Campesinos denuncian atropellos

HEBERTO JARQUINyJUAN IGNACIO ROSALES r=»#000000″ size=»4″ face=»Georgia, Verdana, Times New Roman, Times, serif»>Culpan a teniente primero del Ejército Campesinos denuncian atropellos HEBERTO JARQUINyJUAN IGNACIO ROSALES SIUNA, RAAN.– Habitantes de la comunidad Las Quebradas, a unos 40 kilómetros al suroeste de Siuna, denunciaron en carta enviada a la Comisión de Paz de Siuna, que un grupo […]

HEBERTO JARQUINyJUAN IGNACIO ROSALES

r=»#000000″ size=»4″ face=»Georgia, Verdana, Times New Roman, Times, serif»>Culpan a teniente primero del Ejército


Campesinos denuncian atropellos





HEBERTO JARQUINy
JUAN IGNACIO ROSALES


SIUNA, RAAN.– Habitantes de la comunidad Las Quebradas, a unos 40 kilómetros al suroeste de Siuna, denunciaron en carta enviada a la Comisión de Paz de Siuna, que un grupo de quince militares al mando del teniente primero Roberto Picado, golpeó a un civil, amenazó de muerte a un ex miembro de la Resistencia, y requisó las armas del jefe de la Policía Voluntaria y sus ayudantes.

El presunto teniente primero, quien se aseguró pertenece al Séptimo Comando Regional, puso en zozobra a la población.

El suceso ocurrió el 30 de mayo y después de recibir la denuncia, LA PRENSA consultó al teniente coronel Rodolfo Velázquez, jefe del destacamento militar en Siuna, quien dijo que no conocen a ningún teniente primero llamado Roberto Picado, y que probablemente llegó de Waslala.

El teniente coronel Velázquez aseguró que la denuncia la hará del conocimiento de los altos mandos militares ubicados en Jinotega y Matagalpa, a fin de evitar esos atropellos a los derechos humanos de los campesinos del sector.

La carta afirma que los 15 presuntos militares, además de atemorizar a los pobladores de Las Quebradas, exigieron a otros campesinos que les dieran de comer “o si no ya saben lo que les espera”, dijo el presunto teniente.

Tras el incidente en Las Quebradas, representantes de organismos de derechos humanos, policías voluntarios y Delegados de la Palabra, trataron de hablar con él.

Al ver al grupo de civiles, el supuesto militar les gritó que no avanzanramás y los encañonó. Tras la insistencia de los civiles, permitió que dos hablaran con él, pero las propuestas que dejara de intimidar a la gente y que entregara los fusiles, fue rechazada totalmente.   

×