En Letra Pequeña

Si de algo deberíamos estar claros en estos momentos es que el INSS no es un problema político. Es un problema que tiene que ver con nuestro dinero, pero principalmente con nuestras enfermedades, nuestra vejez, nuestra vida y nuestra muerte.