Schumacher, abandonó

EDGARD TIJERINO A lo largo de 55 vueltas, esa flecha roja que es el Ferrari piloteado por Michael Schumacher, dominó el Gran Premio de Montecarlo… El alemán, rankeado número uno en destreza, serpenteaba velozmente por las calles de Montecarlo mientras los Casinos se paralizaban… Todas las miradas eran para él… Hakinen no había podido progresar […]

EDGARD TIJERINO

A lo largo de 55 vueltas, esa flecha roja que es el Ferrari piloteado por Michael Schumacher, dominó el Gran Premio de Montecarlo… El alemán, rankeado número uno en destreza, serpenteaba velozmente por las calles de Montecarlo mientras los Casinos se paralizaban… Todas las miradas eran para él… Hakinen no había podido progresar desde su quinta posición en el arranque, en tanto, el italiano Jarno Trulli, sorprendiendo con su persecución del líder, trataba de mantenerse al acecho, esperando cualquier imprevisto que afectara a Schumacher… Detrás, Coulthard, el segundo timón de McLaren, haciendo ajustes para evitar fallas irreparables.

Una gran máquina, no es tan determinante en la agobiante flexibilidad de Montecarlo… Se necesita el complemento de un conductor de habilidad probada, capaz de manejar la fuerza centrífuga, el momento angular, la ley de la gravedad, las cuotas de riesgo frente a los derrapes, la máxima aceleración permisible en cada una de las curvas.

La combinación Ferrari-Schumacher, es ideal para Montecarlo, y eso estaba demostrándose por 55 giros… Cuando el inspirado Trulli salió del escenario en la vuelta 36, se consideró que el germano no tendría que enfrentar inconvenientes para imponerse.

De pronto, una falla en la suspensión trasera, problema en los sistemas de escape, un tubo roto, y Schumi “desnudo y enclenque”, forzado al abandono, ve salir de los bolsillos 10 puntos y esfumarse su quinta victoria del 2000… Perder Montecarlo, de esa forma, bien vale una maldición.

La prudencia fue clave para David Coulthard, el escocés que hace unas semanas sobrevivió a un accidente aéreo… Se mantuvo a la expectativa mientras observaba la agresividad de Schumacher y la tenacidad de Trulli… Cuando ellos abandonaron, asumió el liderato y se cuidó del brasileño Barrichello… Su compañero de equipo, el actual Campeón Mundial, Mika Hakinen, no aparecía en su espejo retrovisor lo cual le permitió obtener una mayor tranquilidad.

A la hora y 49 minutos, Coulthard cruzó la meta… Desde Jackie Stewart en 1973, ningún británico lograba triunfar en Montecarlo… Los 10 puntos obtenidos le permiten llegar a 34, acercándose a 12 de Schumacher, inyectándole de esa forma, un gran interés a la próxima carrera… El alemán no pudo alejarse mucho golpeando en las narices las posibilidades de sus oponentes.

Segundo fue Barrichello de Ferrari y tercero Giancarlo Fisuichella de Benetton… En cuarto el subcampeón del 99, Eddie Irvine, ahora corriendo para Jaguar.

Pasó Montecarlo pero la guerra continúa… Los 12 puntos de ventaja de Schumacher tienen un gran valor, sobre todo, considerando que el gran enemigo es Hakinen, y está más atrás.   

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: