LA PRENSA. El Diario de los Nicaragüenses. Nicaragua

Managua, 31 de diciembre, 2013
Actualizado 05:40 p.m.

 

Suscripción al impreso
logo

Gerente de Ventas
Ethel Dinter
Tel: 22556767 Ext. 5202
Email: ethel.dinter@laprensa.com.ni


Coordinadora de Ventas
Amanda López
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5203
Email: amanda.lopez@laprensa.com.ni


Coordinadora Web
Scarleth Tenorio
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5210
Email: scarleth.tenorio@laprensa.com.ni


Coordinadora Prensiguía
Lisseth Tellez
Tel: Tel: 22556767 Ext. 5211
Email: lisseth.tellez@laprensa.com.ni

logo

logoandroid 
logoipad 
logoiphone 
logobb
Android iPad iPhone Blackberry
 

Play

Un “caballo purasangre”

Valorar: Sin Interés Poco Interesante De interés Muy interesante Imprescindible
  1 votos
 
  • Clemente ha sido uno de los mejores en la historia del beisbol

 

Roberto Clemente recibe la bola de su hit tres mil, un doblete frente al zurdo Jon Matlack, de los Mets de Nueva York, el 30 de septiembre de 1972. LA PRENSA/CORTESÍA

 

Joe Morgan/Tomado de ESPN

 

 

Una y otra vez he dicho que Willie Mays es el mejor jugador que yo he visto. Pero, Mays siempre dice que Roberto Clemente es el mejor jugador que ha enfrentado. Y mucho otros están de acuerdo.

 

Además de sus extraordinarias habilidades en el campo de juego, Clemente era como un caballo purasangre. Igual que los purasangres galopan con dignidad y orgullosos, Clemente tenía la misma actitud, cuando caminaba, cuando corría las bases, cuando jugada en los bosques. Además de ser un jugador especial, uno sabía que estaba particularmente orgulloso de ser puertorriqueño.

 

Cuando hablaba con Clemente, me emocionaba, igual como me ocurría cuando tenía contacto con los grandes jugadores. El solía llamarme “Joey”. Y aunque nuestras conversaciones siempre eran sobre el beisbol, siempre había algo que le molestaba, fuera su espalda o un tobillo o lo que fuera. Pero, esas eran las situaciones en las cuales Clemente se crecía como jugador.

 

Su hit número 3,000 por poco nu

 

nca ocurre. Clemente no iba a jugar en el último partido de la temporada regular. Él quería esperar hasta le temporada de 1973, pero los Piratas lo convencieron de que jugara porque pensaban que los fanáticos se merecían ver a Clemente llegar a la meta.

 

Aunque su hit número 3,000 fue contra los Mets, jugué contra Clemente en su último partido porque los Rojos se enfrentaron a los Piratas en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional de 1972. En el Three Rivers Stadium, le pegué a una pelota por el jardín derecho que Clemente brincó para atrapar contra la cerca. La pelota acabó rebotando encima de la pared y se fue para un cuadrangular. Recuerdo haberme quedado atónito porque pensaba que Clemente la iba a atrapar.

 

La defensa de Clemente era quizá la parte más impresionante de su juego. Tenía un brazo fuerte que exhibió en muchas ocasiones. Recuerdo cómo tiraba la bola al cuadro, una bala por debajo del brazo. Y con su velocidad le llegaba a todo y utilizaba una atrapada de canasta, como hacía Mays.

 

Como bateador, a pesar de que Clemente ganó cuatro títulos de bateo, la gente pensaba que no era tan bueno como Mays o Aaron porque no era un bateador de poder. Las críticas le sirvieron de combustible y Clemente salió en 1966 y pegó 29 cuadrangulares para ser el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional. Dos años después, estaba pegando menos de 20 jonrones por temporada. Clemente quería enviar un mensaje: él podía batear jonrones si quería, pero esa no era su forma de jugar. Clemente prefería pegarle por el bando opuesto.

 

Clemente tenía 38 años cuando murió trágicamente, pero todavía le quedaba mucho beisbol. A pesar de que ya no podía jugar todos los días, ganó un Guante de Oro y bateó para .312 en su última temporada.

 

Era propio que las Grandes Ligas comenzaran un premio anual por labor humanitaria y le pusieran el Premio Roberto Clemente. Él murió tratando de ayudar a víctimas de un terremoto en Nicaragua y él significaba todo para la gente de Puerto Rico. Yo he ido a Puerto Rico y he visto el impacto que él ha tenido en el pueblo.

 

Su esposa, Vera, una vez me hizo el cuento de cómo ella conoció a Roberto. Ella era más o menos una debutante, de una familia de clase alta. Y cuando Roberto la conoció, fue a su casa y le dijo a su mamá que acababa de conocer a la mujer con quien se iba a casar.

 

Vera lo idolatraba y su hijo, Roberto Clemente Jr., me dijo que ella nunca se volvió a casar. Eso te dice qué tipo de hombre era Roberto.

 

Tu Comentario


Nombre *
Correo *
Web/blog - Si desea mostrarlo
Código de Seguridad
 
Los Campos marcados con (*)
Son obligatorrios

AVISO IMPORTANTE


Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad de éste sitio web, LA PRENSA procederá a moderar los comentarios de su edición línea a partir del 1 de julio de 2010.

En aras de fomentar un debate de altura entre nuestros lectores, LA PRENSA no publicará comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. En ese mismo sentido, sólo se publicarán aquellos textos cuyo contenido esté estrictamente relacionado a la nota objeto del comentario.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: comentarios@laprensa.com.ni y/o ediciondigital@laprensa.com.ni
Para que sea removido.
Más sobre: Roberto Clemente

Clemente vive



Siga a LA PRENSA en Twitter