A tu partida

Una mujer adoréque imaginara yo un cielomi gloria en ella cifréy de un luminoso veloen mi ilusión la adorné. Del fondo del pecho míovuela a ti un suspiro tiernocon mi acentoen él te envíoel fuego del amor eternoque yo sientopor él, mi adorada hermosapor esos labios de rosade ti imploroque lo escuches con ternuray le […]

Una mujer adoré
que imaginara yo un cielo
mi gloria en ella cifré
y de un luminoso velo
en mi ilusión la adorné.

Del fondo del pecho mío
vuela a ti un suspiro tierno
con mi acento
en él te envío
el fuego del amor eterno
que yo siento
por él, mi adorada hermosa
por esos labios de rosa
de ti imploro
que lo escuches con ternura
y le vivas como murmura
“yo te adoro”.

Yo quiero tu amor, quiero tu pasión
quiero un deleite
divino contigo
como en mis sueños imagino
como ningún otro tendré.

Brilla pura tu hermosura celestial
y es más plácida tu risa
que la brisa matinal
tu sonrisa voluptuosa y tierna
inspira en mi alma una ansia eterna
de amor perpetuo y de placer sin fin.

Despierta, hermosa princesa
princesa del alma mía
de luz a mis noches umbrías
tus ojos que soles son
que mi corazón se desangra
por tu partida.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: