Marcelino López ¿a Sydney?

No le importó lo que dice la canción. Se le salieron las lágrimas -pero no por una mujer-, sino porque su sueño estaba a punto de verse truncado. Hasta hace pocos días la participación de Marcelino López en los Juegos Olímpicos estaba en duda. El no haber asistido a una reunión sin previa justificación, fue […]

No le importó lo que dice la canción. Se le salieron las lágrimas -pero no por una mujer-, sino porque su sueño estaba a punto de verse truncado.

Hasta hace pocos días la participación de Marcelino López en los Juegos Olímpicos estaba en duda. El no haber asistido a una reunión sin previa justificación, fue la manzana de la discordia. Hecho calificado como un acto de indisciplina por la Federación de Natación de Nicaragua (FENANIC), presidida por el licenciado René González.

Pero Marcelino aprovechó las cámaras de un canal televisivo para exponer sus razones. El joven con lágrimas en su rostro dijo, que no había podido asistir a esa reunión por problemas de tiempo. Sus dos trabajos, carrera y los entrenamientos fueron sus principales argumentos.

“Bueno, eso ya fue arreglado con el licenciado González. No pasó a más. Hubo unos pequeños malos entendidos… y aproveché el programa para decir las cosas, porque si uno se queda siempre entre secreto después salen otras cosas”, explicó López, quien espera ansioso el momento de zambullirse en la piscina olímpica de Sydney.

Este joven no soporta estar mucho tiempo fuera del agua. Antes de participar en las olimpíadas viajará a Ponce, Puerto Rico para competir en un cruce este 3 de septiembre.

Aquí Entre Nos -. Tu participación en Sydney es el próximo 16 de septiembre. ¿Qué podemos esperar de Marcelino?

Marcelino López -. Romper mi record, de los cuatrocientos metros libres que implanté en diciembre del 98. Lo otro: Vivir esa gran experiencia. Ver a los mejores nadadores del mundo, los mejores realmente. Para el deporte de la natación y para cualquier atleta es su sueño.

Yo no tengo ídolos. Pero van a llegar Alexander Popov de Rusia, Gary Hall de Estados Unidos, Gustavo Borges de Brasil, entre otros.

AEN -. ¿Tu inicio en la natación?

ML -. Yo empecé a nadar en 1980. La familia de mi mamá decidió introducirnos a todos los hermanos en la natación.

Con el tiempo me fue gustando. A mí me encanta estar metido en el agua. Es más, me canso menos nadando que caminando. Son veinte años nadando.

AEN -. Decís que te encanta estar dentro del agua. ¿Qué sentís? ¿En qué pensás?

ML -. Realmente a veces ni siento que estoy dentro del agua. Cuando estaba en la universidad me ponía a estudiar en el agua o repasar las clases y yo nadando, nadando. Es algo natural.

AEN -. ¿Cuáles han sido los momentos más emocionantes que te ha permitido vivir este deporte?

ML -. La medalla de bronce de los Juegos Centroamericanos de San Pedro Sula, Honduras. Fui el único nadador que obtuvo medalla. Y realmente para mí el logro fue como medalla de oro, porque mis otros contrincantes de Costa Rica, Guatemala, Honduras y el Salvador no entrenan en sus países. La mayoría de ellos residen y entrenan en Estados Unidos. Entonces, no estaba compitiendo con Centroamérica, competía contra nadadores que reflejan el deporte de Norteamérica.

También el cruce al Lago de Atitlán en Guatemala (1997). Un lago de 1800 metros sobre el nivel del mar. Aguas totalmente súper heladas, 13 grados sobre cero. Nunca pensé ganarlo. Impuse el récord y hasta la fecha no lo han podido borrar.

AEN -. ¿Qué hacés además de nadar?

ML -. Tengo dos trabajos: Profesor de natación en el club al que pertenezco. Le enseño a los niños.

Por otro lado, me recibí de Ingeniero Forestal hace tres años en la Universidad Nacional Agraria (UNA) y trabajo en la Fundación Nicaragüense para la Conservación y Desarrollo, donde estoy a cargo del manejo forestal. Ahí desenvuelvo mi carrera profesional.

AEN -. ¿Y en los tiempos libres?

ML -. No, no los tengo. Se me hace muy difícil. Realmente los días que tengo libre son los sábados por la noche y lo ocupo para descansar o tocar guitarra. Y los domingos también, pero por la tarde.