Ingenio de Rivas en crisis

Reiniciará actividad hasta noviembre Anuncian liquidación de prestaciones para 269 empleados, pero aún no ha sido efectiva NOELIA SANCHEZ RICARTECorresponsal RIVAS.– La administración del Ingenio Benjamín Zeledón anunció el cierre “temporal” de sus operaciones debido a problemas económicos originados por la baja en los precios internacionales del azúcar y por falta de financiamiento de la […]

  • Reiniciará actividad hasta noviembre
  • Anuncian liquidación de prestaciones para 269 empleados, pero aún no ha sido efectiva

NOELIA SANCHEZ RICARTECorresponsal

RIVAS.– La administración del Ingenio Benjamín Zeledón anunció el cierre “temporal” de sus operaciones debido a problemas económicos originados por la baja en los precios internacionales del azúcar y por falta de financiamiento de la banca privada, por ello una de sus medidas inmediatas ha sido la liquidación de todos sus trabajadores.

Ahora los 269 trabajadores de esta empresa que operaban tanto en tiempo de zafra como en tiempo “muerto” (cuando la zafra concluye), pasarán a ser trabajadores “temporales”, es decir sólo laborarán en tiempo de zafra, entre noviembre y abril.

El argumento del administrador del ingenio, Carlos Calderón, es que ahora no pueden operar en ambos períodos (muerto y de zafra), porque las malas condiciones económicas no lo permiten; comentó que los precios internacionales del azúcar andan entre cinco y siete dólares por quintal y los costos de producción han subido a 15 dólares por cada quintal.

Los trabajadores del Ingenio fueron liquidados y de acuerdo a sus años de servicio recibirán su salario básico más los años de antigüedad, más un incentivo que corresponde al equivalente de 7.5 meses de acuerdo al salario.

Regresarán nuevamente a laborar el próximo mes de noviembre, pero sólo por la temporada.

Esta liquidación aún no se ha hecho efectiva pero el administrador del ingenio dijo que en todo el mes de junio “saldrán del problema” y comenzarán a liquidarlos en grupos, asegurando que si consiguen el dinero “pagaran a todos”.

Con la crisis económica del Ingenio Benjamín Zeledón, se ha implementado un nuevo plan para los trabajadores, a fin de que se garantice “lo ofrecido”, en el marco del convenio colectivo, establecido con la administración.

Con este nuevo plan se les garantiza a los trabajadores que ellos “serán los primeros en ser contratados en noviembre”, asimismo establece que se “mantendrán todos los beneficios (medicinas, uniformes, canasta básica) como si fueran permanentes”.

Según Calderón, este nuevo plan es voluntario pero aclaró a los trabajadores que si no lo tomaban “no se le garantizaba lo ofrecido”.

Durante la zafra 1999-2000 el Ingenio Benjamín Zeledón produjo 705,000 quintales de azúcar, lo que a juicio de Calderón fue una excelente producción; no obstante ahora la situación se les revierte pues asegura que entre más producción hay mayores pérdidas.

Los trabajadores viven un ambiente de incertidumbre, pues luego de ser liquidados por esta empresa aún no han recibido su dinero.

El temor de los trabajadores radica en que el pago de sus prestaciones no ha sido efectivo y temen que no se haga efectivo porque la empresa no tiene las condiciones económicas de hacerlo.

Los trabajadores dicen no tener ninguna garantía de que el próximo noviembre vuelvan a ser contratados y ni que reciban los beneficios laborales que tenían cuando eran trabajadores permanentes.