Es por Chile, dice ex colaborador

Eva Vergara (AP) r=»#000000″ size=»4″ face=»Georgia, Verdana, Times New Roman, Times, serif»>Pinochet ofrece “su sacrificio’’ Es por Chile, dice ex colaborador Eva Vergara (AP) SANTIAGO DE CHILE.- El general Augusto Pinochet ofreció el miércoles “su sacrificio” judicial para que los chilenos se reencuentren después de décadas de divisiones políticas, según dijo el miércoles el general […]

Eva Vergara (AP)

r=»#000000″ size=»4″ face=»Georgia, Verdana, Times New Roman, Times, serif»>Pinochet ofrece “su sacrificio’’


Es por Chile, dice ex colaborador





Eva Vergara (AP)


SANTIAGO DE CHILE.- El general Augusto Pinochet ofreció el miércoles “su sacrificio” judicial para que los chilenos se reencuentren después de décadas de divisiones políticas, según dijo el miércoles el general retirado Luis Cortés Villa.

Cortés, secretario ejecutivo de la Fundación Augusto Pinochet, fue uno del medio centenar de generales que acudieron a visitar en el Día de la Infantería al senador despojado de su inmunidad desde el lunes.

Pinochet ostenta el título del Primer Infante de la Patria y fue homenajeado por sus colegas retirados en su domicilio del exclusivo suburbio de La Dehesa.

El oficial retirado dijo que “mi general ofrece su sacrificio” por la unidad del país.

“Yo, por lo que estoy pasando en estos momentos, por lo que tenga que pasar, ahora aquí en Chile, se lo dedico a mi país para que se reencuentre”, dijo Pinochet según Cortés Villa.

Pinochet está acorralado judicialmente después que el lunes la Corte de Apelaciones lo despojó por 13 votos a 9 de su inmunidad de senador vitalicio, por lo que podrá ser enjuiciado si la Corte Suprema confirma el fallo.

La defensa del general tiene plazo hasta la medianoche del sábado para apelar.

El ex dictador enfrenta además 110 querellas criminales que lo acusan de asesinatos, secuestros, torturas y de desaparición de detenidos.

Las denuncias son investigadas por el juez Juan Guzmán, quien reunió los antecedentes que hicieron posible el desafuero del veterano general por el secuestro de 19 prisioneros políticos en el norte, en octubre de 1973.

Antes de regresar a Chile, en marzo último, Pinochet estuvo con arresto domiciliario durante 503 días en Londres a petición del juez español Baltasar Garzón, que quería procesarlo en Madrid por los abusos de la dictadura chilena.

Fue liberado por el gobierno británico porque un equipo de especialistas médicos dictaminó que había sufrido un deterioro mental y físico “irreparable”, que no permitían que soportara un juicio.

Empero, uno de sus visitantes, el general retirado Carlos Forestier, dijo que lo había encontrado de “mente bastante clara”.

Las reiteradas alusiones a la salud mental de Pinochet derivan del hecho de que el único eximente de juicio considerado por la legislación chilena es la demencia.

Entretanto, el gobierno restó importancia a los homenajes a Pinochet, que se iniciaron temprano con un grupo de mariachis cantándole “El Rey”, tema que le encanta al veterano senador.

El ministro del Interior, José Miguel Insulza, dijo que “me parece obvio que lo saluden en esta fecha, no le demos más connotación política de la que tiene”.

La fecha fue celebrada en Arica, 2,020 kilómetros al norte de Santiago, por el comandante en jefe del ejército, general Ricardo Izurieta, quien ante la insistencia de la prensa, dijo que “nosotros a todas las personas que han integrado la institución, particularmente al general Pinochet, que fue durante tantos años comandante en jefe… le rendimos un especial cariño y saludo en el día de hoy”.