Las pandillas y el Código de la Niñez

Las pandillas juveniles son las que atormentan segundo a segundo a los ciudadanos desprotegidos. Ellos actúan con violencia y salvajismo porque se sienten amparados por los Derechos Humanos, que de humanos no tienen nada porque casi siempre defienden a personas que no lo merecen. Los pandilleros se sienten protegidos por el tal Código de la […]

Las pandillas juveniles son las que atormentan segundo a segundo a los ciudadanos desprotegidos.

Ellos actúan con violencia y salvajismo porque se sienten amparados por los Derechos Humanos, que de humanos no tienen nada porque casi siempre defienden a personas que no lo merecen.

Los pandilleros se sienten protegidos por el tal Código de la Niñez y la Adolescencia, ley que hasta el momento ha sido mal usada porque ha protegido a asesinos y ha dejado en el olvido a los niños inocentes que son los verdaderos dueños de esta ley.

Me veo en la necesidad de escribir esto, ya que vivo en los arrabales de Ciudad Sandino, donde los pandilleros hacen de las suyas de noche y de día, sin que la Policía pueda hacer algo porque son menores de edad.

Si meditamos un poco se recordará que en 1994, 2 jóvenes menores de edad, asesinos, sanguinarios, robaron y mataron a machetazos a 4 inocentes niños, solamente porque los niños les decían que no les robaran las gallinas a su mamita; pero al ver la prepotencia y la mala intención de aquellos asesinos, los niños llorando les decían que se llevaran pues las gallinas; los asesinos empezaron a ejecutar su diabólico deseo y asesinaron al primero, al ver los niños a su primer hermanito muerto a machetazos, corrieron llenos de nervios para esconderse en los rincones más ocultos de su humilde casita.

Dos de ellos intentaron escapara de aquella carnicería y corrieron por el patio, pero el machete asesino los alcanzó, aquellos criminales acabaron con sus tiernas vidas, ahí sobre el cerco de piñuelas, sin que nadie los defendiera porque estaban solos, le partieron la cabeza a un niño, al otro le machetearon su tierno cuerpecito.

Recuerdo que los niños tenían 8, 6, 4 y 2 años, pero lo triste es que a principio de este año, gracias al Código de la Niñez y la Adolescencia, les dieron la libertad, y así como les dieron libertad a estos asesinos, se las han dado a muchos más, es por eso que por las calles muchas pandillas de antisociales están sembrando el terror a los ciudadanos que luchan para que Nicaragua salga adelante.

Pienso que ya es hora que la Asamblea Nacional modifique el Código de la Niñez y la Adolescencia.

Franco Denis Sánchez

Ciudad Sandino

Zona No. 10  

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: