Jueza fulmina a pareja acusada de ser mulera

JANELYS CARRILLO B. La Jueza Primero de Distrito del Crimen de Managua, Martha Quezada, dictó auto de prisión contra Nizo Morales y Evelyn Toruño, después de encontrar suficientes presunciones de su participación en el tráfico de 10 kilos de cocaína desde Masaya hasta Managua. El 22 de mayo, la Policía detuvo a Morales, de profesión […]

Un periodista y su comadre, acusados de tráfico de diez kilos de cocaína de Masaya a Managua fueron sentenciados a prisión.

JANELYS CARRILLO B.

La Jueza Primero de Distrito del Crimen de Managua, Martha Quezada, dictó auto de prisión contra Nizo Morales y Evelyn Toruño, después de encontrar suficientes presunciones de su participación en el tráfico de 10 kilos de cocaína desde Masaya hasta Managua.

El 22 de mayo, la Policía detuvo a Morales, de profesión periodista y a su comadre, la señora Toruño, luego que a bordo de un microbús que viajaba entre Masaya y Managua, alguien denunció el robo de una cartera.

Un policía que viajaba en el vehículo, ordenó al conductor trasladarse a la Estación Cinco para registrar a los pasajeros, encontrando la cocaína en vez de la cartera.

Quezada razonó que la delincuencia de Toruño se comprobó con su propia declaración, al admitir el traslado de la caja por encargo de alguien identificado como Noel, cuyo contenido luego se determinó era cocaína.

Las declaraciones de una oficial y del ayudante del microbús en el que viajaban ese día, también fueron determinantes para que la judicial tomara su decisión.

De acuerdo a la sentencia, cuando un oficial de Policía pidió a Toruño que abriera la caja una vez que se encontraban en la Estación Cinco, ella se puso renuente pero después accedió, tras lo cual se puso a llorar. Cuando le preguntaron si el contenido de la caja era suyo, respondió que le habían prometido pagarle por el traslado.

El dictamen judicial invoca los testimonios que relatan que cuando se ordenó a los pasajeros tomar sus pertenencias, Toruño tomó la caja, y que cuando se ordenó cerrar las puertas del vehículo para evitar que el supuesto ladrón huyera, la procesada quiso abrirlas y pedía que le pasaran la caja. Tanto ella como Morales se habrían puesto muy nerviosos.

En el caso de Morales, la jueza hace ver que hay presunciones vehementes de que sí sabía lo que transportaba porque además de que se quedó esperando a su comadre, de regreso a Managua recibió una llamada telefónica por su celular y aseguró a quien le escuchaba al otro lado de la línea que “todo va bien”.

Otros testigos hablan del vínculo de Morales con Toruño en la comisión del delito, por el hecho de haberlo visto cargar la caja al abordar el microbús. “Tengan listo el automóvil”, habría dicho también Morales a quien lo llamó por el celular.

Con relación a Dámaso Vega López, Esther Ruiz y su marido Napoleón Silva, así como Oscar Gutiérrez, también involucrados por la Policía en tráfico de drogas, la judicial dejó causa abierta para ellos y para cualquier otra persona que resulte involucrada en ese delito  

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: