Mueren 58 inmigrantesilegales en Gran Bretaña

Indocumentados iban en un camión frigorífico Sonia Delesalle (AFP) LONDRES.- El descubrimiento de los cadáveres de 58 inmigrantes clandestinos de origen asiático el lunes en el puerto de Dover, a bordo de un camión frigorífico holandés, causó consternación en Gran Bretaña, agitada desde hace meses por una polémica sobre la mejor forma de evitar la […]

Un panorámica general del puerto de Dover, al sureste de Inglaterra. En la madrugada de ayer, 58 personas de origen asiático fueron halladas muertas en un camión frigorífico holandés en Dover. La inmigración ilegal sigue cobrando víctimas en Inglaterra. LA PRENSA/AP.

  • Indocumentados iban en un camión
    frigorífico

Sonia Delesalle (AFP)

LONDRES.- El descubrimiento de los cadáveres de 58 inmigrantes clandestinos de origen asiático el lunes en el puerto de Dover, a bordo de un camión frigorífico holandés, causó consternación en Gran Bretaña, agitada desde hace meses por una polémica sobre la mejor forma de evitar la inmigración ilegal.

Los cuerpos de 54 hombres y cuatro mujeres, todos adultos, fueron descubiertos en la madrugada del lunes durante una inspección de rutina en un área de estacionamiento de la zona portuaria de Dover, principal puerto de entrada al Reino Unido, incluso para los inmigrantes clandestinos.

Se hallaron dos personas vivas entre los cadáveres. Según la Policía de Kent los cuerpos fueron hallados en la parte trasera de un camión frigorífico de 18 metros de largo, con matrícula holandesa, que transportaba tomates.

El camión acababa de atravesar el Canal de la Mancha a bordo de un ferry procedente del puerto belga de Zeebrugge.

Los dos únicos sobrevivientes, dos hombres, fueron transportados a un hospital de los alrededores, pero sus vidas no están en peligro.

La Policía, los bomberos y los agentes de aduana comenzaron en la mañana a retirar los cuerpos del camión. El conductor del vehículo fue detenido inmediatamente y era interrogado por la Policía.

Según las primeras constataciones, las personas perecieron asfixiadas en el contenedor hermético, cuando la temperatura exterior era de unos 30 grados.

El sistema de refrigeración no funcionaba en el interior del contenedor, donde los clandestinos estaban instalados, pero no amontonados, precisó un responsable de la aduana.

El ministro británico del Interior Jack Straw se dijo “consternado” este lunes tras el macabro descubrimiento, y defendió la acción de su gobierno en ese terreno. “Es un hecho absolutamente terrible. Estoy consternado por todas esas vidas perdidas. Nuestro pensamiento va para los familiares de los que murieron”, declaró el ministro.

“Este incidente preciso es objeto actualmente de una amplia investigación policial: el gobierno está determinado a proseguir su lucha contra el comercio terrible que representa este tipo de tráfico, cuyos autores no tienen ninguna consideración por la vida humana”, agregó el ministro.

Este drama servirá sin duda para reavivar la polémica que produce el flujo de clandestinos y personas que solicitan asilo en Gran Bretaña, ya que la oposición conservadora acusa al gobierno de Tony Blair de demostrar laxismo en esta materia.

Blair, interrogado desde Portugal donde asiste a una cumbre de la Unión Europea, recordó inmediatamente que su gobierno ha tomado cierto número de medidas “para intentar impedir que se ayude a entrar gente de manera clandestina en nuestro país”.

Una ley sobre la inmigración clandestina, que entró en vigencia el pasado abril, prevé fuertes multas para los conductores de camión que penetren a territorio británico con inmigrantes clandestinos a bordo.

También prohíbe a quienes piden asilo solicitar ayuda social en el puerto de llegada, lo que permitió acabar con uno de los “imanes” que atraían a los inmigrantes a Gran Bretaña, recordó Straw.

El puerto de Dover es uno de los centros principales del tráfico de inmigrantes clandestinos hacia Gran Bretaña, y por eso la Policía y la aduana ejercen controles permanentes.

De esta forma, durante el mes de agosto de 1999 se batió un “récord” cuando fueron detenidos en Dover 1,130 clandestinos.   

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: