Carrión continúa prófugo

 Policía tiene orden de actuar con la mayor profesionalidad OCTAVIO ENRÍQUEZ Alejandro Carrión McDonough, de 50 años, continuaba prófugo de la justicia anoche y era buscado por la Dirección de Investigaciones Criminales (DIC), por haber dado muerte el viernes a un fontanero identificado como Pablo Leal, según fuentes policiales. Alejandro, quien es hermano del general […]






 Policía tiene orden de actuar con la mayor profesionalidad

OCTAVIO ENRÍQUEZ


Alejandro Carrión McDonough, de 50 años, continuaba prófugo de la justicia anoche y era buscado por la Dirección de Investigaciones Criminales (DIC), por haber dado muerte el viernes a un fontanero identificado como Pablo Leal, según fuentes policiales.

Alejandro, quien es hermano del general Javier Carrión, jefe del Ejército, mató el viernes a Leal con un fusil AK en el barrio Las Francias, en el kilómetro 23 de la carretera entre Ticuantepe y La Concepción.

“La Policía tiene orden de actuar con la mayor profesionalidad sin importar que se trate del hermano del máximo jefe de las fuerzas armadas”, dijo un alto oficial de la Policía consultado por LA PRENSA.

Añadió que la camioneta en que se movilizaba Carrión, una Toyota crema placas 088716, la encontraron a 10 ó 15 metros de la escena del crimen.

Los informes policiales también indican que los pobladores de la zona del crimen, están indignados por el suceso y la Policía ha desplegado fuerzas para evitar que agredan a los familiares del prófugo.

El teniente coronel Leonel Gutiérrez, de la oficina de Relaciones Públicas del Ejército de Nicaragua, dijo que este caso sólo compete a la Policía porque el hermano del general Carrión no pertenece al cuerpo castrense.

El asesinato de Leal ocurrió a las cuatro de la tarde, cuando éste se hallaba en una reunión en la casa de Elías Pérez, su vecino. Carrión lo fue a buscar para matarlo después de insultarlo verbalmente y agredirlo a culatazos en el pecho, porque supuestamente le cortaba el servicio de agua.

Testigos consultados por LA PRENSA, dijeron que el problema se originó porque Pablo se encargaba de abrir y cerrar las llaves del servicio de agua de la comunidad y a Alejandro no le llegaba el líquido, por lo que tomó la determinación de acabar con la vida del fontanero, frente a un menor de 12 años que es uno de los hijos del fallecido

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: