LA PRENSA. El Diario de los Nicaragüenses. Nicaragua

Managua, 15 de abril, 2012
Actualizado 06:44 p.m.

 

28

28°C

Suscripción al impreso
logo

Gerente de Ventas
Ethel Dinter
Tel: 22556767 Ext. 5202
Email: ethel.dinter@laprensa.com.ni


Coordinadora de Ventas
Amanda López
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5203
Email: amanda.lopez@laprensa.com.ni


Coordinadora Web
Scarleth Tenorio
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5210
Email: scarleth.tenorio@laprensa.com.ni


Coordinadora Prensiguía
Lisseth Tellez
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5211
Email: lisseth.tellez@laprensa.com.ni

logo

logoandroid 
logoipad 
logoiphone 
logobb
Android iPad iPhone Blackberry
 

Reportajes

Infierno en las cárceles del país

Valorar: Sin Interés Poco Interesante De interés Muy interesante Imprescindible
  9 votos
Comentarios: 16
 
  • La pésima infraestructura de las cárceles del país no permite darle a los reos una vida digna y los históricos problemas agravan la situación. Aún así, el Estado y la sociedad parecen dar la espalda. El Gobierno ni siquiera permite que se le fiscalice en esta responsabilidad

Ver infografía ampliada

 

 

 

Eduardo Cruz

 

La deplorable situación de las cárceles de Nicaragua podría dibujarse en la experiencia de “Israel” (nombre ficticio), un joven que mientras se encontraba en uno de los baños de la cárcel Modelo, de Tipitapa, tres custodios realizaron una requisa sorpresa entre los reos. A “Israel” le encontraron 800 córdobas que le habían llevado sus familiares y que jamás recuperó. La pérdida del dinero no fue lo más doloroso para el joven prisionero: los tres carceleros lo sometieron y le introdujeron los dedos en el ano en busca de droga o de más dinero.

 

“El caso se está investigando”. Es lo único que contestó el alcaide José Luis Gómez a un organismo pro derechos humanos que pidió explicación sobre este caso. Después de dos meses de ocurrida la violación, la víctima y sus familiares resienten que ninguno de los tres funcionarios del penal esté siendo procesado.

 

Otro hecho representativo de lo que significa estar en una cárcel del país ocurrió este viernes por la madrugada en el penal de Juigalpa, donde murió un reo que padecía de sida. Era un joven que según sus compañeros estaba ubicado en la galería número dos y mantenía relaciones homosexuales dentro del penal. La propagación del VIH entre los reos es un problema que está fuera del control de las autoridades, quienes reparten condones a diestra y siniestra en un intento por amortiguar el problema. Solo en un trimestre del año 2011, el Ministerio de Gobernación (Migob) informó que repartió 176 mil preservativos entre los privados de libertad y el personal del ministerio.

 

Un problema histórico

 

Han pasado 123 años desde que en Nicaragua se redactó el primer reglamento para cárceles, en busca de garantizar el respeto a la dignidad humana de los presos, pero la tarea parece misión imposible. Y la primera cárcel que se construyó con todas las condiciones es precisamente la Modelo, en 1958. El discurso oficial dice que se está mejorando el sistema carcelario en el país, pero los problemas históricos persisten: poco presupuesto, falta de higiene, escasez de agua, corrupción entre los funcionarios del penal, mala alimentación, maltrato, hacinamiento, violencia y tráfico de drogas.

 

La situación es tan mala que el Gobierno actual ha optado por cerrar el ingreso a las cárceles a los periodistas, a los organismos que velan por la tutela de los derechos humanos, como el Cenidh, la CPDH y la Anpdh y a los que vigilan por la transparencia, como el Ieepp, entre otros.

 

En los estudios de organismos internacionales sobre la situación de las cárceles en América Latina el capítulo de Nicaragua está vacío, como el de Flacso-Chile, a quien también le fueron cerradas las puertas de las cárceles nicaragüenses por órdenes de la ministra Ana Isabel Morales. Si por alguna razón muy especial se permite la entrada a algún organismo, las fotos están estrictamente prohibidas.

 

El problema no es solo de dinero, porque aunque el presupuesto ha venido aumentando, 140 millones de córdobas en el 2010, más de 150 millones en el 2011 y ahora 202 millones de córdobas en el 2012. También hace falta voluntad para cambiar las cosas, consideran los especialistas en el tema.

 

Una plaga fuera de control

 

Antes de 1997, en la galería nueve de la Modelo había únicamente reos con tendencia homosexual, pero en la actualidad, debido a que las celdas existentes no son suficientes para albergar a todos los reos y se han aumentado los niveles de hacinamiento, ya no se hace diferenciación y todos están revueltos, especialmente en la galería número tres, lo que, sumado a los casos de violaciones entre reos, facilita la propagación de enfermedades de transmisión sexual.

 

Las violaciones entre reos casi siempre quedan en silencio, por el orgullo y la vergüenza de los hombres, pero son frecuentes en las cárceles del país. “Un subalcaide dijo que hasta los más duros se vuelven homosexuales en la cárcel”, explicó Pablo Cuevas, funcionario de la CPDH.

 

Y no solo los presos sufren la mala situación. También los carceleros. Los pésimos salarios, el maltrato que reciben de los jefes y la excesiva carga de trabajo los lleva a ser susceptibles a la corrupción y a maltratar al reo y a sus familiares. Dos carceleros, Arnoldo Herrera y Seferino Conde, fueron encarcelados en Granada por supuestamente haber ayudado a introducir droga a la Modelo a unos reos. “Cometieron sus errores”, alegaron sus compañeros de trabajo. El exsubprefecto Darvin Centeno Mayorga fue sancionado por “propiciar anomalías entre los subalternos”, dice un comunicado del Migob, refiriéndose a que el jefe penitenciario promovía la corrupción entre los carceleros.

 

“El Estado no está volviendo sus ojos con la responsabilidad debida hacia los sistemas penitenciarios”, dice Pablo Cuevas, un especialista en temas carcelarios de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), uno de los pocos que ha podido entrar a la Modelo en los últimos años, pero, sin tomar fotos.

 

¿Dónde está la reeducación?

 

Las oportunidades de educación para los reos son limitadas. No todos tienen acceso a estudiar y trabajar, explica Wendy Flores, asesora legal del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

 

En las cárceles a los reos solo se les inculca que deben trabajar para recibir beneficios de libertad, pero muy poco se les hace conciencia de que deben reeducarse para ser útiles a la sociedad una vez fuera de la prisión.

 

Para Pablo Cuevas, de la CPDH, la oferta de educación y trabajo es tan reducida que no se cumple con el verdadero objetivo de las cárceles, que es el de transformar al delincuente en persona de bien y lo que se promueve es la ociosidad. A los que han cometido delitos graves ni siquiera se les da esperanza de que tendrán acceso al estudio y al trabajo.

 

“Según la ley que rige los penales, el objetivo de la sanción es la reeducación, la ley es reeducadora, no castigativa. Yo percibo que ellos (autoridades) no tienen eso como objetivo principal, porque se expresan muy mal de los privados de libertad, los ponen como conflictivos, nunca les dan la razón ni nunca toman en serio sus quejas. Primero hay que convencer a estos funcionarios que se apropien de cuál es su función allí, con técnicas científicas para reeducar”, dijo Cuevas.

 

Solo dos “verdaderos” penales

 

Aunque existen ocho centros penitenciarios en el país solo dos de ellos fueron construidos desde un inicio como cárceles: la Modelo de Tipitapa y el de Cuisalá, en Juigalpa.

 

Los otros penales son adaptaciones de edificios que antes eran usados con otros fines. El de Estelí antes era una unidad militar, el de Chinandega era un asilo de ancianos. Tanto la Cárcel de Mujeres La Esperanza y el penal de Granada eran centros de producción.

 

La historia más triste de los penales del país tal vez sea la del de Bluefields, una antigua casona. El periodista Sergio León, corresponsal de LA PRENSA, relata que en 1940 la casona era un comedor de la Guardia Nacional que luego fue utilizado para encerrar a los guardias que cometían delitos o que eran sancionados.

 

A raíz del triunfo de la revolución sandinista en 1979, fue convertido en un centro penitenciario con capacidad para 40 reos, y hoy en día, la misma casona donde comían los guardias alberga a más de 100 reos, provocando más del ciento por ciento de hacinamiento.

 

Tal situación hace que en Bluefields haya más reos en las celdas preventivas de la Policía que en el penal. Lo mismo ocurre en otros departamentos del país, donde reos cumplen sus condenas en las celdas policiales, lo cual afecta el proceso reeducativo que debe tener todo privado de libertad, según establecen las leyes del país, para su debida reinserción social.

 

En algunas celdas, los espacios son tan reducidos y la cantidad de presos tan grande, que algunos están de pie mientras otros duermen, para luego los que estaban de pie poder dormir y los que dormían pasan a permanecer de pie, explica el abogado Harlen Huete, de acuerdo con lo que le relatan sus clientes.

 

En otras celdas, donde los reos son más afortunados, si no se duerme en camas de piedra o sobre colchonetas, se duerme en hamacas que están colocadas una sobre otra, como especie de litera y el que duerme en la primera de arriba debe ser todo un acróbata para subir. El problema es que muchas veces el mecate se revienta o algunos reos enemigos queman o cortan el mecate, causando lesiones en la columna a los reos que duermen en esas hamacas.

 

Las celdas de todo el país no están aseguradas con llaves o cerraduras, sino con grandes pernos. Eso significa que un carcelero se dedica a abrir las celdas una por una con una llave para “desempernar”. Uno de ellos puso una denuncia en la CPDH porque le salió una hernia de tanto “empernar” y “desempernar” a los reos.

 

En un eventual terremoto o incendio, “ahí se queda todo mundo”, dice un carcelero bajo el anonimato. “No es como en otros países que con apretar un botón abrís todas las celdas”, lamenta.

 

De acuerdo con el Ministerio de Hacienda, este año 2012 se invertirá un millón y medio de córdobas en la ampliación del penal de Estelí; ocho millones y medio de córdobas en el mejoramiento y ampliación de sistemas hidrosanitarios en todos los penales del país y se gastarán más de 15 millones de córdobas en el reemplazo y ampliación del sistema de seguridad de la Modelo de Tipitapa.

 

Pero todas las mejoras que dicen las autoridades que se realizan año con año no se ven, tal vez invisibilizadas por las gravísimas condiciones de los penales.

 

Entre los problemas más graves que existen en los penales están la falta de agua, la poca ventilación y la escasa iluminación.

 

“Los reos andan mejor vestidos que nosotros”

 

“Mire, desde que ella está de jefa (prefecta María Salgado, jefa del Sistema Penitenciario), nunca se ha aparecido allá (en la Modelo) a preguntarnos cómo estamos, qué necesitamos”, dice un custodio del Sistema Penitenciario.

 

Un carcelero lo más que gana es 3,300 córdobas al mes. “Yo solo enjaranado vivo. No me da para pagar la luz, para pagar el agua. Cuando me pagan ya lo debo todo. No hago nada. Vivo prestando y los intereses me matan”, dice otro de ellos.

 

“Los custodios son fácilmente corruptibles. Aquí los celulares, las drogas no entran por medio de las visitas”, dice un reo de la Modelo, quien ha pagado hasta 500 córdobas para que le permitan meter un blackberry.

 

Porque el custodio ayude a ingresar una onza de marihuana le pagan 300 córdobas y hasta mil córdobas porque consiga permisos por visitas conyugales nocturnas, que es cuando la esposa se queda toda la noche con el reo.

 

¿Lo primero que cambiaría usted en la cárcel?, se le pregunta a un custodio. “Los jefes”, responde. En 2011 se autorizó un incremento del 12 por ciento en los salarios de los carceleros, pero los jefes de los penales decidieron que se iba a hacer en dos partes, seis por ciento primero y luego el otro seis por ciento. El primer seis por ciento se hizo efectivo, aunque era como una burla, pero lo peor es que el segundo seis por ciento lo quedaron esperando.

 

¿Y qué piensa hacer para mejorar su situación?, se le pregunta al carcelero. “Estoy tratando de conseguir la licencia para irme a trabajar de conductor”, responde, como reconociendo la falta de futuro que tiene cuidando a los reos.

 

Los custodios se quejan de la excesiva carga de trabajo. Puede ser que en una ocasión hayan pasado 24 horas cuidando un reo en el hospital y cuando llegan al penal lo mandan de inmediato a custodiar un reo a los Juzgados, y ni siquiera le dan tiempo para descansar y mucho menos viático.

 

“Hay demasiados privados de libertad para tan poco personal”, dice Pablo Cuevas, de la CPDH.

 

“Los reos andan mejor vestidos que nosotros. Ellos andan con sus zapatos Nike y nosotros con botas viejas. Algunos compañeros se comen las comidas que les llevan a los presos, porque, ideay, ellos comiendo bistec y nosotros comiendo gallo pinto con guineo”, dice uno de los carceleros.

 

El maltrato a los reos ha disminuido porque “pobre del custodio que toque a un reo, si lo hace es mejor que desaparezca”, dice un reo que ha visto cómo los demás prisioneros cobran venganza.

 

Familiares y abogados; otras víctimas

 

En las cárceles de Nicaragua no solo los reos y los carceleros sufren, sino también los familiares y los abogados. En las afueras de los sistemas penitenciarios siempre hay familiares de reos que quieren verlos o hacerles llegar algo de ropa y comida. Y también abogados queriendo hablar con sus clientes.

 

Los familiares sufren el maltrato de los carceleros y los abogados la falta de condición para entrevistar s sus clientes.

 

Vida en las cárceles

 

En casi todas las cárceles del país la situación es la misma. En unas peor que en otras. La primera dificultad del día para un reo comienza a la hora de bañarse. De hecho, agua solo hay una hora en la mañana y una más en la tarde. Cuando el agua es más escasa, solo logran bañarse los más fuertes, porque intimidan o golpean a los demás para apropiarse del agua. Las celdas son abiertas a las 5:00 de la mañana para que los reos puedan salir a prepararse y luego ir a estudiar o a trabajar. A las 4:00 o 5:00 de la tarde, según la cárcel en que se encuentre, el reo vuelve a quedar encerrado en la celda.

 

Otro problema que enfrentan es cuando reciben visita, así como ropa o comestible. Los demás reos llegan a su celda a golpearlo y robarle “el barco” que han recibido. En otras ocasiones, cuando los familiares les llevan “buena comida”, son los carceleros quienes se quedan con el alimento.

 

“Los servicios sanitarios son de lo más asqueroso. Tenemos que convivir con cucarachas, ratones”, dicen unos reos que piden el anonimato.

 

En las celdas les permiten tener cocinas eléctricas para hacer café u otros alimentos sencillos. Una sopa Maggi les cuesta entre siete y nueve cigarrillos, una libra de azúcar cinco cigarros. Por dos jabones de baño le pueden dar un “puro” de marihuana. Una piedra pequeña de crack se vende en 60 córdobas. En cada galería hay un “patrón”, un reo que es como el jefe y que tiene contacto cercano con las autoridades del penal y una pandilla de presos a su servicio. Ese “patrón” es el que manda a robar a los presos que han recibido visitas, y paga con droga. Es el que estimula los asaltos y las agresiones.

 

 

 

 

Comentarios | 16

2012

Abr 15

03:37 p.m

Rodrigo Luis Alvarez Barreto dice:

Esos guardia de los penales son ladrones se lo digo porque yo lo se por experiencia propia. Se te roban desde la comida hasta pertenencias, y que se puede esperar de sos esbirros?

2012

Abr 15

02:33 p.m

carlos dice:

El problema más serio que existe en el Sistema Penitenciario, es que quienes dirigen las cárceles, ....no saben nada de prisiones, llegaron hasta donde están porque carecen de ética, para ellos el sistema penitenciario es una forma de vida fácil que hay que mantener hasta donde sea posible, ... todos los corruptos que han salido corridos por ladrones del Sistema Penitenciario Nacional,

2012

Abr 15

10:59 a.m

leonel dice:

hoy están en su casa mañana no se sabe ,otras personas , puede ser posible que los políticos y comerciantes pueden caer en la cárcel , luchen para que encuentren una casa donde vivir la cárcel mejoren la las carceles un futuro para los politicos,comerciantes,corruptos, vivan como personas y no como esta actualmente, vea los casos mundialmente

2012

Abr 15

09:57 a.m

Fatiley dice:

Qué lamentable este hecho; pero es más lamentable aún que el Gobierno que pregona ser "CRISTIANO, SOCIALISTA Y SOLIDARIO" no hace nada por ello, las ONG tampoco, la Empresa Privada, menos; sin mencionar al dizque Cardenal del Pueblo... pero del Pueblo acaudalado que puede darle algo, para él acaudalarse más.
Ojalá las condiciones infrahumanas que se están viviendo en estos Sistemas Penitenciarios, sirvan de ejemplo para que las nuevas generaciones sean más responsables en sus actos....

2012

Abr 15

08:35 a.m

albalucero dice:

El problema es que en nicaragua hechan presos a los tontos y hasta a los inocentes mientras los verdaderos delincuentes como generalmente son protegidos por funcionarios que les sirven de trabajadores " para casos especiales" esos no lllegan a las carceles ni que los encuentren con las manos en la masa. Seria bueno que siempre que juzguemos a los demas nos preguntemos si nos gustaria que nos trataran asi. A los delincuentes hay que darles el tipo de carcel que se merecen segun sus delitos.

2012

Abr 15

07:22 a.m

maria dice:

creo que para mi estos delincuentes deverian de vivir peor que las cucarachas por algo estan preso por que no son buena cosa asi que el gobierno no este dando dinero para estos delincuentes por que lo necesitan mas la gente pobre estos parasitos que mueran de hambre talves asi se educan

2012

Abr 15

06:49 a.m

Verdugo dice:

Este articulo deberia ser estudiado en las escuelas de Nic para que aquellos que contemplen dedicarse al crimen sepan lo que les espera! La carcel se usa para privar de libertad al sentenciado por haber cometido crimenes, o sea, es un Castigo para el que comete un crimen punto. Se puede y debe usarse para disuadir a otros para que no se dediquen al crimen. En cuento a eso de que se les debe educar - ellos pudieron ir a la escuela estando afuera pero no lo hicieron! Cada quien escoge su camino!!!

2012

Abr 15

05:40 a.m

El Esteliano Antisandinista de corazon dice:

El pseudo funcionario-procurador piricuaco comunista de los derechos humanos (oficialista) el omar cabezas dijo en entrevista televisada hace casi dos meses, unos dias antes que se sublevaran los REOS POLITICOS en la carcel de la ESPERANZA aqui en Esteli, que toditas las carceles de Nicaragua eran hoteles tipos "cinco Esterllas" hasta hizo burla y bromas con los periodistas, que no vayan a publicar cosas "que no he dicho" alli estan esas grabaciones de pruebas de canales independientes

2012

Abr 15

03:45 a.m

NicaraguaUnPresoMas dice:

Tenemos que construir una carcel para los politicos. para todos los sandinistas que burlan la dignidad del pueblo de Nicaragua y en especial para los liberales diganse llamar de derecha o de oposicion que tienen vendida a Nicaragua.

2012

Abr 15

03:36 a.m

Robertito (Preocupado) dice:

Realmente me gustaría ayudar con esta epidemia, algo que pueda impactar positivamente en la sociedad nicaragüense y creo que tratar de rehabilitar reos seria lo máximo. Tenemos que tratar a los reos como humanos, tenemos que darle responsabilidades y derechos limitados, capacitarlos, y tener centros de ayuda para cuando salgan no regresen al sistema penal. Agarremos a los niños pequenos y tratemos de ayudarlos para que no entren al sistema, seria ganancia rotunda.

 

Tu Comentario


Nombre *
Correo *
Web/blog - Si desea mostrarlo
Código de Seguridad
 
Los Campos marcados con (*)
Son obligatorrios

AVISO IMPORTANTE


Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad de éste sitio web, LA PRENSA procederá a moderar los comentarios de su edición línea a partir del 1 de julio de 2010.

En aras de fomentar un debate de altura entre nuestros lectores, LA PRENSA no publicará comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. En ese mismo sentido, sólo se publicarán aquellos textos cuyo contenido esté estrictamente relacionado a la nota objeto del comentario.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: comentarios@laprensa.com.ni y/o ediciondigital@laprensa.com.ni
Para que sea removido.


Siga a LA PRENSA en Twitter