LA PRENSA. El Diario de los Nicaragüenses. Nicaragua

Managua, 05 de marzo, 2013
Actualizado 09:01 p.m.

 

Suscripción al impreso
logo

Gerente de Ventas
Ethel Dinter
Tel: 22556767 Ext. 5202
Email: ethel.dinter@laprensa.com.ni


Coordinadora de Ventas
Amanda López
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5203
Email: amanda.lopez@laprensa.com.ni


Coordinadora Web
Scarleth Tenorio
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5210
Email: scarleth.tenorio@laprensa.com.ni


Coordinadora Prensiguía
Lisseth Tellez
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5211
Email: lisseth.tellez@laprensa.com.ni

logo

logoandroid 
logoipad 
logoiphone 
logobb
Android iPad iPhone Blackberry
 

Voces

La idea y la acción

Valorar: Sin Interés Poco Interesante De interés Muy interesante Imprescindible
  0 votos
Comentarios: 3

Cirilo Antonio Otero

oteronic@ibw.com.ni

 

Los seres humanos estamos compuestos de espíritu y materia. Es decir, somos una parte que vemos y palpamos y otra parte que sentimos pero, no vemos, solamente vivimos. Que es más y la cual se impone, ninguna, ambas tienen el mismo peso, la misma importancia. El equilibrio entre las dos partes es el éxito de la existencia. Parece filosofía de lo que estamos hablando, pero, es realismo filosófico, es la existencia misma.

 

Hoy día que en el país se habla de un interesante programa de autoestima y de nueva visión del mundo y del entorno social, estamos llamados a opinar y referirnos a la idea. Para los nicaragüenses es muy importante tener esperanza, tener fe, animarnos y prepararnos para el cambio. Pero, el cambio debe ser realista, necesariamente cargado de veracidad. De ninguna manera debe ser un circo de ilusiones. No debemos vendernos solamente ilusiones entre los nicaragüenses.

 

Los ciudadanos de Nicaragua hemos estado sometidos en los últimos cien años a varios excesos, dictaduras militares, conflictos bélicos, violencia gubernamental, violación a los derechos humanos, políticos, sociales y culturales, a enriquecimiento ilícito, a una política de desigualdad muy alta en manos de quienes ostentan el poder político y han administrado el país, vivir la práctica de ser ciudadanos de varias categorías, misma que se resume en dos; los que tienen excesivo derecho y los que no tienen ningún derecho. Todo esto nos ha llevado a perder la esperanza, a perder la autoestima, a no ser más ciudadanos, solamente habitantes o pobladores de un municipio en territorio nicaragüense, sin derechos, pero, con excesivos deberes.

 

A los nicaragüenses no les hace falta que les vendan ilusiones, esperanzas vacías, o en el peor de los casos que los obliguen por hambre a decir que el firmamento es rosado cuando este lo vemos azul celeste. O que los obliguen a decir, que están felices, dichosos y contentos, aunque su realidad es de hambre, sin trabajo, sin escuelas, sin educación, sin medicinas, sin salud, sin seguridad ciudadana, con grandes deseos de ver y vivir la equidad de las leyes, el respeto a las reglas del juego social y político, el respeto a los derechos humanos y a vivir en democracia.

 

Para implementar un programa social de transformación de la visión del mundo de los nicaragüenses y llevarlos a ser más limpios, más sanos, más humanos, más bonitos, se hace necesario ser realista y veraz, es decir, concreto.

 

No solo de palabras viven los seres humanos, sino también de acciones materiales, de situaciones medibles que lo lleven a sentir que el poder de cambiar está en sus manos, no en el espacio, no en el aire, el optimismo no es una sensación vaga, por el contrario, el optimismo nace, surge de las acciones tangibles, de las situaciones concretas y físicas.

 

Aplaudo y apoyo la iniciativa de mejorar el aspecto físico de las comarcas, municipios, ciudades de Nicaragua, ya era necesario una visión de limpieza, de orden, de atención a la ausencia de servicio público. Pero, esto incluye reparar los hoyos de calles, caminos y carreteras de Nicaragua, conservar la limpieza y pintura en hospitales, centros de salud, oficinas públicas, recolección de basura, limpieza de cauces y cuerpos de aguas urbanas y rurales, atención eficiente y eficaz en los trámites de documentos legales del Estado. Y, lo más importante, tenemos que promover el empleo productivo. No el empleo aparente ni de servicios, un empleo que sea sostenible y que aumente el ingreso nacional.

 

Las dos cosas juntas, la idea y la acción, son la receta del éxito. El autor es Sociólogo e Investigador social.

Comentarios | 3

2013

Mar 05

04:40 a.m

jc dice:

Si el dictador y su consorte leen este articulo no entenderan lo que quiere decir. Ya que ellos sólo utilizan la violencia y el abuso para imponerse sobre toda Nicaragua. La Dictadura no entiende ni razona solo destruye!

2013

Mar 05

04:16 a.m

Ramon dice:

Don Cirilo, todo su articulo coincide con la historia, en esos topicos, de los nicaraguenses. Pero, por algun punto debemos de comenzar a cambiar todo lo negativo de nuestra historia, y apostar por cambios que incidan positivamente a todas las deficencias que nos han agobiado a travez del tiempo; y que ud magistralmente ha sintetizado. Es imposible cambiar de la noche a la manana, nuestra de manera de ser, pensar, y actuar. Concientizar y educar me parece un buen comienza.

2013

Mar 05

10:17 p.m

Bola de Cristal dice:

Cirilo: no has entendido que Doña Tarántula cree que todo se hace por decreto. A como dicen "ya se le olvidó a la mariposa que fue gusano", ya se le olvidó cuando era una palmada y ahora vive en superabundancia (a costillas de nosotros, naturalmente!) y ha perdido todo el contacto con la realidad. Como toda tarántula, mantiene amenazado a su marido y sólo espera que sus hijos estén en edad de coger las riendas para retirarse ella.

 

Tu Comentario


Nombre *
Correo *
Web/blog - Si desea mostrarlo
Código de Seguridad
 
Los Campos marcados con (*)
Son obligatorrios

AVISO IMPORTANTE


Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad de éste sitio web, LA PRENSA procederá a moderar los comentarios de su edición línea a partir del 1 de julio de 2010.

En aras de fomentar un debate de altura entre nuestros lectores, LA PRENSA no publicará comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. En ese mismo sentido, sólo se publicarán aquellos textos cuyo contenido esté estrictamente relacionado a la nota objeto del comentario.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: comentarios@laprensa.com.ni y/o ediciondigital@laprensa.com.ni
Para que sea removido.


Siga a LA PRENSA en Twitter