Cayó el gordo

FABIAN MEDINA r=»#000000″ size=»4″ face=»Georgia, Verdana, Times New Roman, Times, serif»>En Letra Pequeña Cayó el gordo FABIAN MEDINA Byron Jerez cayó a pesar de la Contraloría. Cualquiera con más de tres dedos de frente sabe que de no ser por la presión interna y externa que tenía la Contraloría, Byron Jerez hubiese salido limpio de […]

FABIAN MEDINA

r=»#000000″ size=»4″ face=»Georgia, Verdana, Times New Roman, Times, serif»>En Letra Pequeña


Cayó el gordo





FABIAN MEDINA


Byron Jerez cayó a pesar de la Contraloría. Cualquiera con más de tres dedos de frente sabe que de no ser por la presión interna y externa que tenía la Contraloría, Byron Jerez hubiese salido limpio de la investigación a que estaba sometido, a pesar de toda la evidencia que existía en su contra. Y aunque están haciendo todo lo posible para que el caso no llegue a los tribunales, fueron muchos los que ayer dijeron aliviados: ¡Cayó el gordo!

ABOGADOS DEFENSORES

La Contraloría de la República se portó más como equipo de abogados de Byron Jerez que como un organismo que fiscaliza el uso del dinero público. Don Guillermo Argüello Poessy llegó más preparado para demostrar que no había delito que para exponer la investigación que hizo la institución que preside. Y para ello se llevó los diccionarios de Cabanellas, el Código Civil, etc. y se olvidó de toda las pruebas, que dicho sea de paso, cayeron en manos de la Contraloría sin que hiciera algún esfuerzo para encontrarlas.

INCAPACES

Y para colmo, don Guillermo dijo que si alguien está interesado en llevar a los tribunales a Byron Jerez que lo haga en cualquier juzgado, que ese es un derecho de todo ciudadano. ¡Qué lindo! La diferencia es que los ciudadanos no tenemos un presupuesto del Estado para hacer eso. Al contrario, de nuestras bolsas sale el dinero que se le da a la Contraloría para que haga lo que dice que no puede hacer. Porque si un ciudadano va a tener más poder que un Contralor para enjuiciar un funcionario público, pues que regresen sus salarios y “Toyotas Prado”, que en sus manos se están desperdiciando.

¿EXONERADO DE QUE?

Y como son muy pocas las personas que leen el diario oficialista La Noticia, les cuento cómo titularon a ocho columnas la noticia de ayer: “Jerez exonerado”. ¡Dios santo!

Espionaje telefónico

Tal vez por la dimensión de los delitos que acompañaron, han pasado inadvertidos dos hechos que involucran al Ejército y la Policía y que pueden ser tan o más graves que las noticias que han ocupado las primeras planas. El primero de ellos es que para descubrir la red narco que incluía una capitana de la Policía Nacional, la Policía dijo que llegaron a ellos después de oír una conversación telefónica entre la capitana y los narcos, con lo que tácitamente reconocieron que aún se sigue utilizando el espionaje telefónico para combatir delitos.

El problema no sería mayor si siempre se tuvieran resultados como el de ahora, pero quién nos garantiza a usted y a mí, que en aras de descubrir un delito no se nos esté interviniendo nuestros teléfonos, una práctica que por demás está prohibida por nuestras leyes.

ARMAS DE GUERRA

Otro hecho que llama la atención es que Alejandro Carrión McDonough, hermano del jefe del Ejército, utilizó un fusil AK, un arma de guerra oficial del Ejército, para matar a un campesino con el que tenía un diferendo. Si mal no recuerdo es el Ejército el que insiste en que las armas de guerra sólo deben estar en mano del Ejército y la Policía y ha pedido a los productores que se defiendan de los delincuentes con escopetas o carabinas. ¿Cómo es entonces que un AK estaba en manos del hermano del general Carrión sin que él tenga conocimiento de ello? Y supongamos que no lo sabía, ¿cómo espera el jefe del Ejército aplicar la ley en Nicaragua si no ha podido ni comenzar por su casa?

Comentarios y sugerencias: Fabián Medina