LA PRENSA. El Diario de los Nicaragüenses. Nicaragua

Managua, 27 de agosto, 2012
Actualizado 06:44 p.m.

 

Suscripción al impreso
logo

Gerente de Ventas
Ethel Dinter
Tel: 22556767 Ext. 5202
Email: ethel.dinter@laprensa.com.ni


Coordinadora de Ventas
Amanda López
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5203
Email: amanda.lopez@laprensa.com.ni


Coordinadora Web
Scarleth Tenorio
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5210
Email: scarleth.tenorio@laprensa.com.ni


Coordinadora Prensiguía
Lisseth Tellez
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5211
Email: lisseth.tellez@laprensa.com.ni

logo

logoandroid 
logoipad 
logoiphone 
logobb
Android iPad iPhone Blackberry
 

Voces

La crisis de los intelectuales

Valorar: Sin Interés Poco Interesante De interés Muy interesante Imprescindible
  2 votos
Comentarios: 15

Por: Humberto Belli Pereira

 

 

 

 

Hay crisis muy conocidas —crisis económica, crisis política, etc.— y otras que lo son menos, como las “crisis de santos”, de las que hablaba San Josemaría Escrivá, o la de intelectuales, de las que hablaba Alejandro Serrano Caldera, en un artículo reciente.

 

El error es creer que las primeras son más importantes. Bajo la influencia del positivismo tendemos a otorgarle más categoría o realidad a lo inmediatamente observable, olvidando lo que decía “El Principito”, en el delicioso cuento de Saint-Exupéry: que “lo esencial es invisible”. Lo más visible de una persona es su talla, color o altura. Pero es lo menos importante. Lo menos visible son sus pensamientos, cualidades o sentimientos, pero es lo más importante.

 

Las crisis de santos —ausencia de personas afanadas en la práctica heroica de las virtudes— y las crisis de intelectuales —ausencia de personas empeñadas en usar su inteligencia para develizar la realidad— aunque sean menos obvias a nuestros sentidos, son las más serias. San Josemaría llegó a decir que “las crisis mundiales son crisis de santos”. Richard M. Weaver, autor del clásico, Las ideas tienen consecuencias , diría que “las catástrofes de nuestro tiempo han sido producto de opciones no inteligentes”.

 

Veamos sino el caso de Nicaragua: una de las causas más importantes de la debacle que siguió a la revolución de 1979, en términos de retroceso económico y guerra, fueron ideas u opciones no inteligentes de sus líderes. Ellos estaban convencidos de la maldad del capitalismo y las virtudes del socialismo. Ahuyentaron por tanto la inversión privada y estatizaron, destruyendo, buena parte de la economía. Creyeron que “el yankee”, era el enemigo de la humanidad; apoyaron entonces la guerrilla salvadoreña provocando en reciprocidad el apoyo de Estados Unidos a los Contra. Hoy ya no actúan así —cortejan al sector privado y al Fondo Monetario— pues han tenido la inteligencia de aprender de algunos de sus errores. Pero la nación pagó un precio terrible.

 

El doctor Serrano en su artículo cita a Mario Vargas Llosa, para quien la causa de la crisis del pensamiento está enraizada en el derrumbe intelectual de la sociedad contemporánea. Pero esto a su vez tiene causas más profundas: así como para Raymon Aron, en 1955, el opio de los intelectuales era el marxismo, hoy para autores como Allan Bloom (“The Closing of the American Mind”) y el ahora Papa, Joseph Ratzinger, el opio mayor es el relativismo.

 

Lo que durante siglos sustentó el celo de los intelectuales fue el afán por descubrir la verdad sobre el universo, el hombre, la política, etc. evidentemente discrepaban, a veces apasionadamente, pero compartían la visión de que el mundo es inteligible y que a través del buen uso de la razón podía penetrarse y develar sus realidades. El negar que no hay verdades absolutas, objetivas y universales, además de ser lógicamente contradictorio —porque al menos esta negación debería ser verdadera para poder sustentarse— tiene por consecuencia debilitar la curiosidad intelectual y lleva a la postre al nihilismo (caos) moral; porque sin criterio para distinguir entre lo verdadero y lo falso llegamos a un subjetivismo absoluto donde nada es condenable y por tanto todo es permisible.

 

Resolver la crisis intelectual implica tanto restaurar la creencia en la verdad como la práctica de las virtudes. Crisis de santos y crisis de intelectuales van juntas. Sin honestidad y control de las pasiones la inteligencia deja de servir a la verdad y se convierte fácilmente en fabricante de mentiras. 

 

El autor es sociólogo y fue ministro de educación 1990-1998.

 

Comentarios | 15

2012

Ago 27

12:05 m

Eduardo Martínez Llompart dice:

Bah.......bla...bla...bla...

2012

Ago 27

11:17 a.m

ciudadano dice:

Nuestra Madre Naturaleza en accion. Nadie se escapa de las sequias.

2012

Ago 27

06:49 a.m

Eliseo Nuñez M dice:

Absolutamente de acuerdo, hemos llegado al punto de creer que la discusión intelectual sobre la ideología murió con la caída de los modelos alternativos como el soviético y es así que la lucha por el poder hoy se parece mas a un ejercicio de mercadeo que a un debate de ideas.

2012

Ago 27

05:47 a.m

Emmanuel Detrinidad dice:

Interesante generalización. Todavía no es concluyente si el cambio cultural produce produce cambios económicos o viceversa (ver Inglehart Ronald ). Pero si podemos encontrar correlación entre sociedades cristianas y subdesarrollo.
El uso argumental de los santos es incomprensible y el argumento que justifica el financiamiento de la contra me parece inconmensurable y fuera de lugar.

2012

Ago 27

05:42 a.m

Gonzalo Tellez dice:

Señor Belli hasta Ruben Dario sabia que el Yankee era y es lo mas nefasto para el mundo, solo usted y otros con sindrome de estocolmo son lo que dicen lo contrario, sino fuera por la revolucion estariamos de rodillas ante el gobierno de EEUU, y eso nunca...

2012

Ago 27

05:37 a.m

Santiago dice:

Gracias a Dios ya no es Ministro de Educacion, con ese pensamiento tan retrogrado con razon no progresaba el pais a nivel intelectual, ademas parece que estaba a favor de la dictadura de somoza, algo imperdonable para el pueblo de Nicaragua, como si a las madres no les dolio saber que tenian que ir a buscar a sus hijos al lado de la cuesta el plomo.

2012

Ago 27

05:27 a.m

GUICAG dice:

No creo en santos que orinan ni en intelectuales iluminados, aunque escriban versos rimados o relatos sofisticados, puesto que no están preparados y legitimados para gobernar un pueblo descarriado. Lo mismo cabe decir de los profesionales que no han probado la dura calle ni han respetado la moralidad al máximo detalle. Economistas, médicos, abogados o ingenieros, a todos, en general, les gusta amasar dinero y terminan como viles cuatreros sin vocación especial. ¡Crisis de valores!

2012

Ago 27

05:26 a.m

GUICAG dice:

Aunque los símbolos patrios son patrimonio de todos los nicas, es reprochable que el Sr. Belli aparezca protocolariamente con la bandera nacional cada vez que publica su opinión particular, porque ya no es Ministro ni habla en nombre de Nicaragua, y menos aún porque así legitima a Ortega cada vez que muestra la bandera partidista del FSLN en actos institucionales. Sea más responsable y saque sólo la bandera del Opus Dei si emite sus dogmáticas y respetables opiniones. Vaya con Dios.

2012

Ago 27

05:12 a.m

Franco y sincero dice:

Para gobernar un pais, hay que tener educacion (economia,diplomacia,legisladores etc). Los que llegaron en el 79 fueron personas sin ninguna educacion, excepto en ser guerreristas y que hicieron: Mas guerra, exiliar a la clase media (profesionales), bajaron el indice academico de primaria a universidad, hoy dia existe el fruto del exito de darle el poder a esas personas. El profeta Somoza le decia a la oligarquia: Se van a arrepentir. Dios salve a Nicaragua de los corruptos.

2012

Ago 27

04:24 a.m

Wilfredo Bermudez dice:

Por lo que leo en La Prensa hay muchos hombres y mujeresa de alto nivel intelectual. Porque entonces ellos no lanzaron or se lanzan a la politica y agarran la presidencia >> Porque estan razonando el por que el fracaso de la politica en Nicaragua? Son ellos parte del problema or La Solucion de Nicaragua. Parece mejopr que se callen la trompa . Hablan mucho pero no tienen los hechos .

 

Tu Comentario


Nombre *
Correo *
Web/blog - Si desea mostrarlo
Código de Seguridad
 
Los Campos marcados con (*)
Son obligatorrios

AVISO IMPORTANTE


Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad de éste sitio web, LA PRENSA procederá a moderar los comentarios de su edición línea a partir del 1 de julio de 2010.

En aras de fomentar un debate de altura entre nuestros lectores, LA PRENSA no publicará comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. En ese mismo sentido, sólo se publicarán aquellos textos cuyo contenido esté estrictamente relacionado a la nota objeto del comentario.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: comentarios@laprensa.com.ni y/o ediciondigital@laprensa.com.ni
Para que sea removido.


Siga a LA PRENSA en Twitter