Montaner, un periodista con el arte de predecir

Armando Ulloa R. Cuando leemos a Carlos Alberto Montaner sentimos el deseo de imitarlo, por cuanto siempre escribe con excelente información, lo cual justifica su prestigio en el periodismo internacional. Últimamente y principalmente en su artículo escrito en LA PRENSA del 6 de mayo 2000, escribe algunos conceptos sobre la democracia y su futuro que […]

Armando Ulloa R.

Cuando leemos a Carlos Alberto Montaner sentimos el deseo de imitarlo, por cuanto siempre escribe con excelente información, lo cual justifica su prestigio en el periodismo internacional.

Últimamente y principalmente en su artículo escrito en LA PRENSA del 6 de mayo 2000, escribe algunos conceptos sobre la democracia y su futuro que vale la pena analizar con mucha profundidad, y sobre todo, siguiendo el método muy práctico que suele usar este importante pensador político.

Si Chávez se reelige, piensa Montaner: “en toda América Latina la bandera de la sensatez estará a media asta, mientras las guerrillas y los terroristas aplaudirán a rabiar”, y continúa “si la sociedad venezolana ha decidido suicidarse se deben tomar medidas para evitar que cunda el ejemplo.”.

De estos pensamientos se deduce que el método del voto para elegir un gobierno está presentando dificultades profundas. Mientras los gobiernos electos por el voto popular llenan algunos requisitos adecuados para el señor Montaner, la democracia funciona, pero en cambio, si algún gobierno electo por el voto popular no llena los requisitos, en este caso, se deben de tomar medidas. La primera medida es declarar que el pueblo se ha equivocado, cegado por la frustración y la ignorancia. Y ese mismo pueblo deja de estar cegado por la frustración y la ignorancia si da su voto a un gobierno que llena los requisitos que concibe el Sr. Montaner. Se respeta el voto si me satisface, pero no se respeta ese mismo voto si no me satisface.

Con estas tesis se presenta un problema de ética en el escenario de la política internacional que no contribuyen con la paz social, ya que está comprobado históricamente que las faltas contra la ética incitan a la violencia, al deterioro de la gobernabilidad y por supuesto al desarrollo de las naciones.

El arte de predecir se deduce de otro planteamiento del señor Montaner cuando dice: “pues no es necesario ser genio del análisis estratégico para vaticinar la generalización del conflicto en toda la región”. Lo anterior indica que los pueblos de América Latina por imitar al pueblo de Venezuela pueden seguir el camino de votar por gobiernos que no llenan aquellos requisitos democráticos concebidos por el señor Montaner. Y esta imitación puede ser el inicio de las causas estratégicas del colapso de toda América Latina.

Podemos ir un poco más a fondo y decir que el voto ya no presenta una fórmula democrática para elegir los gobiernos del futuro, debemos pensar en otros métodos de establecer un gobierno ahora que estamos en la praxis de la globalización. En este aspecto tienen una tarea importante y trascendental los ideólogos de la democracia para asegurar gobiernos que llenen esos requisitos.

Estamos tratando de imitar el método práctico del señor Montaner para la política del futuro en Latinoamérica sin pretender por supuesto que nosotros tengamos en nuestras manos toda la información que él ha demostrado tener sobre este tema. Sin embargo, sabemos que la angustia de los pueblos latinoamericanos ha sido una constante imperturbable. Sabemos también que estamos viendo cosas donde los males sociales se han institucionalizado y que las soluciones tienen que ver con la justicia que debe ser también institucionalizada y democratizada, sobre todo la justicia económica que es el problema fundamental del hombre moderno latinoamericano.

Con estos problemas en la política moderna de Latinoamérica la pregunta que surge es: “¿Podrán seguir los pueblos eligiendo a los gobiernos por medio del voto?”. Pues los pueblos por su ignorancia pueden continuamente equivocarse en el futuro y esto sería según el señor Montaner un caos para América y por tanto es necesario tomar medidas.

El autor es economista.   

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: