Una madrugada en San Salvador

Son las 4:00 de la mañana y no tengo sueño. Estoy sentado en una banca de cemento cerca del estacionamiento del Hospital Bloom en San Salvador. En la portada del periódico de hoy resaltan la muerte de quince personas en hechos violentos. Cinco jóvenes de entre 20 y 14 años fueron sacados de sus casas. Los mataron a disparos cerca de un cerro.

01/10/2012

Son las 4:00 de la mañana y no tengo sueño. Estoy sentado en una banca de cemento cerca del estacionamiento del Hospital Bloom en San Salvador. En la portada del periódico de hoy resaltan la muerte de quince personas en hechos violentos. Cinco jóvenes de entre 20 y 14 años fueron sacados de sus casas. Los mataron a disparos cerca de un cerro.

Debe ser el cerro que estos días veo cuando entro y salgo de la capital salvadoreña. El primer día que vi el cerro, comenté: “¡Qué hermoso ese cerro!”. —“Bonito, pero peligroso porque ahí las pandillas llegan a tirar a sus víctimas”, me respondieron. Al día siguiente el cerro me pareció igual de hermoso, pero solo lo quedé viendo en silencio.

Sigo leyendo: Una pareja fue asesinada en su casa después que dos ladrones ingresaron a robar. Los señores estaban jubilados. Los ladrones exigieron dinero, pero ellos solo tenían algunas joyas. Cuando los ladrones descubrieron el automóvil en el garaje, pidieron las llaves y todo se salió de control. El vehículo quedó ahí, pero al lado quedó también la pareja de ancianos.

El segundo día quise recorrer a pie la capital. Me dijeron que estaba loco y debí conformarme con conocer San Salvador detrás de los vidrios de un vehículo. Llegamos a una rotonda. Un payaso nos hizo señas para que nos detuviéramos. Yo creí que se trataba de un acto callejero para pedir dinero, pero el payaso, muy serio, hizo sonar su silbato y levantó las palmas de sus manos. Todos los conductores se detuvieron. El payaso cedió el paso a los vehículos de la otra vía. Luego seguimos nuestro camino. El payaso no pidió dinero.

Sigo leyendo: Un joven fue asesinado de cinco tiros a cien metros de una estación de la Policía en Santa Tecla. Familiares y amigos dicen que estudiaba ingeniería. La Policía cree que estaba aliado con las pandillas.

Por la calle lateral del hospital pasa un vehículo a baja velocidad. Es una patrulla policial. Cuando se apaga el ruido del motor, escucho el eco de tacones. Vuelvo a ver. Es un muchacho de falda corta, una camisa descotada, una cartera dorada y un andar elegante. A los pocos segundos se acerca un motociclista y su acompañante. El muchacho de tacones les hace de señas que se detengan. El conductor de la motocicleta se detiene. El pasajero se baja, se quita el casco, conversa con el hombre de tacones y se pierden en la oscuridad. El conductor de la motocicleta apaga la luz, pero no el motor que ronronea desvelado. La patrulla policial regresa. El motociclista se esconde detrás de un árbol. Tras desaparecer la patrulla en la otra esquina, escucho de nuevo los tacones, pero esta vez los pasos son rápidos. Escucho los gritos. El acompañante del motociclista corre con el bolso del hombre de tacones. El motociclista enciende la luz, avanza y el acompañante, de un salto, cae sembrado en la motocicleta y se van. El hombre de tacones los sigue unos metros, pero se da cuenta que es caso perdido. La patrulla policial vuelve a pasar.

Yo sigo leyendo el periódico.  

El autor es periodista y escritor.

Comentarios

Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad, www.laprensa.com.ni modera los comentarios. Para publicar un comentario más rápidamente debe iniciar sesión con su cuenta en Google o Facebook. No se publicaran comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. Solo se publicarán aquellos comentarios cuyo contenido esté relacionado a la nota.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: edicion.digital@laprensa.com.ni para que sea removido.

  • Realidad

    Por lo que escribe el autor del articulo, me hace pensar una cosa: que estaba en el centro de San Salvador, el Centro de San Salvador que es muy diferente al de Nicaragua, por que realmente es el Centro de la Capital, es una zona de comercio informal, los bares, restaurantes que se encuentran en esta area no son de un buen nivel de calidad, por lo tanto es obvio esperar que pasen este tipo de cosas, es como ir a barrio chic, que nadie espera salir ileso si llevas lajas de oro en tu cuerpo.

  • ruben

    Por que va tan lejos cuando eso lo puede vivir en Nicaragua?Ahh, creo que como vive viajando no logra ver lo que sucede en la hacienda de los Ortega

  • Vamos por mas victorias dice

    Asi es! Este desgobierno nos ha convertido a los nicas en los parias de Centro America!  

  • Andrew Herrera-Meza

    Pareciera mentira, hacen falta los de la MANO BLANCA, ahora en nuestra sociedad esos malditos criminales a los cuales las leyes DEFIENDEN por ser “menores” de edad, esa ley fue promulgada durante el regimen sandinista de los 80s, para proteger a esos malditos criminales, hablo de esa manera porque el viernes de la Ceibita 2 cuadras arriba asesinaron a un amigo mio dos malditos en moto que le querian robar su LAPTOP, en la acera de su casa, mi amigo se llamaba WALTER REYES (qepd), pena de muerte

  • JOSE DAVID LAGUNA

    En que quedamos? El “hombre” de tacones es un policia encubierto,
    o una loca descubierta, se te olvido decir si la loca usaba pechos de silicone y pestañas postizas,o si caminaba contoneandose y menean
    do el trasero insinuante. Al final es solo una victima mas. Razon de +
    para no visitar ese pais, Guatemala ya ni se diga, Costa Rica, no por
    motivos obvios. Panama deporta a los nicas. USA? Viajar en el tren de la muerte en Mexico, ni lo piense.Honduras NO. Estamos jodidos todos Uds. dijo Tacho


Recientes
24/03/2017 05:00 AM

NeverShild’, un grupo musical lleno de historietas

Aquí Entre Nos
NeverShild’, un grupo musical lleno de historietas

Este grupo de amigos combinó lo que más les gusta: historietas y música. Ellos formaron el grupo musical NeverShild' para ofrecerte una propuesta diferente de entretenimiento..

24/03/2017 12:03 AM

Mujeres estancadas en empleos precarios

Economía
Mujeres estancadas en empleos precarios

Los negocios que más empleos generan en el país son precarios y las mujeres son quienes más están inmersas en esa oferta. El país necesita prestarle urgente atención a este tema, dicen economist..

24/03/2017 12:02 AM

Omisión

Opinión
Omisión

El reclamo de Almagro no es antojadizo, es su obligación como secretario de la Organización y además la natural consecuencia de una estado de cosas las que él detalla acabadamente, con testimonios ..

24/03/2017 12:01 AM

Wilton López lanza por León en busca de revancha contra el Bóer

Deportes
Wilton López lanza por León en busca de revancha contra el Bóer

El Bóer atacó con furia a Fidencio Flores en el primer juego, pero la batalla apenas inicia y León responde con un ex bigleaguer en el box...

24/03/2017 12:01 AM

Everth Cabrera estuvo fuera cuatro días porque se dobló un tobillo

Deportes
Everth Cabrera estuvo fuera cuatro días porque se dobló un tobillo

Cabrera está en un segundo aire en su carrera, ansioso por volver a las Grandes Ligas desde que en 2015 estuvo un rato con Baltimore...

24/03/2017 12:00 AM

Caso por asesinato y violación en Boaco irá a otro Juzgado

Departamentales
Caso por asesinato y violación en Boaco irá a otro Juzgado

La representante del Ministerio Público, Heidi Duarte, presentó un incidente de competencia ante la juez Alba Marina Báez, por la ampliación de la acusación de asesinato a violación agravada en p..

...