Controversia fiscal en Las Segovias

MARIA ANTONIA LOPEZ M. Un supuesto error en el cobro del “Impuesto de derecho de Piso”, establecido por la Alcaldía de Dipilto podría revivir un viejo conflicto entre la Comuna y los madereros que extraen material forestal en Nueva Segovia. Mauro Vílchez, gerente de la empresa Maderas Segovianas, denunció que hasta esa extractora llegó un […]

MARIA ANTONIA LOPEZ M.

Un supuesto error en el cobro del “Impuesto de derecho de Piso”, establecido por la Alcaldía de Dipilto podría revivir un viejo conflicto entre la Comuna y los madereros que extraen material forestal en Nueva Segovia.

Mauro Vílchez, gerente de la empresa Maderas Segovianas, denunció que hasta esa extractora llegó un cobro en concepto de 42 traslados de madera realizados durante el mes de marzo y mediados de mayo en concepto de impuesto de derecho de piso.

Vílchez añadió que este cobro es ilegal por dos razones, el tránsito de las rastras es por la Carretera Panamericana y el cobro de peaje es un tributo inexistente en el país.

Vílchez dijo que antes la Alcaldía les cobraba 50 córdobas, pero ahora subieron a 100 córdobas sin notificación alguna.

Añadió que si se niegan a pagar lo establecido la Alcaldía toma represalias y no aprueba el aval para la extracción de la madera.

La ilegalidad de este cobro fue ratificada por el asesor legal del Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI), Salvador Gaitán, quien afirmó que no se puede cobrar peaje por el uso de dicha carretera.

El alcalde de Dipilto Wilfredo Zavala, dijo que este cobro fue acordado con las empresas madereras como una “tasa especial” enterada a la Alcaldía para realizar obras de desarrollo comunal.

Aunque la notificación aparece como impuesto de derecho de piso, afirmó que se trata de un error, ya que el mismo efectivamente no existe mientras tanto el caso será expuesto ante el Concejo y se enviará cartas de rectificación a la empresa señalada.

Zavala explicó que la tasa especial fijada en cincuenta córdobas fue acordada en virtud que las empresas no cumplieran con una propuesta de proyectos para la comunidad, tales como puentes, caminos y otros.

“Yo les propuse que mejor lo hicieran como una tasa especial, tomando en cuenta que la extracción de madera es el principal recurso que tiene el municipio y pagar 50 ó 100 córdobas no les afecta mucho ya que al menos se extraen 2,8 millones de pies tablares anualmente de Dipilto”, indicó.

Sin embargo, Vílchez sostiene que no pagarán los 100 córdobas pues la intención es que la Alcaldía establezca ese cobro bajo una figura legal.

Según el edil el municipio ha tratado de reordenar y controlar la salida del recurso forestal y una de las acciones inmediatas adoptadas es la entrega de avales para la extracción.

Por esa situación los madereros hace algunos años se opusieron aunque al final acordaron aceptar el aval municipal.

Zavala dijo que revivir un viejo conflicto por no pagar esa tasa especial podría crear serios problemas.   

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: