Lluvia de hamburguesas 2

Por Juan Carlos Ampié

Hay un proyecto maldito atascado en las tuberías de Hollywood. Es un filme animado protagonizado por las mascotas de marcas comerciales, enfrentándose en un supermercado contra productos genéricos “malvados”. Sin haber visto la primera parte de Lluvia de Hamburguesas , temía que esta secuela sería un producto afín a esa mezcla malsana de publicidad y contenido. Las escenas promocionales destacaban como monstruo principal a un Tacodilo Supremo, inspirado en el producto insignia de la cadena de comida rápida Taco Bell. Estoy aliviado y complacido de comunicarles que esta secuela de la película estrenada en el 2009 tiene más deudas con la energía de Tex Avery que con las tendencias de la publicidad en el siglo XXI.

Un prólogo frenético pone al día a los recién llegados. El joven inventor Flint ha logrado desactivar su máquina que convierte el agua en comida. Transformado en una especie de héroe, entra en la escuela de talentos de la corporación LIVE, comandada por el visionario megalómano Chester V. Su empresa limpia los monumentales restos de comida en la Isla de la Sobras, producidos por la máquina de nombre irrepetible creada por Flint. Pero algo raro está pasando en el lugar. El equipo de limpieza desaparece, dejando atrás indicios de que han sido víctimas del ataque de extrañas criaturas, híbridos de animal y comida. Flint reúne a sus amigos para neutralizar la amenaza, en una expedición comandada por el genio que idolatra.

Como todas las películas infantiles de hoy día, Lluvia de Hamburguesas 2 parece diseñada con el público adulto como prioridad. Solo los mayores podrán decodificar apropiadamente la sátira que hace de Jurassic Park , emulando sus secuencias de acción más famosas. El “tacodilo supremo” es el suplente del icónico T-Rex. En vez de anunciarse su llegada con las ondas que se forman en un vaso de agua, las vemos sobre la barriga del obeso Brent. El reciente relanzamiento del la película de Steven Spielberg en versión convertida al 3D refrescó la memoria, y hace que estas citas cómicas sean más efectivas.

El aspecto más irreverente pasará volando sobre la cabeza de sus niños, y quizás también de buena parte de los adultos. El personaje de Chester V está claramente inspirado en el desaparecido Steve Jobs. La ropa uniforme, los gestos dramáticos y la apropiación “new age” de espiritualidad transcultural —siempre saluda diciendo “namaste”— recuerdan al innovador californiano, o al menos, al aura que proyectaba su celebridad. El maniático entusiasmo alrededor de su empresa “Live” se burla campantemente del culto a Apple.

Nada de eso le importará a los pequeños. La kaleidoscópica paleta de colores tiene un efecto hipnotizante. La acción es constante y frenética. Hay un chiste recurrente en el cual los reclutas de Live reciben constantemente vasos de café, preparado en las bizantinas combinaciones propias de la cultura de cafetería del siglo XXI. Pues bien, la película misma parece estar corriendo bajo los efectos de galones de espresso. Distrae, pero es francamente agotadora. Lo dejará con ganas de un té de manzanilla. Y algo ligero para comer. Quizás una ensalada.

Una vez más, el doblaje obligatorio nos priva de apreciar los talentos del reparto original, conformado por tres veteranos de Saturday Night Live : Bill Hader, Will Forte y Andy Samberg. Además, Anna Faris, Neil Patrick Harris y el viejo león James Cann. Si quiere ponerse al día, la primera parte está disponible en Netflix, con opción para verse en inglés con subtítulos o doblada al español.

Share Button
Connect with:
Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad, www.laprensa.com.ni modera los comentarios. Para publicar un comentario más rápidamente debe iniciar sesión con su cuenta en Google o Facebook. No se publicaran comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. Solo se publicarán aquellos comentarios cuyo contenido esté relacionado a la nota.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: edicion.digital@laprensa.com.ni para que sea removido.

----------------------------------



Deja un comentario

Connect with:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

 caracteres disponibles

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

NOTICIAS POR CORREO
PALABRAS CLAVE