Oriental, la competencia

JUAN CARLOS BOW r=»#000000″ size=»4″ face=»Georgia, Verdana, Times New Roman, Times, serif»> Oriental, la competencia JUAN CARLOS BOW La competencia que significan las ferreterías instaladas en el Mercado Oriental para unos gerentes es fuerte y desleal; y para otros, estos ferreteros no significan ningún problema para el desarrollo de sus negocios. Para Roberto Morales Guzmán, […]

JUAN CARLOS BOW

r=»#000000″ size=»4″ face=»Georgia, Verdana, Times New Roman, Times, serif»>


Oriental, la competencia





JUAN CARLOS BOW


La competencia que significan las ferreterías instaladas en el Mercado Oriental para unos gerentes es fuerte y desleal; y para otros, estos ferreteros no significan ningún problema para el desarrollo de sus negocios.

Para Roberto Morales Guzmán, vicegerente de la Ferretería Roberto Morales Cuadra y presidente de la Asociación de Ferreteros de Nicaragua (AFENIC), es dificil competir con las ferreterías del Oriental.

Pues, según Morales, estos negocios no pagan impuestos por sus mercancías, y no cobran el Impuesto General al Valor (IGV), ya sea porque son ilegales o son cuota fija a la Alcaldía. Además, porque no tienen los gastos administrativos y las responsabilidades que tiene una ferretería establecida.

Por lo cual, Morales comentó que la Aduana y el Ejército tienen la obligación de velar para que el contrabando no logre entrar al país y así la nación siga percibiendo dinero en concepto de impuestos.

Al respecto, Denis Vargas Morales, gerente administrativo de la Ferretería Pastora, dijo que para ellos las ferreterías ubicadas en el Mercado Oriental no significan un problema, por ser cuotas fijas, sino que son más bien clientes que compran y se suplen de las ferreterías importadoras.

Por su parte, Edwin Osejo García, propietario de una ferretería en el Oriental, dijo que ellos no son competencia para las ferreterías grandes, ya que atacan dos mercados distintos.

Javier Hernández Rueda, gerente general de la Ferretería Reinaldo Hernández y vicepresidente de AFENIC, dijo que deben haber reglas del juego claras, y que debería de regularse la calidad de los materiales para la construcción, ya que hay muchas personas que venden productos derivados del hierro, que no cuentan con las normas de control de calidad, según Hernández.