MITRAB exige control a bananera

   El Ministerio del Trabajo no tiene presencia en todo el sector agropecuario, porque se le hace difícil penetrar a fincas alejadas Las intoxicaciones por plaguicidas han disminuido, según los registros del Ministerio de Salud Obreros de las bananeras están expuestos a los químicos plaguicidas. GABRIELA ROA ROMERO Ocho disposiciones del Ministerio del Trabajo deberá cumplir […]











 

 El Ministerio del Trabajo no tiene presencia en todo el sector agropecuario, porque se le hace difícil penetrar a fincas alejadas

 Las intoxicaciones por plaguicidas han disminuido, según los registros del Ministerio de Salud

Obreros de las bananeras están expuestos a los químicos plaguicidas.

GABRIELA ROA ROMERO


Ocho disposiciones del Ministerio del Trabajo deberá cumplir la finca bananera COQUINBA, ubicada en Chinandega, a más tardar en el mes de septiembre de este año, después que los inspectores comprobaran varias anomalías en el campo de la higiene y seguridad ocupacional.

Rigoberto Muñoz, de la Central Sandinista de Trabajadores (CST), denunció que cinco personas habían fallecido, otras tres padecían tuberculosis, dos habían quedado estériles y tres con deformaciones físicas, por causa del insecticida Nemagón, usado en la finca.

Luis Enrique Martínez, director de higiene y seguridad del Ministerio del Trabajo (MITRAB), explicó que las denuncias sobre los daños del Nemagón son secuelas por intoxicaciones ocurridas hace varios años y las autoridades ya no pueden hacer nada.

El MITRAB realizó inspecciones en la bananera COQUINBA para verificar la higiene y seguridad, exigiéndole hacer exámenes de sangre a los trabajadores para verificar si éstos padecen de intoxicaciones por plaguicidas, entre otras medidas correctivas.

Las pruebas de sangre deben hacerlas cada tres meses en todas las fincas, pero “en el lugar mencionado se hacían en un plazo irregular, por esta razón nosotros les orientamos un período fijo”, dijo Martínez.

Los empleadores también deben hacerle exámenes de orina a los trabajadores para que tengan control de su sistema renal. El MITRAB les ordenó que doten de mascarillas con filtro de carbón activo a los trabajadores que están en contacto directo con el plaguicida, para evitar que se les introduzca en las vías respiratorias.

Otros exámenes obligatorios son para detectar afectaciones en la sangre por productos químicos, además de los dermatológicos y los que detectan daños en el hígado. Con los resultados de estas pruebas se podrá verificar si los trabajadores sufren de intoxicaciones, explicó Martínez.

La finca debe señalizar todo lo referente a prohibiciones, advertencias y salvamentos en las áreas que ameriten. También capacitar al personal sobre la forma adecuada de utilizar los equipos de protección personal y las medidas de higiene y seguridad.

En el área de seguridad se hizo una segunda reinspección y el porcentaje de cumplimiento de la empresa es del 67 por ciento, pero falta que la empresa cumpla normas como la construcción de un edificio para la manipulación de plaguicidas.

Otras normas que la finca debe seguir es el uso de los equipos de protección personal, dar mantenimiento preventivo y correctivo a los equipos que utilizan y tomar medidas de seguridad, entre ellas que una persona puede penetrar a un plantío recién fumigado hasta después de 72 horas.

Disminuyen intoxicaciones por plaguicidas

Uno de los plaguicidas más dañinos es el Nemagón y “actualmente en Nicaragua se sigue utilizando, pero de manera restringida”, dijo Martínez. Comentó que siempre hay intoxicaciones por plaguicidas, pero estas cifras han bajado en comparación con años anteriores.

“El Ministerio del Trabajo no maneja estadísticas exactas sobre este tema, porque las fincas son zonas rurales, pero según datos del Ministerio del Salud (MINSA) las intoxicaciones han disminuido”, explicó Martínez.

Dijo que el MITRAB no tiene presencia en todo el sector agropecuario y “existe un problema con aquellas fincas donde el acceso es muy difícil por la lejanía en que se encuentran, sin embargo esto no sólo es un problema del MITRAB sino también de las comisiones locales intersectoriales de plaguicidas y de las demás instituciones involucradas”.

Tampoco existe una base de datos sobre las fincas que existen, porque apenas el año pasado se creó en el MITRAB un departamento agropecuario y faltan recursos para ponerlo a funcionar.

Las cifras del MINSA sobre intoxicaciones son generales, porque ese ministerio desconoce cuántos casos son accidentes de trabajo, pero los datos muestran una tendencia descendente en comparación con años anteriores.

<hr<

INTOXICACIONES POR PLAGUICIDAS

CASOS FALLECIDOS

1998 1,642 158

1999 1,560 180

TOTAL 3,202 338

Fuente: MINSA</font

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: