La teoría de los círculos concéntricos

Eugenio Antonio FarinaManagua-Villa Venezuelaantonioch46@hotamail.com Mi respeto al doctor rizo quien como hombre con vocación pública ha escrito en LA PRENSA, este 28 de noviembre, un artículo interesante interrogándose sobre el delicado tema de la corrupción. El Doctor Rizo sugiere para corregir la corrupción pública la teoría de los círculos concéntricos. Así nos dice el Doctor […]

Eugenio Antonio FarinaManagua-Villa Venezuelaantonioch46@hotamail.com

Mi respeto al doctor rizo quien como hombre con vocación pública ha escrito en LA PRENSA, este 28 de noviembre, un artículo interesante interrogándose sobre el delicado tema de la corrupción.

El Doctor Rizo sugiere para corregir la corrupción pública la teoría de los círculos concéntricos. Así nos dice el Doctor Rizo: «las acciones deben iniciarse como en círculos concéntricos, comenzando con los traductores o intérpretes de los intereses del pueblo o sea con nosotros, los políticos».

El problema que observo es que el mismo Doctor Rizo habla de la corrupción, de algo de vida o muerte para la sociedad, algo urgente. La experiencia en otros países para luchar contra la corrupción es golpear arriba del poder (Europa).

Si los políticos golpean arriba, entonces están mostrando a la sociedad que no habrá tolerancia abajo y eso la sociedad lo aplaudiría sin ninguna duda. El problema es que en Nicaragua el Doctor Alemán, el Presidente, es el primero que defiende los actos de corrupción en el Gobierno y él mismo se ha mostrado indiferente a las acusaciones escandalosas de corrupción que se le denuncian.

Yo estoy de acuerdo con la teoría de los círculos concéntricos del Doctor Rizo, pero creo que ésta sería una segunda etapa. La primera etapa podría ser desterrar la corrupción arriba, lo demás sería más fácil.

Esto yo lo llamaría la teoría piramidal. Se corrige arriba de la pirámide sin tolerancia y se ordena abajo de la pirámide. Si tuviéramos hombres políticos de trascendencia podríamos imaginar al Doctor Alemán buscando las llaves de su celda e irse él solito a una prisión.

Estoy seguro que esto sería un golpe en la punta de la pirámide, después vendría la teoría de los círculos concéntricos que propone el Doctor Rizo donde todos los políticos cerrarían filas a todo acto de corrupción y entraríamos a tocar verdaderamente el nudo del problema: los valores de la sociedad.

Por ahora el “¿Qué hacer contra la corrupción? queda arriba.  

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: