Pretenden reducir muertes infantiles

Compromisos no deben quedar en discursos dice funcionario de OPS KARLA MARENCO L. Reducir en un 25% las muertes de los menores de cinco años a través del programa de Atención Integral a las Enfermedades Prevalentes de la Infancia (AIEPI), es la meta que el Gobierno de Nicaragua se propone alcanzar antes del 2002, según […]

  • Compromisos no deben quedar en discursos dice funcionario de OPS

KARLA MARENCO L.

Reducir en un 25% las muertes de los menores de cinco años a través del programa de Atención Integral a las Enfermedades Prevalentes de la Infancia (AIEPI), es la meta que el Gobierno de Nicaragua se propone alcanzar antes del 2002, según las autoridades de Salud.

En actividad promovida por la Presidencia de la República, para celebrar la Semana de la Niñez, la Primera Dama, María Fernanda Flores, instó ayer al Consejo Nacional de Protección a la Niñez y la Adolescencia —que ella preside— a asumir verdaderos retos y compromisos para lograr la meta planteada.

Pero, el representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS), Patricio Rojas, expresó en su discurso que ese mismo tipo de actividades deben ser llevadas a otros niveles “más cerca de las comunidades”, porque “si los compromisos quedan entre cuatro paredes, no serán más que un discurso”.

“El Gobierno ha definido el marco legal e institucional para adoptar la meta niño sano en el año 2002, ahora tiene que haber una programación detallada sobre las actividades específicas. Lo que se haga aquí depende de lo que los nicaragüenses quieran y necesiten desarrollar”, sostuvo Rojas.

Con la estrategia AIEPI, los países miembros de la OPS/OMS se comprometieron a reducir 100,000 muertes de niños menores de cinco años en las Américas en los próximos dos años.

Anualmente las enfermedades como diarrea, infecciones respiratorias, dengue, malaria, tuberculosis, desnutrición y otros padecimientos que pueden ser prevenidos por medio de la vacunación, causan la muerte de más de 150,000 niños en la región.

La estrategia AIEPI tiene un componente significativo en educación para que los trabajadores del sector salud ayuden a la población a mejorar los conocimientos, las actitudes y las prácticas de la familia y la comunidad con relación a la atención de los niños en el hogar.

También consiste en detectar tempranamente las enfermedades que puedan afectar a la niñez; identificar los problemas de maltrato y violencia a la que puedan estar sometidos y la identificación de los problemas de salud que afectan a las mujeres cuando acuden a las unidades médicas.

El representante de la OPS considera que el tema de la salud no es sólo responsabilidad de un ministerio o un gobierno, sino que comienza en el hogar.

“Las muertes de las que hablamos necesitan prevención: es agua limpia, es que la madre se lave las manos después de ir al baño, es prevención y saneamiento y eso no cuesta mucho dinero”, indicó el funcionario.

A juicio de la secretaria de Acción Social, Yamileth Bonilla, muchos retos que se asumen para mejorar la salud de la población no se cumplen porque hay una falta de coordinación entre el Gobierno, sociedad civil y la comunidad.

“Este reto no puede lograrse de la noche a la mañana, puede ser que vayamos a disminuir la mortalidad infantil, pero no con eso reduciremos la pobreza extrema del país, porque se necesita educación, agua, vivienda y de muchas cosas para tener una niñez sana”, expresó Bonilla.

Nicaragua ingresará al siglo XXI con una mortalidad infantil (menores de un año) de 40 por cada mil nacidos vivos, y una tasa de mortalidad infantil en menores de 5 años de 50 por cada mil nacidos vivos.

Cabe señalar que en la Cumbre Mundial en favor de la Infancia (1990), Nicaragua suscribió el compromiso de reducir ambas tasas de mortalidad hasta en un 50 y 70% respectivamente antes del 2000, pero eso no se logró.  

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: