Sé protagonista de tu vida

Estimada Psicóloga: Tengo un problema y me gustaría que me ayudara. Tengo 15 años y antes de cumplirlos conocí a un muchacho de mi edad, y desde que lo vi por primera vez me gustó y busqué la forma en que nos presentaran. A las dos semanas de conocernos se me declaró y lo acepté. […]

Estimada Psicóloga: Tengo un problema y me gustaría que me ayudara. Tengo 15 años y antes de cumplirlos conocí a un muchacho de mi edad, y desde que lo vi por primera vez me gustó y busqué la forma en que nos presentaran. A las dos semanas de conocernos se me declaró y lo acepté. Pero él no era lo que esperaba, era muy frío, nunca tenía tiempo para mí y siempre habían excusas para todo.

A las semanas cortamos, no duramos ni un mes, otra muchacha se le andaba metiendo y por ella yo creo que se derrumbó todo, porque a él le gustaba. A las dos semanas de conocerla él se le declaró a ella y lo aceptó.

Y lo que más me duele es que yo lo amo y estoy segura de ello, él dice que me quiere, pero nunca me lo demostró y ahora no me habla ni me determina, ni siquiera me ve.

Ahora veo que anda de muy amigo con una amiga, va a su casa y sale con ella, lo cual él nunca hizo conmigo. Unas de mis amigas lo invitaron a salir, pero cuando le dijeron que iba yo no fue, no quiere saber nada de mí.

¿Cómo hago para sacarlo del pecho, para borrar todos sus recuerdos?

Respuesta: En el área de las relaciones interpersonales con mucha frecuencia tropezamos con desilusiones, decepciones, frustraciones y diferencias que nos indican que somos seres diferentes uno del otro; pero es en la relación de pareja donde esas diferencias se hacen más marcadas y a veces incomodan, duelen y hieren.

Es por esto que a tu edad enamorarse de esa manera genera angustias, tristezas y confusiones, ya que te falta mucho camino por recorrer, estás iniciando ese camino tan difícil pero necesario que es el de la relación de pareja.

Estar enamorado(a) implica la necesidad de estar cerca de la otra persona, de agradarla, y hacerle sentir bien y esto debe de ser recíproco, sentido y deseado por ambos. ¿Cuánto de esto crees que él siente y hace por vos?

Ante esta pregunta, según la respuesta que obtengas de los hechos, debes aprender a hacer la diferencia entre lo real y lo que es posible. Porque es muy diferente el hecho que vos desees que él sea tu novio a que esto pueda concretarse, porque lo que es real es que él no desea serlo.

Una debe de darle el lugar que se merece a las personas y a las cosas dependiendo del bienestar emocional y espiritual que nos generen. Recordá siempre que lo más importante para tu vida sos vos misma.

Por eso no es justo que te empeñes en alguien que con su actitud demuestra no querer ser parte de tu vida.

Mira a tu alrededor, crece, date la libertad y la oportunidad de conocer amigos y amigas, que sean positivos, sé protagonista en tu vida decidiendo vos cuando las cosas van a suceder y no esperando que otros lo hagan.

No digas lo que otros están haciendo o harán con tu vida, sino qué es lo que vos vas a hacer con ella ahora que sos joven.