La dignidad no tiene precio

En referencia a la trama que le han prefabricado al Dr. José Antonio Alvarado, sobre su nacionalidad, quiero felicitarlo por este medio porque ha demostrado con su actitud que es persona no servil, no sumisa y no aduladora. Como ciudadano nicaragüense que es, está haciendo legalmente el uso que nos confiere nuestra Constitución Política de […]

En referencia a la trama que le han prefabricado al Dr. José Antonio Alvarado, sobre su nacionalidad, quiero felicitarlo por este medio porque ha demostrado con su actitud que es persona no servil, no sumisa y no aduladora.

Como ciudadano nicaragüense que es, está haciendo legalmente el uso que nos confiere nuestra Constitución Política de Nicaragua de aspirar a la candidatura a cualquier cargo de elección popular, pero desgraciadamente los aprendices a dictadores, acompañados con un grupo de serviles y de “Sí señor”, están molestos por este hecho, como que si ellos son los dueños de Nicaragua.

Todo este ardid lo ha llevado al Dr. Alvarado a situaciones desagradables en su dignidad, su moral y su integridad personal ha sido y sigue siendo ultrajada y herida profundamente con epítetos vulgares de: traidor, deshonesto y desleal.

Dr. Alvarado, está bien que arregle toda esta situación y que así quede despejada toda la trama que le habían inventado pero, le sugiero hacer uso de la opción más adecuada en sus aspiraciones políticas.

Creo que su dignidad no tiene precio; entonces por su propia autoestima, su amor a sus padres, su amor a su esposa y su amor a sus hijos, escoja esa opción.

Rendir pleitesía, bajar la cabeza y doblar las rodillas, solamente ante Dios.

ARMANDO SALAZAR MEJIA

ENITEL 1/2 c. al norte

Tel.: 5570066 – Diriomo   

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: