LA PRENSA. El Diario de los Nicaragüenses. Nicaragua

Managua, 25 de julio, 2014
Actualizado 09:34 p.m.

 

Suscripción al impreso
logo

Gerente de Ventas
Ethel Dinter
Tel: 22556767 Ext. 5202
Email: ethel.dinter@laprensa.com.ni


Coordinadora de Ventas
Amanda López
Tel: 22556767 Ext. 5203
Email: amanda.lopez@laprensa.com.ni


Coordinador publicitario web
Arturo Hernandez
Tel: (505) 2255 - 6763 ext: 5221
Email: arturo.hernandez@laprensa.com.ni


Coordinadora Prensiguía
Lisseth Tellez
Tel: 22556767 Ext. 5211
Email: lisseth.tellez@laprensa.com.ni

logo

logoandroid 
logoipad 
logoiphone 
logobb
Android iPad iPhone Blackberry
 

Cultura

A Thomas la realidad le era repulsiva

Valorar: Sin Interés Poco Interesante De interés Muy interesante Imprescindible
  0 votos
 
  • Muere el novelista Thomas Berger, un clásico de la literatura estadounidense

Por: AP

 

 

 

 

Thomas Berger, el ingenioso y ecléctico novelista que reinventó el oeste estadounidense en el relato histórico Little Big Man (Pequeño gran hombre), murió en Nueva York. Tenía 89 años.

 

Berger dominó múltiples géneros, desde historias de detectives hasta comedias domésticas.

 

La agente literaria Cristina Concepción dijo que falleció el 13 de julio, días antes de su 90 cumpleaños. Berger era uno de los últimos grandes autores que sirvió en la Segunda Guerra Mundial. Escribió más de veinte libros, incluyendo The Feud, finalista para el Premio Pulitzer en 1984.

 

SOBRE LOS CHEYENNE

 

Su mayor éxito fue Little Big Man, publicado en 1964. El relato ultrairónico sigue a Jack Crabb, un hombre de 111 años que dice que peleó con los indios Cheyenne en la batalla de Little Big Horn.

 

EN LA PANTALLA

 

La novela fue llevada al cine en 1970 en una película homónima protagonizada por Dustin Hoffman y dirigida por Arthur Penn.Otras novelas de Berger adaptadas al cine fueron Neighbors (Los vecinos), que protagonizaron John Belushi y Dan Aykroyd, y Meeting Evil (Conociendo el mal), con Samuel L. Jackson y Luke Wilson.

 

Berger nació en Cincinnati, hijo de un gerente de escuelas públicas y un ama de casa. Era un soñador que buscaba nuevas palabras en la estantería más cercana. Entre sus relatos favoritos estaban las leyendas del rey Arturo y las historias de la batalla de Little Big Horn.

 

“Desde muy temprana edad”, dijo una vez, “descubrí que para mí la realidad era con demasiada regularidad aburrida o repulsiva, y aunque sí jugué todos los juegos populares que emplean una pelota ... prefería el placer de la imaginación a esas experiencias, y leía incesantemente”.

 

EN EL EJÉRCITO

 

Berger sirvió en el Ejército de 1943 a 1946 y usó parte de su experiencia en Alemania para su primera novela, Crazy in Berlin. Estudió en la universidad de Cincinnati e hizo un posgrado en la Universidad de Columbia, donde le impartió clases el crítico Lionel Trilling y donde intentó escribir un libro sobre George Orwell, una gran influencia.

 

De joven trabajó en bibliotecas y para una variedad de publicaciones, desde The New York Times Index hasta Popular Science Monthly. En un taller en la Nueva Escuela para la Investigación Social conoció a Jack Kerouac, Mario Puzo y William Styron y una pintora, Jeanne Redpath, quien se convirtió en su esposa.

 

SUS CUENTOS CORTOS

 

De veinteañero escribió cuentos cortos, una forma de arte que no le gustó por creer que necesitaba más espacio para crear su “realidad alternativa”.

 

Little Big Man fue su tercera novela. Como le dijo a la revista American Heritage, comenzó el libro en 1962 con “la intención de componer en la historia personal de un hombre todos los temas del lejano oeste, que desde entonces se han vuelto legendarios”.

 

 

 

 

 

Tu Comentario


Nombre *
Correo *
Web/blog - Si desea mostrarlo
Código de Seguridad
 
Los Campos marcados con (*)
Son obligatorrios

AVISO IMPORTANTE


Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad de éste sitio web, LA PRENSA procederá a moderar los comentarios de su edición línea a partir del 1 de julio de 2010.

En aras de fomentar un debate de altura entre nuestros lectores, LA PRENSA no publicará comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. En ese mismo sentido, sólo se publicarán aquellos textos cuyo contenido esté estrictamente relacionado a la nota objeto del comentario.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: comentarios@laprensa.com.ni y/o ediciondigital@laprensa.com.ni
Para que sea removido.


Siga a LA PRENSA en Twitter