Jurado declara culpable a “banda de Caño Negro”

CESAR CARDENAS – Corresponsal BLUEFIELDS.– Un jurado de conciencia encontró culpable a cinco miembros de la “Banda de Caño Negro”, integrada por Heberto Gómez García, Harvey Santiago Aguilar, José Isabel Romero, Eliseo Sequeira y Elías Barrera, quienes operaban sobre Río Escondido y comunidades aledañas a Bluefields. A la banda se le atribuyen delitos como robo […]

CESAR CARDENAS – Corresponsal

BLUEFIELDS.– Un jurado de conciencia encontró culpable a cinco miembros de la “Banda de Caño Negro”, integrada por Heberto Gómez García, Harvey Santiago Aguilar, José Isabel Romero, Eliseo Sequeira y Elías Barrera, quienes operaban sobre Río Escondido y comunidades aledañas a Bluefields.

A la banda se le atribuyen delitos como robo con intimidación, violación, lesión y asesinato. Para cometer sus fechorías utilizaban tres AK y machetes.

Conmovedor para decenas de personas que durante 16 horas presenciaron el jurado, resultó el caso del asesinato del Sr. Francisco Soza Obando, quien era un humilde agricultor y miembro de una familia muy conocida en esta ciudad.

Según los autores, Eliseo Barrera fue quien le disparó, y todo por el simple hecho que Soza lo reconoció. El delincuente puso oído sordo a las súplicas de que no lo matara, y que no iba a decir nada a las autoridades.

El hecho ocurrió en el lugar conocido como La Tigrera, zona de Big Laguna, la osamenta fue encontrada a medio metro de profundidad en una laguna, donde fue lanzado por Eliseo.

La banda también, atacó el 30 de octubre de 1998, una panga que viajaba de Bluefields a Ciudad Rama, rafaguearon la pequeña embarcación en un intento de asaltarla e hirieron a Rafael Blandón Zeledón y Walter Toledo. El primero recibió un tiro en el pie izquierdo y el otro en el abdomen.

En octubre del mismo año, tres de los delincuentes llegaron disparando a la finca del Sr. Carlos Matamoros, en Caño Negro, ubicada a hora y media de Bluefields, amarraron a los trabajadores, al dueño le exigían el dinero y armas, y a una mujer con una niña de sólo cuatro meses la violaron.

Los cinco abogados que defendieron a los miembros de la banda de Caño Negro vacilaron en sus argumentos e incluso uno de ellos casi reconoció la culpabilidad de su defendido ante lo irrebatible de los hechos, que tenían tres años de no participar en un jurado. El último fue el de la banda de los “Chupacabras” donde sus cuatro integrantes fueron condenados.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: