¡Masaya sigue siendo bella!

¿Hoy, quién puede brindarle auxilio?,¿habrá alguien que aleje el temor,la angustia y desesperación que vive?¿Cuándo aproxima el fin del nerviosismoque constantemente provoca el sismo?. Masaya quiere una respuesta inmediata,segura al estilo del buen samaritano.¿Dónde encuentras sus padres, hermanos,amigos y el amado más cercano?.Sólo cuenta con una plegaria al Creador, A quién implora incesantemente calmapues, con […]

¿Hoy, quién puede brindarle auxilio?,
¿habrá alguien que aleje el temor,
la angustia y desesperación que vive?
¿Cuándo aproxima el fin del nerviosismo
que constantemente provoca el sismo?.

Masaya quiere una respuesta inmediata,
segura al estilo del buen samaritano.
¿Dónde encuentras sus padres, hermanos,
amigos y el amado más cercano?.
Sólo cuenta con una plegaria al Creador,

A quién implora incesantemente calma
pues, con fervor religioso no pierde la esperanza
en recibir bendición, que en energía se convierte,
mientras el rugir espantoso continúa en amenaza
persevera, superando al fantasma de la muerte.

Ya no quiere escuchar más sufrimiento desalentador,
sino el cantar de Ervin Krüger y su trío Monimbó,
una gran dedicatoria a las costumbres de Masaya.
También el vibrar de Carlos Mejía y Los de Palacagüina,
que, en el proceso revolucionario a Monimbó enalteció.

La letra musical de Tino López Guerra
forma parte del baile, de quienes habitan en ella.
La gratitud que por Masaya sintió Darío
persuasiva sea, en el enjambre tectónico de la tierra,
que a pesar de los golpes: sigue siendo bella.

Melvin Javier José Hernández.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: