El papa Francisco lanzó una fuerte condena contra la corrupción, “un proceso de muerte” que se ha vuelto habitual en la sociedad y que “es un mal más grande que el pecado”, pero que sin embargo no puede contra la esperanza traída por el Señor Jesús.

css.php