Por una elección inteligente

La derrota en las elecciones municipales sufrida por el PLC ante el FSLN constituye un deplorable suceso. Revitaliza al partido rojinegro y perdieron la Alcaldía de Managua y las de las principales cabeceras departamentales. En Jinotepe se recobró la memoria histórica y triunfó una persona sumamente apreciada, honesta y exitosa. Entonces nos encontramos nada menos […]

La derrota en las elecciones municipales sufrida por el PLC ante el FSLN constituye un deplorable suceso. Revitaliza al partido rojinegro y perdieron la Alcaldía de Managua y las de las principales cabeceras departamentales. En Jinotepe se recobró la memoria histórica y triunfó una persona sumamente apreciada, honesta y exitosa.

Entonces nos encontramos nada menos que ante un posible inicio hacia el retorno de una época tenebrosa que se caracterizó por los saqueos autorizados por déspotas, trágica diáspora, irreconciabilidad y odio atroz. Tememos regresar al tiempo en que la palabra “burgués” se convirtió en sinónimo de h.p. y cuando la juventud fue sacrificada y cruelmente mutilada para que un grupo de pelados oportunistas se convirtieran en banqueros aprovechados, terratenientes explotadores y en propietarios de mansiones. Un Estado en que la libertad de prensa se convirtió en una triste añoranza.

No es de esperar un voto castigo. Se requiere una elección inteligente. Sin olvido, porque el discurso y las actitudes que manejan los líderes frentistas no han variado.

El momento es ahora inmediato para pensar en el aglutinamiento sólido de los partidos con vocación democrática en donde encontremos albergue todos, menos aquellos que toleraron el pacto y los que se lucraron, sin pudor alguno, del mismo.

Como un hecho sociopolítico nuestro país ha evidenciado diversas alianzas. Algunas trascendentales como la lucha contra Walker y secuaces. El Gral. Emiliano Chamorro presidiendo al Partido Conservador forjó la unión con los liberales independientes para promover al Dr. Enoc Aguado en oposición al Dr. Leonardo Argüello apadrinado por Somoza, nuestro pueblo con los sandinistas para derrotar al somozato (tremendo error que nos condujo de lo muy malo a lo peor), más recientemente la UNO para que accediese doña Violeta a un exitoso ejercicio y por último la lastimosa equivocación que cometimos con el desastre que nos desgobierna.

El fenómeno de las alianzas nos acompaña a lo largo de la historia y no decimos pacto porque ni el Gral. Chamorro con los conservadores ni los liberales independientes intentaron utilizar esa figura como medio de enriquecimiento ilícito ni pensaron perpetuarse en el poder para gozar de impunidad sin posibles juicios por delitos visibles.

Armando Estrada Vélez,

Presidente del Movimiento de Conservadores Tradicionales.  

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: