Menosprecio de tres siglos de historia

Y entre más indaguemos en la historia de esos trescientos años más nos toparemos con grandes sorpresas, tanta es la deformación histórica que ha prevalecido, como mecanismo elemental que alimentó las guerras de independencia y nutrió la formación de las nuevas identidades nacionales

14/09/2017

La conmemoración de las fechas patrias del mes de septiembre, lejos del patrioterismo carnavalesco que la caracteriza, debería tener como uno de sus principales propósitos el conocimiento y reflexión sobre nuestro pasado, con los datos que arrojan las investigaciones científicas más actualizadas. Esto no sería más que un primer paso para empezar a desmontar la gruesa capa de prejuicios y distorsiones que oscurecen y deforman nuestra visión de la historia, una visión alterada no solo por falsedades o exageraciones político ideológicas y propagandísticas sino por los grandes silencios, ocultamientos y vacíos que aún prevalecen.

José Coronel Urtecho, en sus Reflexiones sobre la historia de Nicaragua, hacía un llamado a indagar y conocer los largos trescientos años que existimos como parte del imperio español, sin cuyo conocimiento muy poco o nada se pueden entender y valorar las trágicas peripecias de nuestra posterior vida independiente.

El primer error es seguir llamando a ese extenso período “época colonial”. España no siguió el esquema de expansión utilizado, sin mucho éxito, por Inglaterra, Francia y Holanda. Adelantada un siglo en poner pie en América, se propuso crear no colonias sino una monarquía imperial, algo diferente y mucho más complejo. Fuimos parte integral de un reino que reprodujo en los territorios americanos conquistados la organización política, la cultura, creencias religiosas, conocimientos científicos, adelantos arquitectónicos y artísticos de su sede imperial. Y esto se hizo de tal forma que, pasados por el tamiz de la mezcla de sangres, la conjunción de cosmovisiones hispano católicas, indígenas y africanas, así como de la naturaleza y paisaje desbordantes del nuevo mundo, produjeron lo que Lezama Lima llamó la “expresión americana”.

Y fue esta forma de expansión, fundamentada en la filosofía humanista elaborada mucho antes de la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano por los teólogos de la Escuela de Salamanca  —y no la colonial, que en general desconoció al otro condenándolo a la marginación o el exterminio—, la que permitió que durara trescientos años, algo verdaderamente excepcional en la historia de los imperios. No sin tensiones y contradicciones, pero con un prevaleciente grado de integración y de paz social y un nada desdeñable nivel de adelanto y riqueza material y cultural, este esquema reproductivo le permitió al imperio llegar a finales del siglo XVIII, ya en fase de decadencia, en condiciones más avanzadas que algunas de las más importantes colonias inglesas del norte.

Alexander von Humboldt, un liberal que compartió los prejuicios antiespañoles y anticatólicos de la mayor parte de la Ilustración, se queda sorprendido al ver lo que no esperaba en su famoso viaje a América. La ciudad de México de 1804 le “recuerda a Berlín, pero más hermosa”. Ese mismo año el Morning Post calificaba a esta ciudad como “la más rica y espléndida del mundo, el centro de todo lo que se transmite entre América y Europa por una parte, y entre América y las Indias Orientales por otra”. Los reinos americanos cuentan con numerosas universidades, que no solo enseñan los adelantos científicos europeos sino las lenguas indígenas, bibliotecas bien dotadas y hospitales, además de sistemas de caminos y ciudades con plazas enormes y bien iluminadas, en las que brillan palacios y edificios representativos del palatino tardío y el barroco americano.

Tan importante fue el grado de desarrollo alcanzado que el real de a ocho, la moneda de curso legal en todo el imperio, conocido también como peso fuerte o dólar español, llegó a convertirse en el Siglo XVIII en la primera divisa de uso mundial, utilizada en las transacciones comerciales con Oriente, Inglaterra y Francia. En los Estados Unidos (EE. UU.) fue moneda de curso legal hasta 1857 y se le denominó Spanish dollar y sirvió además de garantía a los primeros dólares americanos.

El verdadero auge de las colonias norteamericanas vino después, cuando dejaron de serlo y se liberaron del yugo inglés, independizándose y poniendo en práctica las ideas ilustradas, ayudados por la experiencia de autogobierno adquirida durante el coloniaje. Lo que para ellas fue el comienzo de una carrera meteórica que les llevó al desarrollo político, económico y social y, a través de la unión federativa, a la construcción de un nuevo imperio, los EE. UU. de América, para nosotros representó el hundimiento en la guerra civil y el caos, la división y desintegración, la tiranía y la destrucción de gran parte de la herencia hispánica.

Y entre más indaguemos en la historia de esos trescientos años más nos toparemos con grandes sorpresas, tanta es la deformación histórica que ha prevalecido, como mecanismo elemental que alimentó las guerras de independencia y nutrió la formación de las nuevas identidades nacionales. Dar la espalda a ese mundo y abrazar doctrinas revolucionarias que no habían sido fruto de la evolución de nuestra realidad y tradición cultural, fue el primero, en una serie de negaciones y errores fatales, que pronto llevaremos doscientos años tratando sin éxito de superar.

El autor es jurista y catedrático.

...
Comentarios

Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad, www.laprensa.com.ni modera los comentarios. Para publicar un comentario más rápidamente debe iniciar sesión con su cuenta en Google o Facebook. No se publicaran comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. Solo se publicarán aquellos comentarios cuyo contenido esté relacionado a la nota.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: edicion.digital@laprensa.com.ni para que sea removido.

  • Mario H. Castellón Duarte

    A continuación no digo nada sobre el escrito de mi antiguo jefe Julio Icaza Gallard, tal vez así me publican solamente que estoy en total desacuerdo por lo que él expresa. En los dos últimos días he enviado escritos que han sido seguramente botados a la basura .


Recientes
23/09/2017 09:49 AM

Justin Bieber habla de política, expresando apoyo al movimiento Las vidas de los negros importan

Espectáculo
Justin Bieber habla de política, expresando apoyo al movimiento Las vidas de los negros importan

"Soy un canadiense blanco y nunca sabré lo que se siente ser un negro estadounidense, pero lo que sé es que deseo hacer algo y utilizar mi voz para poner en evidencia el racismo", escribió Justin Bi..

23/09/2017 09:03 AM

Un nuevo sismo sacude el centro y sur de México y genera alarma

Internacionales
Un nuevo sismo sacude el centro y sur de México y genera alarma

El movimiento telúrico se registró a las 07.53 hora local de México y su epicentro se localizó 7 kilómetros al oeste de Unión Hidalgo..

23/09/2017 12:00 AM

caricatura 23-09-2017

Caricaturas
caricatura 23-09-2017

..

23/09/2017 12:00 AM

Cartas al Director

Cartas al Director
Cartas al Director

Pero ¿será posible que en Nicaragua los ciudadanos podamos organizarnos y demandar internacionalmente que se nos indemnice por todos los daños que nos causó la dictadura sandinista de los años..

23/09/2017 12:00 AM

¿Cómo elaborar una Punta de filete a la parrilla con sabor jalapeño?

Espectáculo
¿Cómo elaborar una Punta de filete a la parrilla con sabor jalapeño?

Un platillo ligth, uno fuerte para degustar el delicioso sabor de la carne y un postre divino es la propuesta de recetas del chef Adrián Orellana, de Restaurante la Pampa..

23/09/2017 12:00 AM

Más capacidad para secar el cacao en el Caribe Norte

Departamentales
Más capacidad para secar el cacao en el Caribe Norte

La capacidad de secado del cacao para la cooperativa Nueva Waslala ha pasado de cuatrocientos a ochocientos quintales en el centro de acopio La Pozolera..

Noticias por Correo

Suscribase gratis para informarse del diario acontecer nacional e internacional.

{{ formErrors.get('formInputs.email') }}

{{ value }}