LA PRENSA. El Diario de los Nicaragüenses. Nicaragua

Managua, 01 de junio, 2012
Actualizado 05:33 p.m.

 

25

25°C

Suscripción al impreso
logo

Gerente de Ventas
Ethel Dinter
Tel: 22556767 Ext. 5202
Email: ethel.dinter@laprensa.com.ni


Coordinadora de Ventas
Amanda López
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5203
Email: amanda.lopez@laprensa.com.ni


Coordinadora Web
Scarleth Tenorio
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5210
Email: scarleth.tenorio@laprensa.com.ni


Coordinadora Prensiguía
Lisseth Tellez
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5211
Email: lisseth.tellez@laprensa.com.ni

logo

logoandroid 
logoipad 
logoiphone 
logobb
Android iPad iPhone Blackberry
 

Voces

El escarabajo de nueve costillas

Valorar: Sin Interés Poco Interesante De interés Muy interesante Imprescindible
  5 votos
Comentarios: 4

Por: Luis Rocha

 

Hoy la reina teclea incesante e incansablemente sermones partidarios y encíclicas reales. El “credo del reino socialista de Nicaragua” es una muestra: “Creo que ser ciudadano nicaragüense es perder la memoria en cuanto tenga uso de razón, pues la única verdad e historia es la que nos enseñan nuestros soberanos. Creo en la Santa Inquisición, como incuestionable doctrina de nuestra fe, porque nos conduce por los senderos correctos, solidarios, cristianos y socialistas de la religión del partido. Creo en la Santísima Virgen de los Consejos del Poder Ciudadano, nuestra Regina Mater. Creo en la amnesia como dogma estatal. Creo en el olvido para perdonar y corregir los errores de la historia. Creo en un único héroe y Dios verdadero, y en su compañera, madre y abogada nuestra, por los siglos de los siglos, Amén”.

 

La reina no siempre fue reina, pues una vez fue una muchacha de clase media, secretaria ejecutiva y eficientísima de Pedro Joaquín Chamorro Cardenal en LA PRENSA, tecleando poemas de todo el mundo y textos políticos y literarios de su jefe. Una muchacha que se fue al exilio y clandestinidad suiza de Costa Rica a iniciar su relación de pareja con el ahora Rey, y a quien mucho antes, junto conmigo, en 1975 Pedro dedicó un ejemplar de “Jesús Marchena”: “Para Luis y Rosario, que me hicieron hacer este juguete con el que tanto he disfrutado, con cariño. PJCh” ¿Qué fue de aquella poeta que ahora ocupa un borrador de memoria contra quien le tuvo cariño, verdadero Héroe de la Patria y Mártir de las Libertades Públicas? Me imagino que se creyó su propio credo.

 

Lo digo porque últimamente la monarquía ha emprendido la construcción de un inmenso “Escarabajo de nueve costillas”, llamado por sus progenitores “Parque del Alba”, en el mismo lugar donde está oficial y popularmente el “parque Pedro Joaquín Chamorro”, que es donde Pedro fue asesinado por el somocismo el 10 de enero de 1978. El “Escarabajo de nueve costillas” simboliza a la pareja gobernante y a la vez para ella una fuente de riqueza y prosperidad personal, aunque el dinero solo provenga de uno de los nueve países representados por cada una de aquellas nueve costillas nazis, que parecen cernirse sobre su cadáver.

 

Este “Escarabajo de nueve costillas” pisoteando el sacrificio de un hombre íntegro, representa el crepúsculo del Alba, y el que las balas que el somocismo disparó sobre Pedro no lograron matarlo. Ayer las balas asesinas, como hoy el borrador de memorias, solo sirven para consolidar su espíritu libertario. Pues este hombre es y siempre será para los nicaragüenses patriotas, nada más y nada menos que un Héroe de la Patria y el Mártir de las Libertades Públicas a perpetuidad; el enemigo frontal y siempre visible de la “estirpe sangrienta” y de cualquier otra estirpe carcomida por la ambición y la codicia, proclamando a pecho descubierto que “Nicaragua volverá ser República”. Lo que pasa es que aquella muchacha que vibraba en la vida, ahora se dedica a enterrar muertos que puedan hacer sombra al proyecto político de imagen de inmortalidad de su marido. Este escarabajo que se construye sobre la sangre de un Héroe no es otra cosa que la proyección del escarabajo interior que carcome la conciencia y el alma de los ambiciosos.

 

El autor es escritor nicaragüense.

 

Comentarios | 4

2012

Jun 01

07:13 a.m

Otro Cid dice:

Yo también creí en la chayo y su rey en los años 80 y después me decepcioné como casi todos los inelectuales que están en otros partidos, porque la llamada Revolución no era un proyecto del pueblo, sino de un grupo de bandidos que asaltaron el poder para hacerse millonarios. Este pueblo es chiquito y todo mundo se conoce, recuerdo que Bayardo Arce era un simple mortal con pantalones luyido y ahora vive en mansiones de terrenos piñateados y es un empresario de arroz jugando sucio

2012

Jun 01

07:10 a.m

nicaso mehacen dice:

Excelente articulo don Luis. Se equivocan los que quieren denigrarlo, no podran como tampoco podran borrar la menoria de PJC, en esa reina esta la destruccion del enjambre de asesinos ladrones corruptos

2012

Jun 01

04:49 a.m

Pancrasio dice:

Exelente escrito poeta Luis Rocha, ojalá sus palabras tengan aunque sea un pequeño eco en doña Rosario y le recuerde que Pedro Joaquin fue sincero y no cobarde, trasnparente y no corrupto,sincero y no hipocrita, sencillo y modesto y no soberbio. Ademas de ser intransigente en su lucha por la libertad, la democracia, los derechos humanos , en sintesis las libertasdes publicas

2012

Jun 01

02:59 a.m

Rodrigo Diaz de Vivar dice:

Cuanto odio y fustracion reflejan el alma de poeta fracasado que ni los miembros de su familia lo conocen y mucho menos lo leen , padece tambien a la que tanta critica , La Amnesia , ya que no recuerda el servilismo que profesaba a la Secretaria de la ASTC en los annios 80

 

Tu Comentario


Nombre *
Correo *
Web/blog - Si desea mostrarlo
Código de Seguridad
 
Los Campos marcados con (*)
Son obligatorrios

AVISO IMPORTANTE


Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad de éste sitio web, LA PRENSA procederá a moderar los comentarios de su edición línea a partir del 1 de julio de 2010.

En aras de fomentar un debate de altura entre nuestros lectores, LA PRENSA no publicará comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. En ese mismo sentido, sólo se publicarán aquellos textos cuyo contenido esté estrictamente relacionado a la nota objeto del comentario.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: comentarios@laprensa.com.ni y/o ediciondigital@laprensa.com.ni
Para que sea removido.


Siga a LA PRENSA en Twitter