El amor debe permitirnos crecer, no estancarnos

Estimada psicóloga: Antes que nada quiero saludarla y felicitarla por el suplemento que es muy bueno para los y las jóvenes. He visto que ha tratado infinidades de problemas y que da muy buenos consejos espero que a mi me pueda ayudar. Mi problema es el siguiente: Tengo 24 años hace cuatro años me enamoré […]

Estimada psicóloga: Antes que nada quiero saludarla y felicitarla por el suplemento que es muy bueno para los y las jóvenes. He visto que ha tratado infinidades de problemas y que da muy buenos consejos espero que a mi me pueda ayudar.

Mi problema es el siguiente: Tengo 24 años hace cuatro años me enamoré de un hombre casado, él me molestaba mucho yo tenía miedo aceptarlo porque pensé que sólo iba a ser un pasatiempo, pero no fue así nos enamoramos ambos y lo acepté a pesar de saber que era casado es hoy y seguimos juntos, él en su casa y yo en la mía.

Estoy muy enamorada de él, mi sueño y mi mayor ilusión es formar una familia. Cuando pensé que lo había logrado, tropecé con la misma piedra en diciembre pasado su esposa lo dejó. Sin embargo a los dos meses ella regresó y como existe una niña de seis años de por medio él volvió con ella.

En el trayecto de esos dos meses construimos una casa para vivir juntos porque ella lo echo de su casa pero ahora la niña le llora mucho y le pide que regrese para que vivan juntos los tres.

El me dice que me quiere pero que por esa niña se va a tener que ir, aunque quiere que sigamos conviviendo de vez en cuando como pareja.

Respuesta: En muchas cartas anteriores con problemáticas similares a la tuya he tratado de ofrecerles alternativas que les ayuden a construir decisiones más acertadas, en las que principalmente las(os) menos dañadas(os) sean ustedes.

Sé cuan difícil debe de estar siendo para vos tomar una decisión, pero la realidad es que sos la única que puede y debe hacerlo. Si tenés dudas, si estás inquieta talvez sea porque en algo o en muchas cosas (que no sos capaz de expresar o de aceptar), no estás de acuerdo.

Tu edad y tus necesidades emocionales tienen aspiraciones mayores a las que vivís actualmente. Sería bueno que revisaras que es lo que querés para tu vida, porque no siempre prevalecen los sentimientos por sobre la razón.

¿Qué te indica tu razón?

Crees poder satisfacer tu necesidad y tu ilusión de formar una familia con un hombre que no está todo el tiempo con vos, sino que está dividido. No esperes estabilidad si compartís tu vida con una persona que aún no tiene claro lo que quiere para la suya.

Recuerda que el amor no es sinónimo de dolor, dudas, ni confusiones, al contrario, la persona que elijamos para compartir nuestra vida debe hacernos sentir llenas, satisfechas, una persona con quien podamos contar emocionalmente, no sólo para satisfacer nuestras necesidades económicas.

El amor debe permitirnos crecer, ser cada día mejores, no se hizo para estancarnos ni mucho menos para sufrir.

No sigas esperando que otra persona tome la decisión por vos se valiente, decidí y se firme. Sea cual sea tu decisión, recuerda que es de adultas (os) asumir sus consecuencias o ser capaces de transfórmalas.

Haz que prevalezcan tus necesidades por sobre los demás. Lo que vos sentís y piensas es importante y debes de creer en eso. Sos la única responsable del rumbo que tome tu vida.

Lic. Karla Olivares Pérez,

Psicóloga Integral.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: