Una cibercharla con No Doubt

Es lunes. El grupo se reúne en los Estudios S.I.R. de Los Angeles, un día antes del estreno del cuarto álbum del grupo, Return of Saturn (El Retorno de Saturno). Adrián Young, el baterista, tiene 30 años de edad; lleva el cabello castaño erizado con mechones rubios; es amante del golf y bebedor; bebe todo […]

Es lunes. El grupo se reúne en los Estudios S.I.R. de Los Angeles, un día antes del estreno del cuarto álbum del grupo, Return of Saturn (El Retorno de Saturno). Adrián Young, el baterista, tiene 30 años de edad; lleva el cabello castaño erizado con mechones rubios; es amante del golf y bebedor; bebe todo lo que encuentra a su paso. Es una alma punk energética. Dicen por ahí que es la “adrenalina del grupo”.

El guitarrista Tom Dumont, de 32 años, está quieto; sentado en la esquina del estudio. Es tímido, una especie de intelectual, llevadero; amante del surf; un tipo que prueba que las aguas todavía corren profundamente. Es el que tiene la educación musical más fuerte. “Tom es el músico de la banda”, dicen.

El bajista Tony Kanal, de 29 años, está pegado a su Macintosh G3. Es intensamente cálido, con una voz susurrante como el sonido de la sinceridad. Fue el niño bueno en el colegio, con quien todo el mundo se siente bien. Es el que le dice al grupo antes del concierto ante 50 fanáticas; “este es el espectáculo más grande de nuestras vidas”.

Es el que pasa todo el día en el teléfono haciendo cuentas, asegurándose de que No Doubt no engañe a sus fanáticas, que la banda sea consciente, que “No Haya Duda (haciendo honor al nombre del grupo) en todo”, sostiene.

“Es realmente importante para nosotros ser justos en todo lo que hacemos porque sé que a la gente le cuesta dinero comprar los boletos para asistir a los conciertos”, agrega. Tony también es el exnovio de la cantante Gwen Stefani, aunque este soltero afirma que eso de ex novia no va con él.

Gwen y él son los mejores amigos del mundo y comparten mucho espacio personal en la forma en que lo hacen los amantes: arrecostarse uno sobre el otro, ser más cariñosos que con otros amigos.

Durante la charla por la Web, Tony cuenta, “soy soltero, aún no he conocido a la chica de mis sueños, pero lo estoy explorando”. Gwen, por su parte, lo contradice: “eso no es verdad” y luego se ríen.

Y ahí está Gwen, de 30 años, tomándose una taza de té caliente. Está un poco enferma. La diva alta lleva el cabello hacia atrás, camiseta negra, un suéter de lana no muy grueso. Las uñas de los pies pintadas. Es la que llena el estudio con su presencia. Es también la líder creativa.

Adrián trabaja en el sonido de rock, Tony aporta sus conocimientos de la teoría musical y le agrega su bajo y, a menudo, sirve de musa de Gwen, ya sea como compañero de composición o tema de canciones, pero Gwen, fue la mayor del grupo y afirma que es la fuerza principal detrás de la dirección del Regreso de Saturno.

Tom puntualiza, “cuando una banda como la nuestra intenta ser seria, hay muchos obstáculos para esa idea, pero el grupo siguió la dirección a la que ella nos estaba empujando y todos queríamos seguirla”.

“Ella tiene ideas todo el tiempo y nosotros, no”, dice Adrián. “Incluso para las partes de la batería, a pesar que ella algunas veces no sabe de qué está hablando, pero muchas veces, sí lo sabe”, añade.

Gwen, por su parte, reniega este título, ¿Qué si soy la líder creativa? Dice. “No lo sé. Pero mi opinión seguramente que cuenta mucho en mi grupo de amigos y eso me hace sentir bien. Pienso que me lo he ganado”.

La charla en la Web sigue. El grupo es amable y respetuoso entre sí. Pero esto es No Doubt y no importa lo que sea, ellos van a pasarla bien.

“Si pudieras llevar un álbum a la luna, ¿Cuál sería? es una de las preguntas de sus fanáticos. “Yo diría que Pink Floyd con el Lado Oscuro de la luna”, contesta Tony.

“Eso es bueno, Tom”, dice Tony.

“Yo diría que los Beatles”, dice Adrián.

Las preguntas siguen. Son preguntas perniciosas. Gwen no se apunta al juego. Las fanáticas de No Doubt la están pasando bien, pero… ¿acaso la están pasando mejor que el grupo? Eso es algo DUDOSO.

Un retorno de Saturno

“En realidad, no puedes decir con precisión, qué tipo de música es”, dice Gwen y añade, “creo que este álbum no tiene un estilo definido, pero suena mucho a nosotros”. Ellos son un grupo de amigos que han estado juntos por 13 años y que han crecido juntos como también ha crecido su sonido. Empezaron en el sur de California como una banda simplona. Ahora, son una banda de rock reconocida a nivel internacional.

Fue el hermano de Gwen, Eric, quien juntó la banda con el cantante John Spence. Su papá. Dennis, trabaja para una compañía de investigación de mercadeo y su madre, Patti, es una ama de casas. Vivieron en Anaheim, 30 millas al sur del centro de Los Angeles en el condado de Orange. Ahí, florecieron las bandas de rock punk.

En 1987, conocieron a Tony y se unió a la banda. El grupo enfrentó la primera tragedia ese mismo año cuando Spence se suicidó. Más tarde, llegó Tom y en el verano de 1989, Adrián se adhirió al grupo. Ellos trabajaron duro; grabaron su primer álbum y en 1994, mientras grababan su segundo álbum, Tragic Kingdom (Reino Trágico), Eric se salió del grupo. Tony rompió con Gwen, pero el álbum salió pese a todos estos escollos, logrando una venta de 10 millones de copias.

Trece años de trabajo en conjunto y cinco desde el estreno del Reino Trágico, ha visto la madurez de cada miembro del grupo. Tony afirma que su papel es hacer que la canción suene mejor y no solamente alardee con la guitarra e intente profundizar en el contenido emocional de la letra. “Es un placer dar ese apoyo al grupo”, relata.

En media hora, el grupo tiene una presentación para los ganadores de la Web. Rosado es el color oficial del grupo. “Creo que lo mejor de nuestro éxito es que nos cuesta a nosotros”, dice Gwen. “Nunca tengo que usar vestido o usar prendas de nylon, me puedo teñir el pelo en rosado, puedo hacer lo que quiero”.

Por eso, el álbum habla de una lucha de madurez, pero el cabello es una manifestación visual de no tenerla. Es una feliz colisión típica de No Doubt, pero tampoco hay duda de que son como una familia.

Gwen, el pilar de No Doubt

Pero la mayor madurez del grupo ha sido la de Gwen. Ese álbum ha sido una colección de canciones de libertad. Ahora, en el álbum, Retorno de Saturno, ella es una vocalista destacada. Que parece crear un nuevo estilo para cada canción. “Estoy tan concentrada en el grupo y en mi arte que ni siquiera puedo tener novio”, cuenta.

Gwen vive en una casa de tres habitaciones de dos pisos en el este de Hollywood con su hermana menor, Jill, Madeline, la hija de cuatro años de Jill, Megan, una perra, flores y plantas.

Traducción: Ivet Cruz.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: