p.m

David Zapata dice:

Luis E Duarte eres un reportero bien inepto y te pasas de nefasto. No se como la Prensa le da trabajo a personages como tu. Ablas con un gran odio y te burlas de las desgracias y pobresa de otros. eres una m rda como reportero un perfecto desgraciado. De seguro que seras Hondureno o tico. Espero que la Prensa vende patria publique Esto. Desde Virginia Estados Unidos saludos.

2010

Mar 29

01:18 p.m

Oskar fonseka dice:

gobiernos,y gobernantes,han ignorado,estas tierras por mucho tiempo,y el pueblo de chinandega es el unico q puede hacer sentir sus propias necesidades,sino de lo contrario,siempre seran los ignorados,los marginados,los descalsos de toda la vida, sino se ayudan uds mismos nadie los ayudara.

2010

Mar 29

09:53 a.m

ok dice:

Hay que descongestinar Managua ofreciendoles tierras a la gente para que vayan crear negocios y tengan una vida mejor. hay que llevar una educacion buena a esas comunidades para que aprendan a lidear con el mar de manera profesional y le saquen el mejor provecho. Nicaragua tiene mucha tierra y tierra fertil - el territorio mas grande de centroamerica con la pobracion mas pequena. No nos dice algo esto?

2010

Mar 29

09:23 a.m

Ana Laura dice:

Que bueno que el ejercito cuide nuestras aguas porque esos salvadorenos y hondurenos muertos de hambre se acaban todo en esos paises ya no tiene iguanas garrobos ni camarones porque no respetan la veda y el ejercito y el pueblo esten listos para sacar de nuestras aguas a esos invasores, no compartan nuestro golfo al gobierno ayuden a esa pobre gente pero cuidando nuestra ecologia y fauna incluyendo nuestros recursos marinos.

2010

Mar 29

08:47 a.m

GIL JOSE ROMERO ZAMORA dice:

Por eso necesitamos ganar las elecciones del 2011 para continuar ayudando a los pueblos o municipios que fueron olvidados por los gobiernos de Zomoza, Violeta, Aleman y Bolaños, agregado el ladròn de los cenis Montealegre.
Làstima que el reportero se exprese de una manera brutal sobre la pobreza de este pueblo, seguramente no aprendiò mucho en la universidad.

2010

Mar 29

07:39 a.m

Carlos Duran Pallavicini dice:

Los tontos, se hacen los ciegos, cuando no quieren ver adelante de ellos....Los problemas de fondo....Los lugareños, aunque le pongan carretaras paimentaS , NO SALDRAN ADELANTE.....TURISTAS.....MAS CONTAMINACION....pOR ESO HAY TONTOS QUE SE VENDEN....hAY sABIOS BURLONES..... Y TONTOS QUE SE ENGAÑAN A SI MISMO

2010

Mar 29

05:44 a.m

Carlos Duran Pallavicini dice:

Quién llevara la delantera?
El puño de occidente perdió poder cuando el subtropical que había allí se perdió por la consecuencias de monocultivo del algodón, Criando nuevos problemas sociales, concentrando la tierra del pacifico en unos cuantos tierra tenientes, resultado los chinandeganos y leoneses perdieran sus fincas como medio de sustento familiar....Hoy las camaroneras se olvidan de los lugareños.....Hoy nuevos daños ecologicos y sociales....y nuevas banderas viejas....democr

2010

Mar 29

05:21 a.m

Victor Manuel dice:

Yo conozco la peninsula de Cosiguina y tiene un potencial turistico envidiable. En Potosi habian manantiales con aguas termales, y la visita al crater del Volcan Cosiguina es un espectaculo impresionante. Los farallones en el lado del pacifico son fabulosos... pero todo esta en el olvido. La cria de iguanas puede dar lugar a una industria para suplir las necesidades de la demanda de carne, especialmente en la epoca de verano..... y el cultivo del mani y la produccion de madera tienen futuro

2010

Mar 29

04:09 a.m

Pobreza dice:

Esta zona ofrece una rica variedad agroturística, pero el problema para muchos es poder llegar hasta ese lugar, donde la carretera-en verano- es cúmulo de piedras y polvo. Se requiere apoyo y de toda la cooperación necesaria, no se deb ahuyentar la inversión, se debe garantizar la seguridad en este país. Hay mucha gente pobre que tiene ganas de prosperar, sin embargo, no tienen el combustible que los impulse. En ese lugar lo que hay es extrema pobreza, y olvido.

 

Tu Comentario


Nombre *
Correo *
Web/blog - Si desea mostrarlo
Código de Seguridad
 
Los Campos marcados con (*)
Son obligatorrios

AVISO IMPORTANTE


Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad de éste sitio web, LA PRENSA procederá a moderar los comentarios de su edición línea a partir del 1 de julio de 2010.

En aras de fomentar un debate de altura entre nuestros lectores, LA PRENSA no publicará comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. En ese mismo sentido, sólo se publicarán aquellos textos cuyo contenido esté estrictamente relacionado a la nota objeto del comentario.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: comentarios@laprensa.com.ni y/o ediciondigital@laprensa.com.ni
Para que sea removido.


Siga a LA PRENSA en Twitter