Caravana presidencial

Viajaba en mi vehículo, como acostumbro todos los domingos, de Carazo hacia Managua, en un trecho muy angosto de la vía y un borde bastante alto y peligroso debido a las reparaciones que se están realizando en el tramo de la Carretera Sur, a esto se le agregaba el mal tiempo, pues caía una pertinaz […]

Viajaba en mi vehículo, como acostumbro todos los domingos, de Carazo hacia Managua, en un trecho muy angosto de la vía y un borde bastante alto y peligroso debido a las reparaciones que se están realizando en el tramo de la Carretera Sur, a esto se le agregaba el mal tiempo, pues caía una pertinaz lluvia y la oscuridad imposibilitaba la visibilidad. Esta descripción pasaría como algo normal, si no hubiera sido por la despreciable sirena de las motorizadas del señor Presidente que anunciaban la no menos chocante caravana del mandatario, compuesta de unas ocho camionetonas, que al pasar junto a mi automóvil me sacaban las manos de forma odiosa y prepotente que me saliera de la vía. Quiero decirle al señor Presidente Arnoldo Alemán que él es un ciudadano más al igual que yo y no tiene por qué abusar de esa forma. Lo interpelo a que sea respetuoso puesto que todas las personas tenemos derecho a transitar por la vía pública. ¿Cree el doctor Alemán que si alguien le quiere hacer un atentado le va a impedir el hecho de andar con una excesiva y odiosa corte de vehículos que lo único que hacen es atropellar a los demás? Yo no lo creo, pues si así fuera andaría siempre con una vitrina antibalas todo el tiempo. Esa odiosa caravana es sólo para demostrar que tiene poder. Si la caravana del Presidente abusa de esa manera en la Carretera Panamericana, ya me imagino cómo se comportará en las carreteras que se ha mandado a construir para su provecho personal.

Le aconsejo al señor Presidente que trate de cambiar esa infantil actitud.

Antonio B. Ortega

Teléfono 04223337 carazo  

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: