LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Champas que precaristas de Matiguás han construido en la hacienda El Jobo, alegando poseer contratos de arriendo con la comunidad indígena de Muy Muy. LA PRENSA/C. OROZCO.

Ganaderos matagalpinos demandan seguridad

Condenan consecuencias de enfrentamiento por litigio de tierras entre productor y desmovilizados Celso Martínez Orozco – [email protected] MATAGALPA.- La Asociación de Ganaderos de Matagalpa (Asogamat), se pronunció ante la agudización de la problemática que enfrenta el gremio ganadero y sectores productivos en este departamento, quienes demandan respeto a sus derechos, garantía de seguridad en la […]

  • Condenan consecuencias de enfrentamiento por litigio de tierras entre productor y desmovilizados

Celso Martínez Orozco – [email protected]

MATAGALPA.- La Asociación de Ganaderos de Matagalpa (Asogamat), se pronunció ante la agudización de la problemática que enfrenta el gremio ganadero y sectores productivos en este departamento, quienes demandan respeto a sus derechos, garantía de seguridad en la tenencia de tierras y vida de los productores.

El pronunciamiento surge a raíz de los sucesos ocurridos en la hacienda El Jobo, jurisdicción de Matiguás, donde una persona resultó muerta y otra herida de gravedad, después de un aparente enfrentamiento.

El pasado dos de diciembre, en la hacienda El Jobo, durante un altercado originado por los conflictos de propiedad entre precaristas, aparentemente guiados por el abogado Rodolfo Blandón, fue muerta a balazos la señora Adela Guido Montenegro, quien al parecer estaba embarazada.

En el mismo altercado, Juan Córdoba Vargas recibió dos impactos de bala, uno en el abdomen y otro en el brazo derecho, que lo mantenían entre la vida y la muerte en el hospital de Boaco.

Informes policiales señalan que Julio Arauz Centeno, dueño legal de la hacienda, y los celadores Juan Carlos Canales, Omar Antonio Castro y Jerónimo Zeledón, fueron los agresores, al iniciar a arrancar los plásticos de las champas que han construido unas 150 familias de desmovilizados de la ex Resistencia Nicaragüense y del Ejército, los que presuntamente poseen permisos extendidos por el presidente de la Comunidad Indígena de Muy Muy, para poder asentarse en el lugar.

NIEGAN VERSION POLICIAL

No obstante, Antonio Arauz Centeno, hermano de Julio, manifestó que “las cosas no sucedieron a como lo dijo la Policía” que su hermano llegó al corral de la hacienda a revisar el ganado, debido a que le habían informado de una vaca que los precaristas habían herido.

Agregó que cuando Julio llegó al corral fue agredido por un grupo de personas, entre las que señaló a Antonio Montenegro, Martín Mendoza y Miguel Castro, los que aparentemente realizaron varios disparos contra Julio y sus acompañantes.

Arauz responsabilizó a la Comunidad Indígena de Muy Muy de ser la causante de este litigio al señalar que extendió permisos a través de contratos de arriendos a los precaristas, sobre una propiedad que desde hace cien años tiene escrituras de dominio privado y que desde hace cuarenta años compró su padre, don Ignacio Arauz.

INVOLUCRADOS ARRESTADOS

Los involucrados en el caso fueron arrestados el pasado 4 de diciembre por la Policía de Matagalpa. “Como gremio productivo ante la agresión hecha en forma irresponsable sobre uno de los fundadores de la Asociación de Ganaderos de Matagalpa, señor Ignacio Arauz Cruz; persona honorable de este departamento, no se le conoció como político ni asesino”, agregan los ganaderos.

Los bajos precios de los rubros de café y ganado en el mercado internacional, la inseguridad en el campo originada por el asedio de bandas delincuenciales y tomas de tierra por grupos incitados por políticos, caso puntuales, y los abogados inescrupulosos que asesoran a la Comunidad Indígena de Muy Muy y Matagalpa, llaman a las directivas comunales a cometer delitos flagrantes como emisión de contratos de arriendo sobre propiedades privadas, invasión de tierras y exponer a innumerables familias al peligro, son dificultades señaladas en el pronunciamiento de Asogamat.  

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: