LA PRENSA. El Diario de los Nicaragüenses. Nicaragua

Managua, 30 de marzo, 2012
Actualizado 06:00 p.m.

 

28

28°C

Suscripción al impreso
logo

Gerente de Ventas
Ethel Dinter
Tel: 22556767 Ext. 5202
Email: ethel.dinter@laprensa.com.ni


Coordinadora de Ventas
Amanda López
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5203
Email: amanda.lopez@laprensa.com.ni


Coordinadora Web
Scarleth Tenorio
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5210
Email: scarleth.tenorio@laprensa.com.ni


Coordinadora Prensiguía
Lisseth Tellez
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5211
Email: lisseth.tellez@laprensa.com.ni

logo

logoandroid 
logoipad 
logoiphone 
logobb
Android iPad iPhone Blackberry
 

Voces

¿Diálogo para limpiar o para entrar?

Valorar: Sin Interés Poco Interesante De interés Muy interesante Imprescindible
  0 votos
Comentarios: 3

El expresidente y gobernante ilegal Daniel Ortega, en su afán dictatorial está consciente que enfrentará periódicamente crisis de mayor o menor envergadura. Para perpetuarse en el poder sin mayores riesgos debe mantener la democracia en estado de “coma inducida”. Por otro lado, la oposición política le facilita esta mascarada al dejarse neutralizar en cada “pico” de crisis política, sin ofrecer una verdadera resistencia.

 

Actualmente, el MVE-PLI reclama diálogo para reencauzar el país hacia un verdadero Estado de Derecho, pidiendo también se elijan cargos de magistrados con períodos vencidos, bajo la condición que sean probos y honestos. ¿Quién no quiere un diálogo que nos devuelva paz y democracia? Pero bien, supongamos que Ortega les conceda la mitad de todos esos cargos en poderes del Estado, ¿acaso ya olvidaron lo que sucedió cuando los magistrados PLC de la CSJ quisieron presionar y confrontar la maquinaria judicial rojinegra? ¿No recuerdan que hasta de “matón” acusaron a uno de ellos y los amenazaron con retener sus salarios y sustituirlos con cualquier funcionario? Sería provechoso también que la dirigencia del PLI revise las declaraciones del magistrado Luis Benavides cuando se autoproclamó honesto y quiso confrontar la maquinaria electoral rojinegra, quejándose amargamente porque dentro del Consejo Supremo Electoral (CSE) no tenía quién le hiciera un café negro, luego que despidieron a todo su personal.

 

Sin embargo, el caso más emblemático a mi juicio es el magistrado de la Corte Suprema doctor Sergio Cuarezma, quién logró exponer públicamente y sin rodeos las ilegalidades que desde adentro se ejecutan en el Poder Judicial. Para entonces, hizo lo que cualquier persona honesta haría en su lugar, retirarse de tanta inmundicia al comprobar que no le era posible limpiarla solo. Entonces, ¿cómo pretende el PLI elegir nuevos magistrados probos y honestos para que entren donde aquel no pudo permanecer precisamente por honestidad? Obviamente, los nuevos también saldrán si tienen dignidad y son consecuentes con sus principios. Si se quedaran en las actuales condiciones, como Benavides se quedó en su momento, será quizás porque “la calle está dura” y la historia se repetirá nuevamente.

 

Definitivamente, si el PLI no consigue aglutinar todo el espectro político, social y económico opositor al régimen, la tendrá muy cuesta arriba para salir bien parado de un diálogo con Ortega, ¿exigirán reformas a la Ley Electoral? Para qué, si el problema es que no cumplen ni la actual, que ya resulta antidemocrática. En realidad, esta propuesta de diálogo no parece resultado de una estrategia global de largo plazo que considere alternativas ante un eventual incumplimiento, insistencia de abusos antijurídicos o anulación fáctica de los nuevos magistrados probos y honestos.

 

Antes de pedir magistraturas para denunciar, “desde adentro”, deberían definir un mecanismo consensuado con toda la oposición para evaluar, garantizar o al menos exigir el cumplimiento de la ley en primer lugar y los acuerdos que suscriban en segundo. Por muy popular, eficiente o bien intencionado que sea el expresidente Ortega, el PLI no debería encubrir lo ilegítimo e ilegal de su actual gobierno, pues nada contra ley expresa puede disculparse en un Estado de Derecho. Mucho menos ser comparsa en un escenario absolutista de control del Estado. Si ellos quieren hacer las cosas con fines democráticos deberían acordar inicialmente un plan que incluya la ley de partidos políticos, padrón electoral, observación nacional e internacional, las sugerencias de la UE y OEA, y sobre todo extirpar de raíz ese tejido canceroso del CSE. Hasta entonces señores, consideren la posibilidad de entrar a lo limpio, a menos que su interés principal sea fortalecerse partidariamente y heredar el rol del PLC. El autor es administrador de empresas.

 

Comentarios | 3

2012

Mar 30

09:41 a.m

Jose Angel dice:

Este es un pacto para las dos cosas!

2012

Mar 30

06:23 a.m

Andrew Herrera-Meza dice:

La calle es dura y peor para los 63 dipuladrones sandinistas de la chanchera, ahora son 63 ladrones que hay que mantenerlos con mega salarios, prebendas, y sin hacer nada, solo defender al dictador piñatero sandinista, tambien hay que DEPURAR al ejercito y policia sandinista piricuaca, tenemos 32 años que los mandos son jefes de escuadra en su mal llamada insurreccion, asesinos de jueces de mesta, G.N, empleados publicos, creo que solo una rebelion armada volveria la constitucionalidad a Nicar

2012

Mar 30

04:16 a.m

JOSE DAVID LAGUNA dice:

...y cuando ya Julio Cesar tuvo el poder absoluto, aparecio uno de su
confianza del mismo grupo, y le undio el puñal 11 veces. Siglos des
pues un guardita de Anwar Sadat en Egipto, en la parada presidencial
disparo contra su jefe y "compas". Dejen que Ortega busque su desti
no que ya esta escrito. El contrato al argentino por $100 mil dls. para
matar a Somoza.Otro le dara su medio vuelto...de gratis. Nadie ten
dra que pagar nada. Son acumulacion de cuentas por pagar por Orte
ga. El que debe pag

 

Tu Comentario


Nombre *
Correo *
Web/blog - Si desea mostrarlo
Código de Seguridad
 
Los Campos marcados con (*)
Son obligatorrios

AVISO IMPORTANTE


Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad de éste sitio web, LA PRENSA procederá a moderar los comentarios de su edición línea a partir del 1 de julio de 2010.

En aras de fomentar un debate de altura entre nuestros lectores, LA PRENSA no publicará comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. En ese mismo sentido, sólo se publicarán aquellos textos cuyo contenido esté estrictamente relacionado a la nota objeto del comentario.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: comentarios@laprensa.com.ni y/o ediciondigital@laprensa.com.ni
Para que sea removido.


Siga a LA PRENSA en Twitter