LA PRENSA. El Diario de los Nicaragüenses. Nicaragua

Managua, 25 de octubre, 2012
Actualizado 09:40 p.m.

 

Suscripción al impreso
logo

Gerente de Ventas
Ethel Dinter
Tel: 22556767 Ext. 5202
Email: ethel.dinter@laprensa.com.ni


Coordinadora de Ventas
Amanda López
Tel: 22556767 Ext. 5203
Email: amanda.lopez@laprensa.com.ni


Coordinador publicitario web
Arturo Hernandez
Tel: (505) 2255 - 6763 ext: 5221
Email: arturo.hernandez@laprensa.com.ni


Coordinadora Prensiguía
Lisseth Tellez
Tel: 22556767 Ext. 5211
Email: lisseth.tellez@laprensa.com.ni

logo

logoandroid 
logoipad 
logoiphone 
logobb
Android iPad iPhone Blackberry
 

Voces

¿Hace falta otra revolución?

Valorar: Sin Interés Poco Interesante De interés Muy interesante Imprescindible
  5 votos
Comentarios: 12

videos

Editorial: ¿Hace falta otra revolución?

 

Ciudadanos de vocación democrática que son miembros de la sociedad civil y exmilitantes de partidos políticos, pero desilusionados de estos, están comenzando a hablar de que la única manera de salir del régimen autocrático de Daniel Ortega que ha pervertido la democracia, erosionado el Estado de Derecho e institucionalizado la corrupción, es por medio de una revolución.

 

Pero hablar de otra revolución en Nicaragua pareciera un contrasentido, pues ya hubo dos revoluciones que prometieron transformar el país, resolver los problemas económicos y sociales de la gente y construir una nación libre y próspera, pero lo que hicieron fue imponer nuevos sistemas de opresión, corrupción, atraso y servidumbre.

 

Nos referimos a la revolución liberal de 1893-1909, que si bien es cierto realizó algunos cambios estructurales y políticos que modernizaron el Estado, sin embargo impuso una dictadura, creó un nuevo sistema de opresión social y erradicó lo mejor del antiguo régimen, como eran la transparencia y la modestia gubernamental, las elecciones limpias periódicas y la alternancia en el poder.

 

Y nos referimos también a la revolución sandinista de 1979-1990, que liquidó a la dictadura somocista pero impuso otro sistema dictatorial de orientación totalitaria, provocó una terrible guerra civil, destrozó el sistema económico que funcionaba exitosamente sin poder sustituirlo con otro más eficaz que el anterior, e hizo retroceder el país por lo menos en medio siglo.

 

Entonces, si esas dos revoluciones que ya ocurrieron en Nicaragua, en vez de resolver los problemas nacionales y satisfacer las aspiraciones de la gente más bien destruyeron lo bueno que había anteriormente, y a fin de cuentas causaron más daños que soluciones, ¿tiene sentido hablar de que es necesario hacer otra revolución?

 

Sin embargo, de alguna manera no dejan de tener razón quienes dicen que es necesario hacer otra revolución en Nicaragua. No hay que esforzarse demasiado para saber que si fuese posible que algún partido político democrático pudiese tomar el poder por medio de elecciones justas y limpias —lo cual es solo una hipótesis, porque eso es imposible en las condiciones que ha impuesto el régimen actual—, el nuevo gobierno no podría cambiar nada porque las estructuras mafiosas y corruptas del orteguismo seguirían controlando prácticamente todos los mecanismos del poder real. De manera que la reconstrucción de las instituciones democráticas, el restablecimiento del Estado de Derecho, la implementación de una organización estatal fundada en el principio de la separación y el balance de los poderes, el ejercicio de un gobierno transparente con sentido de equidad y justicia, sin odiosas discriminaciones clasistas ni políticas, y todo lo demás que es necesario hacer para que Nicaragua vuelva a ser una auténtica república, solo sería posible como consecuencia de una revolución.

 

La revolución democrática no tiene que ser violenta. Puede ser pacífica. Lo que sí sería indispensable es el apoyo activo de la mayoría de la población, tan contundente que la fuerza reaccionaria del populismo orteguista no la pueda resistir. En todo caso, la idea de una revolución democrática es tentadora y vale la pena comenzar a reflexionar y discutir acerca de ella.

 

Comentarios | 12

2012

Oct 25

07:52 a.m

LA RECETA MAGICA DE LA REVOLUCION dice:

La historia está llena de ejemplos de remedios mágicos capaces de curar todas las enfermedades (antes de que se descubrieran las bacterias, las brujas recetaban polvo de alas de murciélago). En la historia moderna uno de esos remedios es la revolución (los brujos politólogos todavía la recetan). Los nicas no han entendido que la perversión de la democracia, la erosión del Estado de Derecho y la institucionalización de la corrupción, son posibles gracias a su falta de conciencia cívic

2012

Oct 25

07:47 a.m

Nicarao dice:

Revolucion significa transformacion, y mientras ortega tenga dominado todos los poderes del estado, aunque la mayoria quiera hacer "revolucion" no se dara como tal, ademas de la division de partidos que solo hacen mas fuertes a los orteguista, Nicaragua estara en tinieblas por muchas decadas.

2012

Oct 25

06:34 a.m

jc dice:

la situación politica es absurda, porque se discute del la dictadura de momento, pero también la mayoría de los representantes de la oposición, se ven atadas, pactados, personajes de la novela hecha por Daniel, en los que la oposición juega su parte. no puede haber revolución democratica cuando se sabe que la oposición esta dividida, ya de ahí, los sandinistas son mayoría, y aunque la mayoría de la oposición salga a votar, revolucion democratica, los peones del consejo Supremo E. se l

2012

Oct 25

06:30 a.m

walter jarquin dice:

mi querido luis que lastima que un tipo tan inteligente como usted piense de esa manera lo invito a que cambie su manera de pensar porque no crea que porque usted piensa de esa manera la mayoria lo hacemos no mi querido amigo haga usted revolucion escribiendo temas de interes nacional

2012

Oct 25

06:25 a.m

walter jarquin dice:

comience por usted mi querido luis cambie su manera de pensar usted cree que lo que usted piensa asi piensa la mayoria nooo mi querido luis asi que le ruego que cuando escriba tome su tiempo para pensar en algo de interes para todos los nicaraguenses

2012

Oct 25

05:12 a.m

Jacinto dice:

Es una lastima que el Sr. Ortega y Sra esten enfermos de ceguera y sordera.
Ellos podrian jugar un papel bien importante en hacer esa revolucion facilitando la educacion, quitandose a todos esos aduladores de su lado. Ensenandoles a sus colaboradores a respetar la opinion contraria a sus creencias, a ser humildes y aceptar criticas constructivas en su propia cara y a detractarse de sus errores. Que gran oportunidad les da Dios ahora de pasar a la historia como verdaderos revolucionarios.

2012

Oct 25

04:05 a.m

Demo-Cratico dice:

Sr Sanchez - es obvio que las revoluciones a las que se refiere, no fueron revoluciones como tal pues el proposito de estas no fue el establecimiento de una democracia en Nic si no que fueron cambios de poder entre burgueses/terratenientes y alguno que otro nuevo rico(as) y en los que tuvo metida la mano los USA. En otras palabras y a lo que me refiero es que todavia no ha habido una verdadera revolucion genuina que quiera alcanzar lo puntos mencionados en su articulo. No hay ideal Democratico!

2012

Oct 25

02:40 a.m

J. Ignacio Cardoze dice:

Lo que hace falta es una revolucion cultural, busquemos paradigmas y ejemplos que nos ayuden a salir del marasmo civico que cambie nuestra forma de ser, que nos de otra perspectiva de ver las cosas especialmente la politica, que nos de nuevas perspectivas, que refuerze los principios y convicciones, que nos de fe civica, que nos fortalezca y nos haga menos maleables, menos oportunistas y mas razonables y prudentes. Nuestro problema esta en la cultura tradicional. Cambiemosla y cambiaremos

2012

Oct 25

02:08 a.m

Yo voy a cambiar dice:

La unica revolucion que necesitamos es la del cambio del propio individuo. una sola persona puede hacer el cambio y si toda una nacion cambia entonces esa seria una revolucion. los tiempos han cambiado y no es la idea de un partido o gobeirno que haran canbiar los destinos de un pueblo sino el propio pueblo cuando con dignidad empiese a valerse por si mismo de no depender de revoluciones de ideologias y partidos si no de la revolucion individual de cada ciudadano.

2012

Oct 25

12:15 a.m

jc dice:

Primero el pueblo de Nicaragua debe se educado. Si no hay educación moral, ética, de letras etc.. no importa que se haga otra revolución por que quién quiera que sea sólo llegará a saquear el estado. Ejemplo, Alemán y su pandilla!!!!

 

Tu Comentario


Nombre *
Correo *
Web/blog - Si desea mostrarlo
Código de Seguridad
 
Los Campos marcados con (*)
Son obligatorrios

AVISO IMPORTANTE


Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad de éste sitio web, LA PRENSA procederá a moderar los comentarios de su edición línea a partir del 1 de julio de 2010.

En aras de fomentar un debate de altura entre nuestros lectores, LA PRENSA no publicará comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. En ese mismo sentido, sólo se publicarán aquellos textos cuyo contenido esté estrictamente relacionado a la nota objeto del comentario.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: comentarios@laprensa.com.ni y/o ediciondigital@laprensa.com.ni
Para que sea removido.


Siga a LA PRENSA en Twitter