Autoridades electorales enfrentan su primer dilema

El presidente y la representante legal de la desaparecida alianza MDN se presentaron juntos al CSE a solicitar las firmas de respaldo Tanto el MDN original como la alianza piden que Rivas se inhiba de conocer el caso por haber emitido opinión CONSUELO SANDOVAL El nuevo Consejo Supremo Electoral (CSE) enfrenta su primer dilema: Decidir […]

Roberto Sequeira, en representación del partido MDN y Lucía Salvo, representando a los partidos aliados, esperan ser atendidos por las autoridades electorales.

  • El presidente y la representante legal de la desaparecida alianza MDN se presentaron juntos al CSE a solicitar las firmas de respaldo
  • Tanto el MDN original como la alianza piden que Rivas se inhiba de conocer el caso por haber emitido opinión

CONSUELO SANDOVAL

El nuevo Consejo Supremo Electoral (CSE) enfrenta su primer dilema: Decidir a quién le quedan las 86 mil firmas de respaldo de la desintegrada alianza “Movimiento Democrático Nicaragüense” (MDN).

Roberto Sequeira y Lucía Salvo, presidente y representante legal del MDN, se presentaron ante el CSE ayer por la mañana y entregaron la solicitud de devolución de las firmas que habían presentado como requisito indispensable para participar en los comicios municipales previstos para noviembre próximo.

En la misiva entregada al secretario del Poder Electoral, Rolando Rodríguez, demandaron además que su titular Roberto Rivas se inhiba de conocer el asunto por haberse implicado al emitir opinión en un canal de televisión.

Los demandantes informaron que los magistrados deberán pronunciarse en esta semana sobre el destino de las firmas, que según Salvo no pueden ser utilizadas por el MDN en calidad de partido unitario; en tanto, Sequeira aseguró que no se quedará con las firmas que fueron recogidas por todos los miembros de la alianza.

La opinión de diferentes abogados está dividida sobre la pregunta de a quién pertenecen las firmas. El director legal del Parlamento, Raúl Palacios, sostuvo que las firmas pertenecen legalmente al MDN original, porque posee la personería jurídica, ya que el resto de agrupaciones políticas que formaron la alianza ni siquiera las inscribieron como tal.

“Las firmas estuvieran perdidas si la alianza se hubiera disuelto, pero como no fue inscrita (como alianza), las puede retirar únicamente el MDN, incluso sus dirigentes originales pudieran sumarlas al Partido Conservador de Nicaragua (PCN), en caso que decida plegarse a esta agrupación política”, explicó.

Por su parte, el tercer secretario del Parlamento, Wálmaro Gutiérrez, estimó que lo más sano sería que el CSE suspenda los efectos jurídicos de las firmas recolectadas, porque los ciudadanos las plasmaron a favor de una alianza y no como partido, por ende pudieran ser anuladas.

Para el jurista Sergio García Quintero, las firmas fueron presentadas por el MDN como alianza y si ésta desapareció no estarían respaldando a nadie y tampoco se podrían transferir a otras agrupaciones.

“Las firmas se levantaron para el MDN (alianza), legalmente pertenecen a esta agrupación, y si ahora deciden retirarlas dejaron de pertenecer a alguien”, sostuvo el jurista.

A juicio de la ex presidenta del Parlamento, Miriam Argüello, los dirigentes del MDN moralmente no pueden usar las firmas, aun cuando estén inscritas legalmente bajo sus siglas. Aclaró que tampoco los restantes partidos pueden hacer uso de las firmas porque al separarse a nadie le pertenecen.

“ESTO PARECE UN ENTIERRO”
Ninguno de los dirigentes políticos que se presentaron ante el Poder Electoral supo explicar cuál será el futuro de los partidos que ahora quedaron dentro de la alianza.

Salvo se declaró “atribulada y consternada” por la desintegración que sufrió el MDN, no obstante, aseguró estar dispuesta a ser la candidata a la Alcaldía de Managua por otra agrupación política que conformen los partidos y personalidades que quedaron en la alianza.

Los integrantes de la fugaz alianza, que hace apenas dos semanas asistieron a la entrega de las firmas, “vinimos con papachín, alegría y banderas y ahora esto parece un entierro”, se lamentó Salvo.

Entre los que no acompañaron a Sequeira y Salvo a retirar las firmas están Azucena Ferrey, Joaquín Cuadra, Ernesto Leal, Dora María Téllez y Antonio Lacayo.

Aunque Sequeira estimó que, a pesar de todo, todavía la alianza no está acabada, reiteró que continúa en pláticas con el diputado Noel Vidaurre, presidente del Partido Conservador de Nicaragua, agrupación política a la que considera deberán adherirse los miembros de la alianza del MDN dispersada, a fin de lograr una verdadera Tercera Fuerza que compita con liberales y sandinistas.

Salvo rechazó de un tajo tal propuesta, porque no se siente identificada con los conservadores  

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: