Temen que conflictode propiedad termine en violencia

CAROL MUNGUIA – Corresponsal CHINANDEGA.— No habrá negociación que detenga el reclamo ininterrumpido que los propietarios de la finca “San Luis” hicieron ante los tribunales comunes. Aunque el desalojo fue frustrado por cooperativistas que explotan las 204 manzanas, el lanzamiento está programado para la próxima semana. El caso es parte de los más de 300 […]

CAROL MUNGUIA – Corresponsal

CHINANDEGA.— No habrá negociación que detenga el reclamo ininterrumpido que los propietarios de la finca “San Luis” hicieron ante los tribunales comunes. Aunque el desalojo fue frustrado por cooperativistas que explotan las 204 manzanas, el lanzamiento está programado para la próxima semana.

El caso es parte de los más de 300 conflictos agrarios que prevalecen en el Departamento de Chinandega, donde las partes instan al gobierno a tener más voluntad para arreglar los problemas de propiedad.

La finca “San Luis” está ubicada a 40 kilómetros de Chinandega y es explotada por 250 familias, que sembraron granos básicos, y las mujeres consolidaron un proyecto de exportación de semilla de marañón.

Recientemente, la Juez Segundo de Distrito de lo Civil y lo Laboral, licenciada Socorro Toruño, ordenó el desalojo atendiendo la sentencia confirmada por el Tribunal de Apelaciones de León, que ordena la restitución del inmueble a sus propietarios.

“La posesión de la finca no fue pacífica porque la familia Cabrera la reclamó todo el tiempo y tampoco fue ininterrumpida porque consta en el expediente que se efectuaron sin éxito, distintos desalojos”, dijo la judicial.

Los socios de la Asociación de Desarrollo Alternativo (ADEPAL), dicen que no están dispuestos a ceder la tierra y “con machetes, palos y piedras esperaremos a quienes intenten despojarnos”, dijo Alex Peralta, miembro de la cooperativa.

William Mercado relató que todos los beneficiarios viven en zozobra e indicó que “es hora que el gobierno liberal no convierta el hambre en luto porque las condiciones para un estallido social están dadas”, advirtió.

El señor Alvaro Cabrera dijo que “la propiedad es nuestra y a pesar de ello llevamos 10 años de alquilar tierras para cultivar porque nunca dejamos de reclamar lo que nos pertenece”.

La familia Cabrera arrendó el inmueble a AGROEXCO que la convirtió en Unidades de Producción entre 1985 y 1990, pero fueron tomadas por campesinos de la Villa 15 de Julio y “hasta la fecha no me restablecieron la propiedad pese a que gané un juicio en Chinandega y León hace ocho meses”, dijo Cabrera.

Los campesinos pidieron una tregua pero no se dio la negociación, por lo que continúa la tensión en el lugar a la espera que de un momento a otro las fuerzas policiales efectúen el lanzamiento, donde podría registrarse algún suceso sangriento.   

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: