Las tarjetas de crédito cuentan con unos 140,000 usuarios en Nicaragua. Inserta, Amalia Barrios, vicegerente general del Banco de la Exportación (Banexpo).

Tarjetas de crédito: ¿“amigas” que pueden provocar malestar?

Hasta el momento se calcula que existen unas 140,000 personas tienen una tarjeta de crédito en Nicaragua Nidia Ruiz Lópeznidia.ruiz@laprensa.com.ni Muchas veces son la garantía a emergencias financieras ante el déficit de dinero en el bolsillo, pero también son la causa de tensiones debido a los cobros que devienen de su uso. Por eso la […]

  • Hasta el momento se calcula que existen unas 140,000 personas tienen una tarjeta de crédito en Nicaragua

Nidia Ruiz Lópeznidia.ruiz@laprensa.com.ni

Muchas veces son la garantía a emergencias financieras ante el déficit de dinero en el bolsillo, pero también son la causa de tensiones debido a los cobros que devienen de su uso. Por eso la mejor alternativa es usarlas con cautela, se trata de las tarjetas de crédito.

Su uso en Nicaragua es el más acelerado de la región en los últimos cinco años, ya que se parte de cero, explicó Amalia Barrios, vicegerente general del Banco de la Exportación (Banexpo), entidad financiera emisora del famoso dinero plástico.

Pero hasta el momento no se conoce cifras de este crecimiento, sólo se cuentan con estimaciones de que en el país hay unas 140,000 personas que usan cualquiera de las diversas opciones de tarjetas, las cuales son una alternativa de crédito rápido y revolvente para los clientes, explicó la funcionaria de Banexpo.

RECOMIENDAN INCENTIVOS AL AHORRO

El economista Silvio De Franco manifestó que existe el peligro de que consumidores caigan en la trampa en la ilusión de comprar más de la capacidad económica del usuario. Su principal preocupación es que deben de existir incentivos para el ahorro.

“El problema principal se va por la vía del consumo y no del ahorro, este es un mecanismo de incentivo del consumo. Para los bancos es una solución fácil de colocar su dinero”, explicó el economista.

De Franco consideró que existe el riesgo de que cuando en el país se producen situaciones como por ejemplo que el cliente sea despedido o de recesión económica y el usuario está en el círculo de consumo y deuda “entonces se cae el castillo de naipes”.

“La impresión que tengo es que ahora la gente le gusta vivir al día, vive más enjaranada de lo que vivía antes, en parte es por ingresos bajos pero además porque el incentivo para consumir es alto, hay cosas que ahora son consideradas indispensables”, indicó.

LOS INTERESES

Las tasas de crédito de las tarjetas de crédito son diferentes en córdobas y dólares. Las de córdobas oscilan entre el cuatro o cinco por ciento mensual.

Barrios explicó que el porcentaje de interés depende mucho de la tasa en que los bancos captan el dinero, al cual hay que sumarle el encaje legal que es del 16.25 por ciento. A ello se suman los costos administrativos del préstamo.

Existe, sin embargo, un período de gracia durante el cual el cliente puede utilizar, en este caso el dinero de Banexpo, sin pagar intereses.

¿BUENOS CLIENTES?

Barrios es de la opinión que el nicaragüense en general ha dado muestras de excelente calidad crediticia.

“Para nosotros es muy halagador la experiencia que hemos tenido en la administración que los nicas hacen de las tarjetas de crédito”, manifestó la funcionaria de Banexpo.

Agregó que la institución financiera que representa está interesada en continuar expandiendo el acceso al crédito que tienen los nicaragüenses por medio de una tarjeta de crédito. Para ello tienen diversas formas de captar clientes, por medio de la identificación de empresas donde los empleados tienen estabilidad laboral, utilizando la página web que tiene el Banexpo para recomendar a un potencial tarjetahabiente y un grupo de vendedores.

“Claro que la expansión tiene riesgo y parte de la tasa de interés donde se refleja como en otro préstamo. Nosotros como banco hemos insistido a los clientes que hay que cuidar sus referencias de crédito”, explicó Barrios.

Sin embargo, De Franco indicó que el mercado de “clientes buenos” de las tarjetas de crédito es relativamente reducido en el país.

“Entonces los emisores de tarjetas se tienen que ir al otro segmento de mercado, el cual tiene ingresos menores y se entra en riesgo de incumplimiento de pago”, comentó.

En el país en general las compañías de crédito se intercambian información sobre el comportamiento crediticio, en el caso de los bancos se hace por medio de una central de riesgo que es administrada por la Superintendencia de Bancos.

Indicó que en otros países el comportamiento crediticio es un factor que determina la tasa de interés. Por eso en otros existe un Buró de Crédito, el cual es una instancia privada donde todos los bancos mandan las referencias de sus clientes, es como una calificadora privada de crédito.

“Parte del componente del interés de las tarjetas de crédito en Nicaragua es el riesgo y ahorita no se ha desarrollado un verdadero buró de crédito”, manifestó Barrios.

LA PRENSA trató de obtener la versión de Credomatic, pero no fue posible obtener respuesta. En el caso de Aval Card, esta empresa estipuló su negativa de brindar declaraciones a este rotativo.

PERIODO DE GRACIA

Los tarjetahabientes tienen muchas maneras de reducir los costos de la tarjeta de crédito. Una de ellas es ver cuál ofrece menores tasas de interés, pero además puede utilizar el período de gracia que dan las tarjetas y que oscila en unos 25 días. El período de gracia permite al usuario pagar las compras que hizo con la tarjeta sin pagar interés. Para ser beneficiario de este período se tiene que pagar el total de los gastos, todos los meses antes de la fecha que indica cuando le llega el estado de cuenta.

¡CUIDADO!

Aunque Nicaragua es un país bastante seguro en el tema de las tarjetas de crédito, no debe de confiarse y estar consciente de que las tarjetas es dinero plástico y como tal hay que cuidarlo.

– Amalia Barrios, vicegerente del Banco de la Exportación (Banexpo), una de las instituciones bancarias emisoras de tarjetas de crédito, manifestó que los casos más frecuentes de fraude del dinero plástico se dan cuando familias o grupos de amigos sale a divertirse por la noche y paga con tarjeta de crédito.

– “El único tipo de fraude que hemos observado en Nicaragua es el que está relacionado con familias o grupos de amigos saliendo de noche que pagan con su tarjeta de crédito y hay cierta mala fe del mesero para que se te olvide pedirla de nuevo y cuando te vas del lugar hacen la compra en varios lugares”, explicó la vicegerente de Banexpo.

– Aclaró Barrios que el establecimiento no hace fraude sino que existe la mala fe de algunos de los meseros que utilizan esta metodología.

– Una de las recomendaciones que hace la funcionaria es que los dueños de las tarjetas tomen los seguros contra robo, fraude que ofrecen los emisores de tarjetas de crédito. En el caso de Banexpo ofrece uno, el cual tiene un costo de dos dólares mensuales.

– En Nicaragua no hay una ley específica que regule el uso de las tarjetas de crédito, pero hay varias generales como la del Código de Comercio, la de Defensa del Consumidor que contienen aspectos de control. Barrios explicó que en el caso de los bancos son regulados por la Superintendencia de Bancos (SIB).

– Añadió que existe un plazo que dio la SIB para que los bancos emisores de tarjetas para identificar a todos los tarjetahabientes por medio de la cédula de identidad.  

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: