LA PRENSA. El Diario de los Nicaragüenses. Nicaragua

Managua, 12 de agosto, 2011
Actualizado 06:45 p.m.

 

26

26°C

Suscripción al impreso
logo

Gerente de Ventas
Ethel Dinter
Tel: 22556767 Ext. 5202
Email: ethel.dinter@laprensa.com.ni


Coordinadora de Ventas
Amanda López
Tel: 22556767 Ext. 5203
Email: amanda.lopez@laprensa.com.ni


Coordinador publicitario web
Arturo Hernandez
Tel: (505) 2255 - 6763 ext: 5221
Email: arturo.hernandez@laprensa.com.ni


Coordinadora Prensiguía
Lisseth Tellez
Tel: 22556767 Ext. 5211
Email: lisseth.tellez@laprensa.com.ni

logo

logoandroid 
logoipad 
logoiphone 
logobb
Android iPad iPhone Blackberry
 

Opinión

“Los Siete contra Tebas”

Valorar: Sin Interés Poco Interesante De interés Muy interesante Imprescindible
  0 votos
Comentarios: 1
 
  • Y Además

Por: Luis Sánchez Sancho

 

 

 

 

Hay dos antiguas y grandes ciudades históricas con el mismo nombre de Tebas. Una en Grecia, que existe hasta ahora y en su época gloriosa era la más grande de la región griega llamada Beocia. La otra Tebas es la egipcia, que durante mil años fue capital del antiguo Egipto y se encontraba localizada donde ahora está la también histórica ciudad de Luxor.

 

 

“La ciudad de las siete puertas”, llamó Homero a Tebas de Grecia, donde ocurrió el memorable episodio bélico de “la marcha de los siete contra Tebas”. En la historia este hecho es tan célebre como la legendaria batalla de las Termópilas, en la que 300 espartanos heroicos encabezados por el rey Leónidas se enfrentaron al ejército persa del emperador Jerjes, el cual estaba integrado por decenas de miles de los mejores guerreros del mundo de aquella época. Sin embargo los 300 valientes espartanos lo contuvieron en el paso de las Termópilas, hasta que un acto de traición los hizo sucumbir y todos cayeron en combate.

 

La marcha de los siete contra Tebas es considerada como la primera de las grandes guerras de la antigua Grecia, pues hasta entonces los conflictos bélicos eran entre ciudades vecinas. Fue hasta en la marcha de los siete contra Tebas que se formó una alianza militar de varias ciudades alrededor de Argos, y sus ejércitos recorrieron una gran distancia para llegar a su objetivo. En ese sentido la marcha de los siete contra Tebas fue como el antecedente de la gran guerra de Troya, la cual ocurrió cuando los ejércitos de todas las ciudades de Grecia cruzaron el mar para ir a sitiar y destruir la legendaria ciudad de los troyanos localizada en las costas del Asia Menor.

 

Se dice que lo novedoso de la marcha de los siete contra Tebas como episodio bélico, en relación con todos los conflictos armados que habían ocurrido hasta entonces, fue que el ejército defensor de una ciudad se recuperó después de ser derrotado en la guerra a campo abierto, y terminó derrotando a su enemigo. Es que los sobrevivientes del ejército tebano que había sido derrotado en los combates de campo abierto, se refugiaron y fortificaron en su ciudad, y los invasores que habían triunfado en el campo fueron diezmados por los proyectiles disparados desde las murallas de la ciudad sitiada. Y cuando los sitiadores estaban bastante debilitados, los defensores de la ciudad salieron a atacarlos y pudieron derrotarlos.

 

La experiencia de la fracasada marcha de los siete contra Tebas sirvió después al rey de Argos y Micenas, Agamenón, ya a los demás líderes y estrategas griegos que libraron la guerra contra Troya, para sostener el sitio contra los troyanos a lo largo de diez años. Hasta que por fin lograron vencer a aquella legendaria ciudad cuyas murallas defensivas habían sido construidas por los mismos dioses, Poseidón y Apolo, cuando por haber ofendido al gran Zeus este los castigó enviándolos a trabajar en la Tierra.

 

La historia de los siete contra Tebas fue dramatizada por el célebre trágico griego de la antigüedad, Esquilo (525-456 antes de Cristo) en la obra que fue titula de la misma manera porque era la narración de la gesta de los siete grandes capitanes que arremetieron con sus ejércitos contra cada una de las siete puertas defensivas de la gran ciudad.

 

El principal de aquellos siete legendarios capitanes era Tideo, interesante personaje acerca de quién vale la pena escribir y lo haré en una próxima columna.

 

Comentarios | 1

2011

Ago 12

12:33 a.m

Miguel dice:

Siempre que leo historia de la Antigua Grecia y Roma, me inmagino una buena pelicula, porque de la forma en que se desarrollaron ambas Civilizaciones, en Ciencias, literatura y en muchos otros campo, logrando a si ser los padres Universales de la Humanidad, creando la cultura Occidental, su ideas dieron paso Al Estado, LA Republica, a nuestra filosofia, a nuestro lenguajes que siguen influyendos en nuestras forma de Vida. Gracias a esta columna que me hace siempre volar mi inmaginacion

 

Tu Comentario


Nombre *
Correo *
Web/blog - Si desea mostrarlo
Código de Seguridad
 
Los Campos marcados con (*)
Son obligatorrios

AVISO IMPORTANTE


Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad de éste sitio web, LA PRENSA procederá a moderar los comentarios de su edición línea a partir del 1 de julio de 2010.

En aras de fomentar un debate de altura entre nuestros lectores, LA PRENSA no publicará comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. En ese mismo sentido, sólo se publicarán aquellos textos cuyo contenido esté estrictamente relacionado a la nota objeto del comentario.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: comentarios@laprensa.com.ni y/o ediciondigital@laprensa.com.ni
Para que sea removido.


Siga a LA PRENSA en Twitter