Polémica entre médicosy testigos de Jehová

JUAN RODRIGUEZ La reciente muerte de una señora testigo de Jehová ha reavivado la vieja polémica que sostienen médicos y miembros de esta denominación religiosa: ¿Es imprescindible utilizar transfusiones de sangre para salvar vidas en cirugías urgentes? Hace unos días murió en el Hospital “Bertha Calderón” la señora Mayra Beteta de Altamirano (40), porque sus […]

JUAN RODRIGUEZ

La reciente muerte de una señora testigo de Jehová ha reavivado la vieja polémica que sostienen médicos y miembros de esta denominación religiosa: ¿Es imprescindible utilizar transfusiones de sangre para salvar vidas en cirugías urgentes?

Hace unos días murió en el Hospital “Bertha Calderón” la señora Mayra Beteta de Altamirano (40), porque sus familiares, su religión y ella misma no permitieron hacer la transfusión que, según los médicos del hospital, pudo haberle salvado la vida.

Los testigos de Jehová por motivos bíblicos rechazan cualquier tipo de transfusión de sangre a sus miembros, pero permiten en cambio técnicas médicas y quirúrgicas sin sangre para salvarle la vida a sus “siervos” que profesan su religión con principios diferentes a otras religiones.

El jueves representantes de los testigos de Jehová en Nicaragua expusieron en el “Bertha Calderón” ante especialistas, médicos residentes, estudiantes de medicina, paramédicos y enfermeras el porqué no aceptan transfusiones de sangre a sus miembros.

Mike Shepherd, representante de Watch Tower en Nicaragua, asegura que su “postura es religiosa en cuanto al uso de sangre, pero que cada testigo de Jehová lo acepta individualmente, pero reconocemos que hay beneficios científicos en el uso razonable de sangre”.

“Los testigos de Jehová no se están muriendo por falta de sangre, los números reflejan que mueren más personas que reciben sangre que los que rehúsan recibir sangre, entonces su pregunta muestra un prejuicio de parte suya”, respondió molestó Shepherd cuando LA PRENSA preguntó sobre la posición de varios médicos del Hospital “Berta Calderón” que aseguran que doña Mayra Beteta murió porque no se le pudo poner la sangre que necesitaba.

“Yo no he visto ninguna evidencia médica que demuestre que ella murió por falta de una transfusión de sangre”, insistió el representante de “Watch Tower” o Testigos de Jehová en Nicaragua.

El doctor José Antonio Gavarrete, jefe de servicios ginecológicos del Hospital de la Mujer “Bertha Calderón” y quien fue uno de los médicos que atendió a la testigo de Jehová fallecida recientemente contradijo públicamente las explicaciones que dieron los personeros de testigos de Jehová sobre el tema de las transfusiones de sangre.

“Es mentira lo que ellos dicen, no tienen razón porque incluso esta paciente la manejamos con los líquidos que supuestamente ellos recomiendan como eritropoyetina (fármaco que estimula la producción de glóbulos rojos), y otras; con esa se manejó porque ellos la consiguen, y definitivamente la paciente no respondió en ningún momento”, aseguró Gavarrete.

Según el galeno “definitivamente la única manera de salvarla, era la transfusión de sangre”. Y agregó que “no se puede ni hacer una comparación entre lo científico y lo religioso, aquí es lo científico contra el fanatismo”.

Los testigos de Jehová insistieron en el Hospital de La Mujer que para mantener el volumen sanguíneo y evitar un choque hipovolémico existen fluidos como solución de lactato de Ringer, el Dextrán, Almidón Hidroxietílico y otros productos.

También mencionaron que hay fármacos que son proteínas y que fueron creados mediante ingeniería genética que estimula la producción de glóbulos rojos. Pero hay máquina de recuperación de sangre que es filtrada y reinfundida al paciente en un circuito cerrado cuando ha sufrido éste un desangre en una operación.   

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: