Verdaderas mentiras

Luvy Loáisigaluvyou1950@ubsw.com Comentario:Una locataria del mercado oriental, llamó hoy a uno de los populares comentaristas matutinos de televisión instándolo a que se lance como candidato presidencial a lo que este inmediatamente se negó. El pueblo en su desesperación cree que el que informa de los desastres puede acabar con ellos más fácilmente desde una silla […]

Luvy Loáisigaluvyou1950@ubsw.com

Comentario:Una locataria del mercado oriental, llamó hoy a uno de los populares comentaristas matutinos de televisión instándolo a que se lance como candidato presidencial a lo que este inmediatamente se negó.

El pueblo en su desesperación cree que el que informa de los desastres puede acabar con ellos más fácilmente desde una silla presidencial, mas al contrario, entre mejor periodista sea y más desastres reporte mejor ayudará.

El periodismo en Nicaragua, y en el mundo entero, es tan importante, que fue la muerte de un periodista, Pedro Joaquín Chamorro, la que puso al pueblo en pie de lucha el mismo día del duelo y fue tambien la muerte de otro periodista, el norteamericano que vimos en la televisión ajusticiado, la que decidió el final de la misma.

Así de buenos han sido algunos periodistas, pero también están los otros, como aquel que mi padre me enseñó una vez, siendo yo una niña pero con uso de razón (1969). Mi padre era poco comunicativo o tal vez era lo suficientemente inteligente como para no prejuiciarme y permitir que yo sacara mis propias conclusiones. Vení oí esto me dijo y me puso una grabación donde una persona decía cosas espantosas, o así me lo parecieron, de mi padre, no aguanté mucho sin dejar de tirarle un mirada interrogante y asqueada, mi padre apagó la maquinita. Vale tanto me dijo, (no recuerdo el monto), le vi meterse la mano en la bolsa y salir hacia la sala, supe pues que el “periodista” que estaba afuera le estaba vendiendo el silencio de esa “información”.

Ahora desde la televisión el poder es mayor, con la ventaja que a veces, sepueden escuchar las opiniones espontáneas del pueblo y por ello los comentaristas parecen creer hoy lo que no creían ayer y viceversa y eso no es malo porque es de sabios cambiar de opinión, lo malo sería que volvieran a tomar partido con todo y dogmas.

Por favor no lo hagan, sigan tratando de entregar la información lo más objetivamente posible y cuando hagan sus comentarios y viertan sus opiniones no se cansen de aclarar que son sus opiniones y sus comentarios, porque los lectores y los televidentes sabemos, porque también lo vivimos, que siendo la desesperación mucha y las esperanzas ninguna -para decir esto ninguna redundancia es redundante- los periodistas a veces se entusiasman

demasiado y se llegan a creer que el que les da de comer o de beber sería el Presidente ideal de la República o el Presidente de la Republica ideal. Estos desastres son más dañinos que cualquier huracán. La verdad os hará libres dice la Biblia.  

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: