Detrás de la Tormenta

Se basa en el libro La Tormenta Perfecta de Sebastian Junger de 1997, que sigue apareciendo en las listas de bestsellers. La película, por su parte, ha sido un éxito, pues en cinco días de su estreno reportó unas ganancias de US$64 millones. Pero la devoción a la historia de los seis pescadores es mucho […]

Se basa en el libro La Tormenta Perfecta de Sebastian Junger de 1997, que sigue apareciendo en las listas de bestsellers. La película, por su parte, ha sido un éxito, pues en cinco días de su estreno reportó unas ganancias de US$64 millones. Pero la devoción a la historia de los seis pescadores es mucho más profunda.

La tripulación del Andrea Gail no eran estrellas de acción o superhéroes. Eran gente ordinaria, tratando de ganarse la vida por sus familias y fueron derrotados y destruidos en este afán; no por una fuerza supernatural o ejército extraterritorial, pero sí por una conjunción de tres tormentas monstruosas en el Atlántico en 1991. Los mismos rescatadores casi sucumbieron como los pescadores.

El director de la película, Wolfgan Petersen, ganador de un Oscar, mantuvo una relación cercana entre sus propios sentimientos y su experiencia con el pueblo de Gloucester fue única, pues él nació y creció en el norte de Alemania, cerca del mar. Los nativos del puerto percibieron esta gran afinidad y profesaron una especie de reverencia hacia Petersen. Gloucester, en una forma muy real, es su propio sobreviviente. Y los turistas llegan cada día más.

En última instancia, Tormenta Perfecta es la historia de un accidente industrial, que a simple vista es la industria más peligrosa de EE.UU.; es la pesca comercial en barcos rústicos, trabajo pesado y mala paga, con una gran dosis de muchas horas de tedio, con todos los peligros repentinos a su paso.

Un pescador oriundo de Gloucester cuenta que conoció a todos los miembros de la tripulación del Andrea Gail. “Eran realmente buenos. Billy Tiñe era un buen capitán. Andrea Gail era un barco pequeño”, relata.

En las paredes de la Plaza Mayor de Gloucester están colgados los nombres de los seis hombres. Andrea Gail fue el hundimiento de varias familias que sobrevivían gracias a la pesca, que continuaron yendo al mar, para ofrecerte pescado en tu plato.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: