REPORTAJE

Hugo Torres Jiménez, el guerrillero de los dos asaltos

Hugo Torres es el único guerrillero sandinista que estuvo en las dos más grandes operaciones militares del Frente Sandinista contra Somoza: la toma de la casa de Chema Castillo y la del Palacio Nacional

08/10/2017

Laszlo Pataky era un hombre rechoncho, alto y con barba, que disfrutaba mucho de su radioperiódico El Clarín, al aire todos los mediodías. Junto con su esposa y su hija, el húngaro, radicado en Nicaragua y exmiembro de la Legión Extranjera de Francia, solía leer gustoso las invitaciones que le llegaban de la alta sociedad. Ese día, el viernes 27 de diciembre de 1974, Pataky pronunció con su acento del este europeo:

“Hemos recibido la cordial invitación de nuestro querido amigo, el ministro José María Castillo Quant, para que participemos como sus invitados en la recepción que hoy ofrecerá al embajador de los Estados Unidos, Turner B. Shelton. Por supuesto que ahí estaremos”.

A unos kilómetros de distancia, en una casa en Las Nubes, cerca de El Crucero, el guerrillero Germán Pomares, que escuchaba la radio con cuidado, dejó sus labores en el jardín y salió corriendo a decirle a sus compañeros sandinistas: “¡Es hoy!” Sin saberlo, Pataky acababa de abrir la puerta a la primera gran gesta del Frente Sandinista contra la dictadura de los Somoza: la toma de la casa de Chema Castillo. Y, por cómo se dieron los hechos, quizás venía también de esbozar en el destino de la nación la toma del Palacio Nacional, cuatro años más tarde.

El primer asalto con rehenes fue conducido por 13 guerrilleros y el segundo por 25. Y solo un hombre tomó las armas en las dos acciones: el comandante guerrillero y general del Ejército en retiro, Hugo Torres Jiménez. Cuatro décadas después de aquellos eventos, Torres nos acompaña a la fachada casi intacta de la vieja casa del ministro de Somoza, Chema Castillo, y también al retocado Palacio Nacional, que funge hoy como un edificio de cultura y no como la antigua sede del Senado y el Congreso que era en los setenta.
“Siempre, siempre me acuerdo”, dice el general Torres, hoy opositor al gobierno de su antiguo “compa” Daniel Ortega, mientras busca un parqueo a la orilla del Palacio Nacional. “Sí hombré, es imposible no acordarme. Es enorme, ¿no? Una manzana”, añade, señalando el edificio que se tomó en 1978. En ambos golpes al poder, rememora, los sandinistas pusieron “de rodillas a Somoza”, obligándolo a darles lo que pedían a cambio de no liquidar a los rehenes.

Hugo Torres Jiménez posa frente al Palacio Nacional en 2017. Hace 39 años, en agosto de 1978, él y 24 guerrilleros sandinistas lo asaltaron y obligaron a Anastasio Somoza Debayle a ceder ante sus peticiones. LA PRENSA/ÓSCAR NAVARRETE

Hugo Torres Jiménez posa frente al Palacio Nacional en 2017. Hace 39 años, en agosto de 1978, él y 24 guerrilleros sandinistas lo asaltaron y obligaron a Anastasio Somoza Debayle a ceder ante sus peticiones.LA PRENSA/ÓSCAR NAVARRETE

Control total en tres minutos

La casa del ministro de Agricultura José María Castillo Quant, llamado Chema por sus amistades, no era muy grande, pero estaba en uno de los repartos más importantes de Managua: Los Robles. Hoy es parte de las oficinas administrativas de un restaurante, pero aquella noche era el espacio para la recepción del embajador norteamericano Turner B. Shelton, que acababa de irse cuando los sandinistas se hicieron presentes en dos taxis que habían secuestrado, la noche del 27 de diciembre de 1974.

“Eso fue mejor para nosotros. Hubiera complicado más las cosas. Estados Unidos se hubiera involucrado de manera directa con su política de no negociar, hubiera prestado toda la asistencia a Somoza para eliminar al comando, aunque hubieran muerto todos los rehenes, incluyendo al embajador. Fue mejor que no haya estado, pero nosotros pensábamos que lo íbamos a encontrar en la fiesta”.

A los taxistas los dejaron en un predio en Las Colinas, no sin antes poner un dinero en el bolsillo de sus camisas, cuenta Hugo Torres. Parquearon los taxis al frente de la casa de Chema en forma de cuña invertida (forma de V) y aprovechando el efecto sorpresa salieron inmediatamente a matar a los guardias nacionales somocistas que resguardaban la fiesta vestidos de civil. Torres no puede precisar con exactitud el número de guardias que murieron. Dice que había poco más de una decena y que vio cómo Germán Pomares mató a uno, pero no puede dar una cifra exacta.


Lea también: El día en que Anastasio Somoza Debayle se fue de Nicaragua


Los sandinistas eran jóvenes. Hacía escasos meses unos estaban en aulas de clase y otros en sus labores, pero esa noche tenían su propósito fijo en la misión. “Era la primera acción de muchos. Solo Germán Pomares se había enfrentado en acciones militares, y de los que eran ya guerrilleros viejos estaba Róger Deshon y Olga López Avilés”, cuenta el general Torres.

Luego del intercambio de balas en el que mataron a guardias y no sufrieron pérdidas (Deshon fue herido en el hombro solamente), los jóvenes irrumpieron en el salón de la casa y se toparon con los rostros estupefactos de los invitados.

“Esta es una operación política, ¡manos a la cabeza y contra la pared! Somos del Frente Sandinista de Liberación Nacional ¡Viva Sandino!”

La puerta de madera maciza oscura de la casa es la misma que se aprecia hoy. A estas alturas el general Torres no puede precisar si la puerta se abrió por las embestidas de su corpulento compañero Hilario Sánchez o si alguien la abrió desde adentro pensando que venía ayuda tras los disparos.

Chema Castillo, el anfitrión, corrió a buscar armas a su despacho, pues ahí guardaba rifles de caza, pero cuando quiso salir armado uno de los compañeros sandinistas (el general Torres dice que no sabe ni quiere saber cuál, porque “se actuaba en comando y no individualmente”) disparó primero y lo abatió. Fue la única baja en la casa, pero fue también una muestra de la seriedad que traían los guerrilleros.

“En tres minutos tomamos control de la casa. Mi escuadra tomó la cocina y parte de la sala”, recuerda Hugo Torres.

Los invitados pasaron a ser rehenes y los atacantes pasaron a posición de defensa, pues la Guardia Nacional de Somoza rodeó la casa a los minutos. Un grupo de invitados, sin embargo, estaba escondido en el patio que colindaba con la casa vecina, tras unos arbustos. A ellos los vieron hasta la mañana siguiente.

El general Hugo Torres junto a la puerta de la antigua casa de Chema Castillo. La entrada es la misma que en diciembre de 1974. LA PRENSA / Óscar Navarrete

El general Hugo Torres junto a la puerta de la antigua casa de Chema Castillo. La entrada es la misma que en diciembre de 1974. LA PRENSA / ÓSCAR NAVARRETE.

El cuñado de Somoza

En 1974 se cumplían exactamente cuarenta años de somocismo mandando en Nicaragua. El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) fue creado por jóvenes a comienzos de los años sesenta, pero era visto aún como una célula política pequeña, a pesar de que en las universidades —sobre todo en la UNAN— bullía un ferviente odio contra la dictadura y la sed de cambio enlistaba cada vez a más gente en organismos como el Frente. Ese fue el caso de Hugo Torres, apasionado por el periodismo pero estudiante de Derecho a falta de poder estudiar lo que más deseaba.

“Los universitarios eran una fuerza beligerante contra la dictadura de Somoza”, cuenta Torres, quien cree que hoy Daniel Ortega “acabó con la autonomía universitaria y con la libertad de cátedra”.
Así, el Frente Sandinista estaba compuesto en su mayoría por estudiantes que habían cambiado los pasillos de estudio por la clandestinidad de la revolución.

De vuelta a la casa, de Chema, en la madrugada del 28 de diciembre, la Guardia Nacional trató de colarse por una puertecilla trasera que había en el patio, y que daba con el patio vecino. Hubo un tiroteo que logró repeler las pretensiones de las autoridades, pero la puerta quedó abierta. En la mañana, uno de los compas envió a una empleada a que fuera a cerrarla, y se sorprendió cuando notó que ella, tanto cuando fue a empujar la puertita como cuando regresó a la casa, miró fijamente un punto en dirección a los arbustos. Fue así que descubrieron a los rehenes faltantes.

“Joaquín Cuadra vio la cabeza pelona del doctor Montiel Argüello, embajador ante la OEA, y dijo: ‘¡Yo esa calva la conozco, salgan!’, y fue cuando vimos al pez más gordo: Guillermo Sevilla Sacasa, decano de embajadores en Washington y cuñado de Anastasio Somoza Debayle (casado con Lillian Somoza Debayle, hermana del dictador). Ahora sí teníamos rehenes de calidad con los que Somoza estaba atrapado. No tenía salida”, explica el general Torres.

Hugo Torres ascendido a comandante de brigada en los años 80. A su lado, Humberto Ortega Saavedra. LA PRENSA / Archivo.

Hugo Torres ascendido a comandante de brigada en los años 80. A su lado, Humberto Ortega Saavedra. LA PRENSA / Archivo.

Y no la tuvo. Eduardo Contreras, quien lideraba la Operación Diciembre Victorioso (nombre oficial que le dieron los sandinistas), estableció un plazo de 36 horas a Somoza para cumplir con las exigencias de los guerrilleros, y si no cumplía comenzarían a eliminar a rehenes, entre los que también destacaban, según recuerda la guerrillera parte del operativo Leticia Herrera en Memorias de la Lucha Sandinista, de Mónica Baltodano: el representante de la Standard Fruit Company y el embajador de Chile en Nicaragua.
Lo que exigían los sandinistas, recuerda Torres, era:

—La liberación de presos políticos del Frente Sandinista de la cárcel La Modelo de Tipitapa, entre los que estaban Daniel Ortega, Carlos José Guadamuz y Lenín Cerna.

—La entrega de cinco millones de dólares necesarios para costear la lucha “y lo que se nos venía encima”.
—La difusión de mensajes del Frente por radio, televisión y en periódico denunciando “la naturaleza criminal, tiránica de la dictadura de los Somoza”.
—Escape por avión a Cuba de los presos liberados y de los guerrilleros del Comando Juan José Quezada, a cargo del asalto de la casa de Chema Castillo.

“Dicen que Lillian amenazó a Somoza por su marido. Que cuidado le pasaba algo. El dinero Somoza lo regateó. Lo regateó las dos veces, en la casa de Chema y en el Palacio, entonces nos terminó dando un millón. Para cuando llegáramos al aeropuerto, en buses y con algunos rehenes, el avión tenía que estar listo con los presos liberados y con el dinero. Era un Convair 880 de 4 turbinas de la línea aérea Lanica, de Somoza”, cuenta el general.

El intermediario de las negaciones entre el grupo armado y Somoza fue monseñor Miguel Obando y Bravo, entonces arzobispo de Managua. En el viaje hacia el aeropuerto, el día 30 de diciembre, los buses de guerrilleros iban acompañados por civiles que los vitoreaban desde la calle, cuenta Torres, pero ellos iban con miedo a una posible traición, pese a que llevaban rehenes. Incluso cuando estuvieron sentados en la aeronave y todas las puertas estuvieron cerradas, pensaron en la posibilidad de que les metieran gas para dormir por los ductos de ventilación desde la cabina y los trajeran de regreso a Managua para procesarlos, así que Contreras envió a Javier Carrión a la cabina, donde uno de los pilotos, que era griego, le dijo:

“Nooo, no tenemos ningún interés en esto. Más bien nuestra vida aquí está en peligro también”.
Según narra Torres, en Cuba el griego les pidió una pistola de recuerdo.


Hugo Torres Jiménez

Hugo Torres nació en Somoto, Madriz, cerca de Honduras, en 1948.
Sus padres fueron Cipriano Torres, telegrafista, e Isabel Jiménez de Torres.
Cuando tenía 5 años lo llevaron a vivir a León, así que él se dice “leonés pero reivindico mis dos orígenes”.
En León vivió a cinco casas de Rigoberto López Pérez, el hombre que mató a Anastasio Somoza García en 1956. Torres tiene recuerdos de esas fechas porque tenía 8 años y sabía bien quién era su vecino.
Después del triunfo de la revolución sandinista fue comandante de brigada en el Ejército Popular Sandinista y posteriormente general de brigada en el Ejército Nacional, del cual se retiró en 1998. Ahora es un general en retiro y es opositor férreo a Daniel Ortega, su antiguo compañero de armas que está a punto de superar a Somoza García en años en el poder de Nicaragua.
También fue diputado opositor y cuando habla del Frente Sandinista al que él perteneció, tiene cuidado en decir: “Aquel Frente, porque no es el mismo”.


De izquierda a derecha el fundador de la inteligencia militar en el extinto MINT y EPS Comandante Renan Montero (cubano), Coronel Hugo Torres Jimenez (J’ de la Dirección Política del EPS), Sergio Ramírez Mercado (vice presidente de la República) y Daniel Ortega Saavedra, presidente de Nicaragua, departen durante una fiesta de fin de año con miembros de la jefatura del EPS en diciembre de 1987. Archivó histórico Oscar Navarrete

De izquierda a derecha: El fundador de la inteligencia militar en el extinto Ministerio del Interior y Ejército Popular Sandinista, comandante Renán Montero (cubano), Coronel Hugo Torres Jiménez (Jefe de la Dirección Política del EPS), Sergio Ramírez Mercado (vicepresidente de la República) y Daniel Ortega Saavedra, presidente de Nicaragua, comparten durante una fiesta de fin de año con miembros de la jefatura del EPS en diciembre de 1988. LA PRENSA / Cortesía / Archivo histórico de Óscar Navarrete.

La toma del Congreso de la República

La toma del Palacio Nacional, un edificio muy concurrido en 1978, sede del Congreso o Asamblea de diputados y del extinto Senado, fue similar a la toma de la casa de Chema, pues se controló rápidamente, se contó con rehenes “de lujo”, se negoció con Somoza y se lograron los cometidos. Pero aquí todo fue en macro. Y el único con la experiencia del primer asalto fue Hugo Torres.

“Son cuestiones un tanto circunstanciales que me tocara a mí ser el único que participara en ambas acciones. Antes del Palacio yo venía de más de dos años en la guerrilla, en las condiciones más difíciles de la guerrilla. Tal vez por eso me escogieron. Y por la experiencia de la primera toma”, dice.
El Palacio Nacional lo tomaron el martes 22 de agosto de 1978, a mediodía. A diferencia de la casa de Chema Castillo, donde el comando tenía dos meses de estar entrenando en Las Nubes y esperando cualquier noticia de evento diplomático para ejecutar el operativo —supieron que asaltarían esa casa el mismo día—, la toma del Palacio fue más planeada.


Puede interesarle: Así contó LA PRENSA el asalto al Palacio Nacional hace 39 años


Dos comandos, uno liderado por Hugo Torres y Walter Ferreti, y otro por Edén Pastora y Dora María Téllez, llegarían en camionetas pintadas de verde olivo (según Hugo Torres quedaron más bien “verde chocoyo”) con 12 y 13 guerrilleros disfrazados con uniformes verdes, boina negra y rifles Garand, al estilo de la Escuela Entrenamiento Básico de Infantería (EEBI), la élite de la Guardia Nacional de Somoza; aparcarían en las entradas este y oeste, y entrarían actuando como si estuviesen preparando la venida del “jefe” (Anastasio Somoza Debayle) al congreso. El plan salió a la perfección.

“Yo entré marchando al Palacio, con mi grupo. Como la expresión decente de la Guardia Nacional. Los del otro lado entraron pegando gritos y patadas, lo típico de Edén Pastora. Entraron como la expresión real de la Guardia”, menciona el general con una sonrisa, y describe lo que sucedió segundos después:

“Una vez que entramos cerramos las puertas. Llevábamos cadenas gruesas con candados grandes. Controlamos el segundo piso, que es donde está la cámara de diputados. Había otras instituciones. Se movían más de dos mil personas en el Palacio. El día de la toma había unas 2,500 personas. Controlar a esa cantidad de gente era difícil. Si se desataba el pánico, era muy difícil controlarlos. El plan de EEBI funcionó muy bien. Muchos rehenes creyeron que era un autogolpe de Somoza contra el Congreso o un golpe de la Guardia contra Somoza. Como a mí me llamaban teniente, algunos rehenes le decían: “Teniente, nosotros somos de los mismos”.

En la noche del miércoles 23 de agosto, cuando ya se habían concluido satisfactoriamente las negociaciones, empleados públicos y periodistas duermen más tranquilos sobre la alfombra roja que dividía las bancadas parlamentarias. LA PRENSA / Archivo

En la noche del miércoles 23 de agosto, cuando ya se habían concluido satisfactoriamente las negociaciones, empleados públicos y periodistas duermen más tranquilos sobre la alfombra roja que dividía las bancadas parlamentarias.
LA PRENSA / Archivo

Pero supieron la verdad pronto. Cuando la situación estuvo controlada, los guerrilleros sacaron pañuelos rojinegros y se cubrieron los rostros, Y Hugo Torres gritó: “¡Viva Monimbó!” Afuera, la Guardia rodeaba el edificio e incluso un helicóptero rafagueó de balas el techo.

Sin perder mucho tiempo, dijeron a un rehén diputado que se comunicara con el arzobispo de Managua Obando y Bravo, el mismo intermediario de la toma de la casa de Chema. A las 3:00 de la tarde de ese día llegó Obando y Bravo con el obispo de León Manuel Salazar Espinoza y el de Granada, Leovigildo López Fitoria. El comando Rigoberto López Pérez retuvo como rehenes a más de dos mil personas que fueron liberando poco a poco en el transcurso de las negociaciones. La crisis le duró 45 horas a Somoza, antes de ver partir nuevamente a los guerrilleros en dos aviones.

Al cabo de la “Operación Chanchera”, como se llama popularmente este asalto, se liberaron a casi sesenta prisioneros sandinistas, el Frente “recuperó” (así lo llaman ellos) medio millón de dólares, difundió
mensajes de denuncia al pueblo en contra de Somoza y garantizaron su salida por la vía aérea. Un año más tarde, se consumaría el triunfo de la Revolución Sandinista. Hugo Torres, por su amplia experiencia, integraría el Ejército Popular Sandinista y llegaría a ser general de brigada en el Ejército Nacional.

Mirando el Palacio, en 2017, el general dice, tras rememorar los asaltos:

“Luchar contra una dictadura es un gran mérito para un ciudadano. Pero ahora seguimos luchando por lo mismo”.

El general Hugo Torres señala el salón donde estaba el Congreso de diputados de Nicaragua cuando ellos tomaron el Palacio Nacional. LA PRENSA / ÓSCAR NAVARRETE.

El general Hugo Torres señala el salón donde estaba el Congreso de diputados de Nicaragua cuando ellos tomaron el Palacio Nacional. LA PRENSA / ÓSCAR NAVARRETE.


Curiosidades de los asaltos

Durante la toma de la casa de Chema Castillo, miembros de la Guardia Nacional subieron al techo de la vivienda, y en las noches se oían crujidos por donde pasaban. Dentro, un guerrillero lo seguía con una ametralladora apuntando hacia arriba.
En esta operación no se incluyó en la lista para ser liberados a Leopoldo Rivas Alfaro, aplicándole una sanción porque se tenía sospechas que colaboraba con la Guardia Nacional, y prolongando su ya largo cautiverio. En 1978, sin embargo, el comando que asaltó el Palacio Nacional lo incluyó en sus listas. Hugo Torres, al respecto, dice: “Sabés vos qué es que tus compañeros te dejen solo en manos de tus captores y lo primero que comenzaron a hacer fue burlarse. ‘Ni tus compañeros te quieren’, le dijeron”.
Da la casualidad que en la toma de la casa de Chema Castillo estuvo de rehén Filadelfo Chamorro Coronel (embajador de Nicaragua en España en los 90), y en la toma del Palacio, estuvo de rehén su hermano, Eduardo Chamorro Coronel (era diputado conservador).
Asimismo, estuvieron de rehenes los dos primos de Somoza, Noel Pallais y Luis Pallais, el primero en la casa de Chema Castillo y el segundo en el Palacio.
Cuando contaron los billetes del millón de dólares que Somoza les dio tras la toma de la casa de Chema Castillo, los sandinistas contaron que faltaban cinco mil dólares. Hugo Torres cree que un guardia nacional metió la mano en el saco y extrajo un fajo pensando que nadie lo notaría.


Hugo Torres (izqd) abraza a Roberto Calderón, un sandinista liberado tras el asalto al Palacio Nacional. LA PRENSA /Cortesía/Óscar Navarrete

Hugo Torres (izqd) abraza a Roberto Calderón, un sandinista liberado tras el asalto al Palacio Nacional. LA PRENSA /Cortesía/Archivo personal de ÓSCAR NAVARRETE

...
Comentarios

Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad, www.laprensa.com.ni modera los comentarios. Para publicar un comentario más rápidamente debe iniciar sesión con su cuenta en Google o Facebook. No se publicaran comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. Solo se publicarán aquellos comentarios cuyo contenido esté relacionado a la nota.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: edicion.digital@laprensa.com.ni para que sea removido.

  • Luis Chavez

    El hombre es el unico animal que mete la pata dos veces en el mismo hoyo.

  • Pepe Turcon

    Y pensar que Tachito con la temida EBI estaba mas que listo para entrar a reventarlos pero dicen que Anastacio Somoza por salvar a Luis Pallais dio la contra orden.
    Otro Gallo cantaria!

  • El Leones

    Lo que hicieron estos individuos está clasificado actualmente por las naciones civilizadas como terrorismo doméstico. Amenazar con ejecutar a civiles indefensos es terrorismo. Este maje de Torres es hijo de guardia. Un subteniente de línea llamado Cipriano Torres el cual tuvo una plaza jugosa llamada Mina El Limón. Yo conozco a la familia de este maje vivían por el antiguo Hotel América y la panaderia Munguia en Leon.

  • El Leones

    Su papa no era telegrafista. Su papa era subteniente de la Guardia Nacional de Nicaragua. En la Mina El Limón mando a una pareja de guardias para echarme preso solo por que le conteste mal a un guardia.

  • el nica.

    Bonito, como cuenta hugo Torrez esas acciones del frente Sandinista, que supuestamente trataban de votar a regimen mas corrupto como era somoza, prometiron a la poblacion nicaraguense que vivirian con dignidad y respeto, que no habrian mas crimenes de parte de los militares, no mas corrupcion, y fue lo primero que hicieron, en cuantotriunfo la revolucion, los famosos comandantes, se fueron a los repartos donde habia vivido la famosa burguesia que ellos tanto odiaban, utilizaron los mecedez benz que dejaron los guardias somocitas, empezaron a recetarle plomo a la poblacion nicaraguense que se oponia a muchas cosas que estaban hacienda que nada se diferenciaba del tirano somoza, el mismo eran un gran prepotente, odioso, cuando el eran uno de los que decidia que se hacia con Nicaragua, mandaron a matar a miles de campesinos Miskito, lo mismo en el norte, que no se le olvide al senor Torrez, el ltiempo ha pasado, pero las heridas y la burla al pueblo nicaraguense aun vive, el ahora maldice contra su camarada Daniel, porque el ya no pudo vivir bonito, vivir bien como antes habia vivido de la revolucion, ahora anda tratando de lavar el lado obscure de su famoso tiempoo de revoluciopnario.

    • Clarin Clarin

      Todo cierto. Y ahora un millón afuera y otro millón de sirvientes en Costa Rica.

  • Aureliano

    Cuando un niño emerge en un entorno de una dinámica de herencia pre-colonial ajena a su futuro como ente de convivencia social, sus respuestas con inferencia simétrica tenderán al sentido natural y lógica de esa coyuntura. La realidad es independiente de nuestro propios conceptos si son adversos de la primicia real. Somos productos de y hemos sido pre-condicionados a muchos decires e imposiciones del mandatario de turno a jugar un roll en donde estereotipadamente damos respuesta como: si Carlos F Amador era hijo de un administrador de la sucesión Somoza …. Por lo tanto CF es Somocista . Un poco mas de respeto y sentido común a este hijo ( Hugo Torrez ) y hermano nuestro.

  • El patriota

    Marcel, están bonitas las historias de los cobardes que la prensa exalta, escribe de nuevo el artículo.

  • Clarin Clarin

    Falsedades y medias verdades. Nada de ser parte de la represión estalinista para imponer el comunismo en Nicaragua. 50,000 muertos para nada.

  • elgavilansegoviano

    ………Ahora son ellos La Nueva Dictadura en Nicaragua, por que piensan que estan “Cumpliendo,” esas solo son babosadas para meterles el mismo cuento de siempre a la gente!!,…..

  • pinol

    A estas alturas no le veo importancia a esta reportaje por cuento todo fue para seguir en la misma linea del dictador Somoza, ahora es lo mismo con el Dictador Ortega, en estos momentos no cabe este reportaje, no tiene valor histórico ni nada


Recientes
18/10/2017 08:36 PM

Yanquis a un paso de la Serie Mundial

Deportes
Yanquis a un paso de la Serie Mundial

Los Yanquis siguieron cabalgando a desesperada velocidad en busca de la gloria, mientras los Astros palidecían ante un feroz Masahiro Tanaka, quien los venció 5-0. ..

18/10/2017 06:28 PM

Bajas presiones traerán más lluvias ligeras y dispersas en el territorio nacional

Nacionales
Bajas presiones traerán más lluvias ligeras y dispersas en el territorio nacional

Gobierno anuncia la presencia de dos fenómenos meteorológicos en el país, y aseguran estar atentos a los mismos. También esto podría facilitar más lluvias. ..

18/10/2017 06:22 PM

Francisca Ramírez: “En Nicaragua somos tratados como si fuéramos unos delincuentes”

Nacionales
Francisca Ramírez: “En Nicaragua somos tratados como si fuéramos unos delincuentes”

Líder campesina compartió su experiencia en la lucha anticanal durante encuentro de defensores de derechos humanos y activistas del mundo en Dublín..

18/10/2017 04:44 PM

Gobierno de España frenaría aplicación de medidas contra Cataluña si el presidente catalán convoca elecciones

Internacionales
Gobierno de España frenaría aplicación de medidas contra Cataluña si el presidente catalán convoca elecciones

El gobierno español no aplicaría el artículo 155 de la Constitución, que prevé la suspensión de un gobierno autonómico si este desobedece la ley, si Carles Puigdemont toma ese paso..

18/10/2017 04:11 PM

Dennis Martínez lanzará la primera bola en acto inaugural del nuevo estadio

Deportes
Dennis Martínez lanzará la primera bola en acto inaugural del nuevo estadio

En el acto inaugural del nuevo Estadio Nacional de Beisbol Dennis Martínez que se realizará este jueves, un día antes del primer juego entre Nicaragua y Taiwán, participará además Daniel Ortega..

18/10/2017 03:33 PM

Imágenes | Esculturas frente al mar: la exposición de arte que atrae a turistas en Australia

Imágenes
Imágenes | Esculturas frente al mar: la exposición de arte que atrae a turistas en Australia

Anualmente se realiza la exposición "Escultura junto al mar" en las playas Bondi y Tamarama, en Sydney, Australia. La actividad atrae a turistas de diferentes nacionalidades...

Noticias por Correo

Suscribase gratis para informarse del diario acontecer nacional e internacional.

{{ formErrors.get('formInputs.email') }}

{{ value }}