Carolina Pérez: ‘El fútbol es mi pasión’

Su ex novio la apoyó e impulsó a practicarlo. Actualmente es jugadora activa del equipo Diriangén en la rama femenina. No es común ver a una mujer jugar y amar el fútbol, considerado un deporte de hombres por ser fuerte y rudo, pero Carolina, de veintidós años, rompe con esa regla. Ella lo siente y […]

Su ex novio la apoyó e impulsó a practicarlo. Actualmente es jugadora activa del equipo Diriangén en la rama femenina.

No es común ver a una mujer jugar y amar el fútbol, considerado un deporte de hombres por ser fuerte y rudo, pero Carolina, de veintidós años, rompe con esa regla. Ella lo siente y vive de una manera intensa.

Al principio, dice, no le gustaba la idea de jugar, porque pensaba que la iban a tachar de “marimacha”, pero alguien le enseñó a querer el fútbol. Esa persona fue su ex novio que siempre la animó e impulsó a alcanzar todas sus metas.

Comenzó a practicar este deporte cuando tenía dieciocho años y actualmente ya tiene tres años y medio de ser parte de las filas del equipo Diriangén en la rama femenina.

Aquí Entre Nos.- ¿Qué te motivó a jugar fútbol?

Carolina Pérez.- En Diriamba no hay nadie que no se emocione por el fútbol y la mayoría lo practica. En mi casa tengo tres hermanos varones y todos juegan, en mi alrededor todo tiene que ver con este deporte.

AEN.- ¿De alguna manera jugar fútbol ha cambiado tu vida?

CP.- Sí, pues antes mi vida estaba vacía, no tenía un pasatiempos, era una rutina. De la universidad al trabajo, del trabajo a la casa y así todos los días. De cierta forma el fútbol me sirvió como vía de escape para liberar tensiones, me relaja, me hace olvidar pues me concentro solamente en jugarlo bien. También me ha ayudado físicamente pues antes estaba más gorda y las prácticas me han ayudado a perder peso y me conservo.

AEN.- ¿El practicarlo no te roba tiempo?

CP.- Al principio sí, pues sólo me dedicaba al fútbol todo el día y me olvidé de los estudios, en mi casa me prohibieron las prácticas como resultado de mis calificaciones en la universidad. Ahora he sabido regular las horas de estudio, de trabajo y las prácticas. Aprendí a organizarme y tener un buen ritmo de mi vida .

AEN.- ¿Y tu familia qué opina de lo que haces?

CP.- Al inicio mis padres se opusieron pues bajé mis calificaciones y mi mamá me llamó la atención, incluso me dijo que dejara las prácticas. Este campeonato pasado, la mitad lo jugué a escondidas, pero luego lo aceptaron y respetaron mi decisión.

AEN.- ¿Qué planes futuros tienes?

CP.- Deseo seguir jugando y ser cada día mejor, convertirme en una de las mejores jugadoras del Diriangén y representar a mi país en otras tierras, pues algunas amigas que han tenido esa oportunidad me han dicho que es una experiencia emocionante y tengo la esperanza de lograrlo algún día.

AEN.- Cambiando de tema ¿cómo está tu vida amorosa?

CP.- Hubo alguien que me enseñó a amar al fútbol, era mi amigo luego fue mi novio y ahora somos otra vez buenos amigos. Ese chico me enseñó lo que más me gusta en esta vida, el fútbol.

AEN.- Un mensaje a los jóvenes

CP.- Practiquen un deporte, les ayudará emocional y físicamente.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: